Vacuna de herpes zóster: cuando invertir significa ahorrar

Algunos estudios cifran en cerca de 22 millones de euros el gasto asociado a la asistencia de un millar de pacientes afectados por esta enfermedad inflamatoria. Es más óptimo lo que cuesta evitar un caso que lo que cuesta no evitarlo, señalan los expertos.

La palabra vacuna ha sido una de las más empleadas de 2021; de hecho, la Fundación del Español Urgente (FundéuRAE) la eligió como palabra del año 2021. No hay duda de que la posibilidad de acceder a los pinchazos preventivos contra la covid-19 ha generado una mayor concienciación acerca de la necesidad de estar inmunizados. Y en este contexto llega otro suero con claros beneficios para la población: la nueva vacuna contra el herpes zóster.

Hablamos de una erupción cutánea cuya frecuencia se acentúa con la edad, y que requiere de intervenciones debido al malestar que genera en la persona que lo padece. Más conocida popularmente como culebrilla, esta dolencia surge a raíz de la reactivación del virus de la varicela, que se mantiene agazapado tras la infección primaria.

Antes que nada, surgen dos preguntas: por qué se reactiva el virus y cómo de costoso será vacunar contra herpes zóster. El envejecimiento deteriora la fortaleza del sistema inmunitario y, por consiguiente, la capacidad de reacción ante infecciones. Se conoce como inmunosenescencia, y es uno de los motivos que facilitan la reactivación del virus de la varicela. Sin embargo, la infección no queda ahí. La peor consecuencia del herpes zóster es la aparición de la neuralgia poshérpetica, una dolencia muy difícil de manejar y con fortísimos dolores para los pacientes.

Ante este escenario, Muy Interesante ha consultado a varios expertos para analizar los beneficios de la vacuna y las repercusiones en el sistema sanitario. “La inmunización es tremendamente útil para prevenir tanto el herpes zóster como la neuralgia posherpética. Debe formar parte de las vacunas que se ponen a los adultos a lo largo de la vida”, sostiene José Javier Castrodeza Sanz, exsecretario general de Sanidad y Consumo y especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública.

Aproximadamente, la dolencia aparece en cuatrocientas personas de cada cien mil, si bien su incidencia se multiplica en las personas inmunocomprometidas. ¿Y es muy costoso vacunar a la población? El doctor Castrodeza ha indicado que la vacuna es coste-efectiva, o sea, que “es más óptimo lo que cuesta evitar un caso, que lo que cuesta no evitarlo”.

Los casos de herpes zóster acarrean una serie de gastos en el ámbito sanitario y laboral: consultas de atención primaria, interconsultas, ingresos hospitalarios, pérdidas de jornadas de trabajo... Desde este punto de vista, “la vacunación es absolutamente sostenible para el sistema nacional de salud”, asegura el doctor Castrodeza. Trabajos publicados a nivel nacional, recuerda el especialista, cifran los costes asociados a mil casos en 22 millones de euros.

En esta línea se manifiesta también Isabel Jimeno, responsable del Grupo de Vacunas de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), quien defiende la vacunación por ser “la actuación coste-efectiva más barata y rentable”. De hecho, la experta –también miembro del Comité Asesor de Vacunas de la Comunidad de Madrid– propone aumentar los fondos destinados a la inmunización contra el herpes zóster.

En esta línea, la Comunidad de Madrid ha anunciado la inclusión de la vacuna en el calendario regional, aunque está pendiente de su puesta en marcha al cierre de esta edición. Se une así a otras comunidades autónomas que ya habían tomado esta decisión. La doctora Jimena indica que son los profesionales que trabajan en atención primaria son los que ven de primera mano la incidencia del herpes zóster en la población.

Como resalta la experta, diferentes estudios, que han realizado un seguimiento a muchas personas durante seis años,  demuestran que esta vacuna ha evitado el 97 % de los casos de herpes zóster y el 100 % respecto a la neuralgia posherpética.

Asimismo, se ha hecho un estudio en mayores de setenta años–grupo de edad donde ya se manifiesta inmunosenescencia– que revela que la vacunación evita el 91% de casos de herpes y el 89% de neuralgias. Por último, la doctora Jimena señala que se han llevado a cabo análisis similares con pacientes de elevado riesgo que han recibido trasplante o tienen problemas hematológicos. En estos casos, la inmunización ha prevenido el herpes en el 68 % de los participantes y en un 87 % en lo que se refiere a la neuralgia. La especialista indica que la vacuna será recibida por los futuros beneficiarios con una actitud “absolutamente positiva”. De hecho, ya hay pacientes que preguntan cuándo se les administrará.

¿Quién tiene la prioridad?

De acuerdo con los criterios establecidos por la Seguridad Social, disfrutan de acceso preferente a la vacuna contra el herpes zóster aquellos pacientes que han recibido un trasplante de progenitores hematopoyéticos o de órgano sólido y los enfermos en terapia con fármacos inhibidores de la JAK-kinasa o antiJAK, indicados para tratar el cáncer y ciertas enfermedades inflamatorias. Los siguientes grupos incluyen a las personas que padecen sida o hemopatías malignas y los pacientes con tumores sólidos a quienes se administra quimioterapia.

Continúa leyendo