Trucos para quitar el sueño

Una noche en la que hemos descansado mal, el exceso de trabajo o de preocupaciones, los cambios de horarios o un simple desvelo pueden hacer que comencemos nuestro día lleno de sueño y que nos resulte difícil concentrarnos.

Una noche en la que hemos descansado mal, el exceso de trabajo o de preocupaciones, los cambios de horarios o un simple desvelo pueden hacer que comencemos nuestro día lleno de sueño y que nos resulte difícil concentrarnos.

 

Muchas personas admiten no poder salir de su casa en las mañanas sin antes tomar una ducha, pues creen que este hábito les ayuda a despertar un poco. La verdad es que no se equivocan, un excelente truco para quitar el sueño y hacerte sentir más dispuesto es tomar una buena ducha mañanera con agua tibia y justo antes de salir, darte un golpe de agua fría para activar la circulación y despertarte.

 

La costumbre de lavar nuestra cara con agua fría cuando nos sentimos cansados no surge de la nada, y es que el líquido frío en nuestro rostro consigue activarnos y quitarnos el sueño. No solo se recomienda hacerlo al despertar sino cada vez que sientas que el cansancio se apodera de ti, verás como te sentirás mucho más fresco y activo.

El café suele ser nuestra primera alternativa cuando se trata de quitar el sueño, pero lo recomendable es no excederse de tres tazas diarias; además, para quien no disfruta tomando café esta puede que sea una mala opción. Por eso, un buen truco para quitar el sueño que no requiere de cafeína es comer una manzana. Varias investigaciones científicas han demostrado que esta fruta, debido a su contenido de fructosa, consigue generar en nuestro cuerpo el mismo golpe de energía que la cafeína de una forma mucho más natural, que te hará sentir despierta y activa.

 

Otro truco que te ayudará a quitar el sueño y estar más activo, es beber agua. La deshidratación afecta la oxigenación de nuestro cerebro haciendo que nos sintamos mucho más cansados. Si además de dormir poco o mal no bebes mucho líquido durante el día, te sentirás más agotada, especialmente si tomas mucho café, que es una bebida que suele deshidratarnos. Recuerda consumir entre 1.5 y 2 litros de agua al día, tu cuerpo te lo agradecerá.

Los carbohidratos complejos son otra forma de obtener energía para afrontar el día a día. A diferencia de los carbohidratos simples, como la bollería o las chucherías, estos nos aportan energía que consigue mantenernos activos durante todo el día y no solo de forma breve. Los días en los que estés más cansado puedes ingerir cereales integrales, pasta, arroz, pan o legumbres, que te ayudarán a mantenerte mucho más activo y espantar el sueño.

 

Un vaso de agua tibia con zumo de limón, además de ser uno de los mejores aliados para limpiar tu intestino y tu hígado, es también una excelente opción natural para quitar el sueño efectivamente. Debido al contenido de vitamina C y antioxidantes del limón, este ingrediente nos ayuda a activar nuestro cuerpo y sentirnos mucho más despiertos para enfrentar el día a día.

 

Por último, te recomendamos hacer pequeñas pausas y estirarte para activar tu cuerpo y aumentar la energía. Unos minutos de estiramiento al día espantarán el sueño y te ayudarán a rendir al máximo a pesar del cansancio.

 

Continúa leyendo