Un nuevo tratamiento para curar la ''piel de mariposa''

La terapia génica se está abriendo paso en el campo de la medicina personalizada, una técnica que ha demostrado ser eficaz para una nueva enfermedad.

La enfermedad conocida como la “piel de mariposa” es una rara afección de la piel causada principalmente por una mutación genética. Investigadores de la Universidad de Stanford acaban de revelar los resultados de una innovadora terapia génica que se encuentra en ensayos clínicos y que ha resultado efectiva en los nueve pacientes tratados. Los resultados acaban de ser publicados en la prestigiosa revista Nature Medicine.

¿Qué es la piel de mariposa?

Existen muchas enfermedades asociadas a la piel o que presentan sus síntomas en este órgano, pero en muchos casos están causadas por mecanismos complejos y múltiples factores.

En esta enfermedad, epidermólisis bullosa (EB), encontramos varios factores que en conjunto dan lugar a una piel hipersensible y frágil ante el mínimo contacto. Existe un tipo de EB donde podemos identificar un principal responsable en la aparición de síntomas: el colágeno. En concreto, el gen COL7A1, que codifica para la molécula colágeno VII, y donde una mutación provoca que el colágeno no se produzca de forma adecuada. El colágeno en la piel actúa como un pegamento que la mantiene unida y estable, y todas las células que la componen.

Si el colágeno, o cualquier otra molécula que tenga una función complementaria en la piel, está defectuoso o ausente, la integridad de la epidermis y la dermis se pierde por completo. No sólo se pueden producir heridas al contacto, sino que no existe una barrera epitelial funcional que frene la entrada de patógenos externos. Además, los síntomas no se limitan a la piel, ya que también pueden presentar lesiones en las mucosas, como la boca y el tracto digestivo.

Las terapias que mayor éxito habían tenido en el pasado para esta enfermedad utilizaban células madre para autotransplantes (link a Sarah), pero consistía en una intervención invasiva, complicada, llena de efectos secundarios y que requería mucho tiempo para desarrollarla. Este nuevo estudio presenta una terapia alternativa y mejorada: utilizar un virus como vector para introducir el gen correcto.

Un virus como mensajero. Fuente: iStock
Un virus como mensajero. Fuente: iStock

Un virus como mensajero

Los investigadores han diseñado un tratamiento utilizando el virus del herpes como paquete de mensajería, donde introducen la terapia génica deseada. Este virus es completamente inocuo ya que se encuentra vacío de sus propios genes, por lo que es incapaz de infectar las células de nuestro organismo. Este virus se aplica sobre la piel en forma de gel, para asegurar que se administra en la zona adecuada y se mantiene el tiempo suficiente para que el virus penetre en las células de la piel.

Una vez dentro, la terapia génica entra en acción al introducir copias perfectas del gen COL7A1. Con estas nuevas copias, las células pueden fabricar colágeno, ya que el defecto no está en la maquinaria de producción, y así repara las heridas con una cicatrización adecuada.

En este ensayo clínico de fase 1 y 2 han incluido niños y adultos, y ocho de los nueve pacientes presentaron mejoría en las lesiones en menos de tres meses. Los investigadores observaron que las heridas que fueron tratadas con el gel cicatrizaban más rápido y mejor que las lesiones no tratadas. Esto confirma que el tratamiento es efectivo y que su efecto es local.

Uno de los aspectos más interesantes del estudio es que esta aplicación tiene un efecto a corto y medio plazo, ya que la formación de nuevo colágeno aumenta la estabilidad de la piel y cierra las heridas, pero también las mantiene cerradas. La producción de colágeno se observó tan pronto como nueve días tras el inicio del tratamiento, y en un paciente duró hasta 100 días después.

Piel de Mariposa
Piel de Mariposa

Esta nueva terapia génica no modifica el ADN de las células de los pacientes, por lo que no modifica el curso de la enfermedad de forma dramática, ya que el gen defectuoso no es eliminado y el virus no es capaz de permanecer en las células. Otra limitación es su efecto localizado, lo que obligaría a aplicar el gel en cada lesión y zona afectada. Los investigadores apuntan a que este sería uno de los próximos pasos, para llegar a las lesiones en las mucosas.

Ambas limitaciones son aspectos importantes a tener en cuenta para futuros estudios, pero los beneficios son indiscutiblemente superiores. El efecto temporal y localizado se puede solventar con administración repetida sobre las heridas, además de ser complementado con otro formato para las mucosas. Sin duda este tipo de terapia supone un gran éxito para la terapia génica y aporta nuevas ideas para el tratamiento de otras enfermedades de la piel.

Los ensayos clínicos de fase tres ya están en marcha con la ayuda de la empresa biotecnológica Krystal Biotech que se encarga de la producción del gel, el cual se puede mantener a temperatura ambiente. Si los resultados son positivos, estaremos un paso más cerca de tener al alcance una cura para un tipo grave de piel de mariposa, y eso son buenas noticias para la ciencia y la sociedad.

 

Referencias:

Gurevich et al. 2022. In vivo topical gene therapy for recessive dystrophic epidermolysis bullosa: a phase 1 and 2 trial. Nature Medicine. doi: 10.1038/s41591-022-01737-y
Conger K. Marzo 2022. Stanford Medicine. News Center.
Sherezade MR

Sherezade MR

Soy una doctora en Alergología que en sus ratos libre cuenta la ciencia en redes. Me licencié en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y realicé el doctorado en la Universidad de Medicina de Viena. Ahora trabajo como postdoc en el Instituto de Alergología Fraunhofer asociado al Hospital Charité de Berlín. Mi nueva faceta es divulgadora amateur que hace vídeos cortos en Twitter y streams largos en Twitch. A veces también escribo o consigo logros para la Alianza en World of Warcraft. Página web

Continúa leyendo