Vacuna COVID-19: expertos opinan sobre Moderna vs. Pfizer

La candidata a vacuna contra la COVID-19 de Moderna acaba de presentar los resultados del estudio de la fase 3, anunciando una efectividad del 94,5 %. ¿Qué diferencias presenta frente a la vacuna de Pfizer? Recopilamos algunas opiniones expertas sobre la efectividad, conservación, seguridad y efectos secundarios de ambas.

vacuna COVID
iStock

Alrededor de 200 candidatas a vacuna contra la COVID-19 en todo el mundo desarrollan sus ensayos clínicos en fases de la 1 a la 3; una o varias de ellas aspira a proteger a gran parte de la población frente a la pandemia de coronavirus que ha asolado el mundo en 2020. Sin embargo, algunas van en cabeza. Pfizer también ha anunciado elevadas tasas de efectividad; si bien esta candidata a vacuna plantea algunos desafíos. 

Moderna no ha tardado en hacer lo propio. Este lunes 16 de noviembre, comunicaba que el estudio de la fase 3 cumplió los criterios estadísticos con una eficacia de la vacuna del 94,5 %: “Moderna tiene la intención de solicitar una autorización de uso de emergencia (EUA) con la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos) de los EE UU en las próximas semanas", como puede leerse en un comunicado de prensa.  

Las reacciones de los expertos no se han hecho esperar, y han sido recogidas por el portal Science Media Centre, que garantiza opiniones de científicos sin conflictos de intereses. 

De las muchas formas en que puede fabricarse una vacuna, la de Moderna está hecha de ácidos nucleicos, es decir, el material genético del virus; en este caso, ARN. La vacuna de Pfizer / BioNTech presentada la semana pasada y la de Moderna son muy similares en diseño, ambas con resultados provisionales también muy similares. Para Eleanor Riley, profesora de inmunología y enfermedades infecciosas en la Universidad de Edimburgo: “El hecho de que dos ensayos independientes estén dando resultados muy similares es muy tranquilizador”. 

¿Qué podemos esperar de la vacuna de Moderna? ¿Qué diferencias presenta frente a la candidata de Pfizer? 

Conservación 

Ambas son vacunas de ARN, que tienen el inconveniente de que deben ser almacenadas a muy baja temperatura, por debajo de los cero grados centígrados (0ºC), lo que dificulta su transporte a varios países. 

No obstante, la vacuna candidata de Moderna es estable a –20ºC, en comparación con los -70 ºC de la vacuna candidata BioNTech / Pfizer. Como explica el doctor Zoltán Kis, investigador asociado en el Imperial College de Londres: “Una vez aprobada por las autoridades reguladoras, la vacuna de Moderna se podría distribuir de manera sustancialmente más fácil en comparación con la vacuna BioNTech / Pfizer”, explica Zoltán Kis. 

Además, Moderna también ha anunciado que la vacuna se puede conservar en un congelador convencional hasta 6 meses y que, una vez descongelada la vacuna, se puede conservar hasta 30 días en un refrigerador estándar (de 2 a 8ºC). Esto hace que la vacuna sea mucho más fácil de administrar.

“Los datos sobre la estabilidad de la vacuna sugieren que, aunque requiere un buen congelador durante los seis meses de vida completa de la vacuna, un refrigerador común parece adecuado durante un mes, y permanecerá estable a temperatura ambiente hasta 12 horas”, señala el profesor de farmacoepidemiología de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, Stephen Evans. 

Costes y producción 

Por contrapartida, la vacuna de BioNTech / Pfizer podría presentar menos costes, y también producirse en mayor proporción. El motivo es la cantidad de microgramos por dosis: “La vacuna candidata a la vacuna de Moderna tiene una mayor cantidad de ARNm por dosis (100 microgramos por dosis) frente a la vacuna BioNTech / Pfizer (30 microgramos de ARN por dosis). Esta última se puede producir en un número de dosis sustancialmente mayor en comparación con la vacuna Moderna cuando se usa la misma escala / tamaño de proceso de producción de ARN. Además, debido a la menor cantidad por dosis, el coste de producción por dosis de la vacuna BioNTech / Pfizer también será menor en comparación con la vacuna Moderna”, explica. 

Efectividad 

El requisito previo para una vacuna contra la COVID-19 es que evita que las personas se enfermen lo suficiente como para requerir tratamiento hospitalario y evita que las personas mueran. Para Eleanor Riley ambas vacunas parecen buenas candidatas para ello: “Los datos preliminares informados aquí sugieren que esta vacuna –y, por extensión, la vacuna Pfizer / BioNtech– logrará este objetivo”. 

En el comunicado de prensa emitido por Moderna se hace referencia a un estudio de 30 000 adultos estadounidenses, incluidas muchas personas mayores o de alto riesgo. Según el profesor de Medicina Experimental del Imperial College de Londres, Peter Openshaw: “Esto nos da la confianza de que los resultados son relevantes en las personas con mayor riesgo de covid-19 y con mayor necesidad de vacunas”. 

Por otro lado, la eficacia mostrada por las vacunas de Moderna y Pfizer / BioNTech ha resultado ser superior al 85 %, que sería lo que la mayoría de los científicos hubieran esperado.

Según Trudie Lang, directora de la Red de Salud Global de la Universidad de Oxford: “Este es el primer estudio que informa sobre casos graves y, aunque persiste la incertidumbre, el hallazgo de que no hubo casos graves con la vacuna y 11 casos con placebo es una prueba muy sólida de que la vacuna previene la enfermedad tanto grave como leve. Es probable que solo se obtenga evidencia convincente con respecto a las muertes cuando la vacuna esté en uso”. 

Seguridad 

Los datos de seguridad también parecen prometedores. Según el profesor Evans: “En los ensayos se incluyó una amplia gama de personas con enfermedades y de grupos minoritarios, así como un número considerable de pacientes mayores. Necesitaremos muchos más datos y un informe completo o una publicación para ver si el beneficio es consistente en todos los grupos, especialmente en los ancianos, pero esto definitivamente es un progreso alentador”. 

Efectos secundarios 

En términos de efectos secundarios, las noticias también son bastante buenas. Los efectos adversos reportados, según los expertos, no son sorprendentes, y son los típicos de casi cualquier vacuna. Rara vez son duraderas o graves. 

Peter Openshaw, profesor de Medicina Experimental en el Imperial College de Londres, se muestra bastante optimista a este respecto: “La primera dosis causó dolor en el lugar de la inyección en aproximadamente el 3 % de las personas; la segunda dosis se asoció con síntomas generalizados transitorios en aproximadamente el 10 % de las personas con fatiga, dolores musculares y síntomas similares a los de la gripe. Estos efectos son los que esperaríamos con una vacuna que funciona e induce una buena respuesta inmunitaria”. 

Desafíos 

La profesora Riley señala, además, algunas incógnitas que todavía deben ser resultas. Por ejemplo, si esta vacuna, o cualquiera de las que se encuentran actualmente en ensayos, previene la transmisión de enfermedades. “Es probable que las vacunas que previenen la enfermedad sintomática reduzcan la duración y el nivel de infecciosidad y, por lo tanto, reduzcan la transmisión, pero aún no sabemos si este efecto será lo suficientemente grande como para marcar una diferencia significativa en la propagación del virus”, explica. 

No obstante, todos los expertos señalan el anuncio como una excelente noticia. “Tener más de una fuente de una vacuna eficaz aumentará el suministro mundial y, con suerte, nos ayudará a todos a volver a algo parecido a la normalidad en algún momento de 2021”, recuerda Riley. 

Lo que todavía no sabemos es cuánto tiempo puede durar la inmunidad protectora. Para eso, tendremos que esperar”, concluye. 

Laura Marcos

Laura Marcos

Nunca me ha gustado eso de 'o de ciencias, o de letras'. ¿Por qué elegir? Puedes escribirme a lmarcos@zinetmedia.es

Continúa leyendo