Top 5 de los mejores componentes para tener una piel sana

Nuestra piel es el mayor órgano de nuestro cuerpo, que nos protege de las influencias externas, de los daños en los órganos, de las bacterias y los virus, y que nos permite reaccionar al dolor.

¿Con qué frecuencia pensamos en las necesidades internas de nuestra piel? ¿Es suficiente con nutrirla sólo con cremas y lociones? ¿Podemos hacer algo más? ¿Qué alimentos y suplementos pueden hacer que nuestra piel esté sana y tenga un aspecto saludable?

Un estilo de vida cada vez más rápido y estresante influye en el envejecimiento acelerado y la pérdida de volumen de la piel. Por ello, la medicina moderna busca la manera de ralentizar este proceso. Para mantener la piel sana, resistente y cumpliendo la función que tiene, es necesario llevar una vida sana y tener hábitos saludables. 

Además, nuestra piel es el espejo de nuestro cuerpo, en ella se pueden reflejar las deficiencias de algunas vitaminas o minerales que existen en nuestro organismo. Por eso es muy importante observar si la piel está seca, grasa, arrugada, hiperpigmentada o despigmentada, inflamada, sensible, con manchas, etcétera. Por eso, no solo tenemos que cuidar nuestra piel desde fuera hidratándola con las mejores cremas, sino que también tenemos que cuidarla por dentro a través de una buena nutrición. Así que hoy te vamos a enseñar algunos de los nutrientes que puede necesitar tu piel para mantenerse sana.

 

Ácidos grasos poliinsaturados

Es un nutriente esencial, es decir, que no puede ser producida por el cuerpo humano a pesar de ser muy importante para su salud. Dentro de este gran grupo se encuentran los ácidos grasos omega, aunque igual te suena más “el Omega 3” que tanto se anuncia en las televisiones, pero ¿alguien sabe lo que es eso?

Los ácidos grasos omega-3 son un tipo de ácidos grasos poliinsaturados que tienen un efecto antiinflamatorio, por lo que son muy útiles si la piel ha estado expuesta a algunas influencias externas. Además, participan en la construcción de la pared celular, lo que hace que la piel sea elástica y suave.

Se puede obtener a través de suplementos, pero es más recomendable adquirirlo comiendo alimentos ricos en ácidos grasos omega (pescado azul, nueces, aceites vegetales, algunos mariscos, etcétera), al menos dos veces por semana.

 

Vitamina C

Se trata de un buen antioxidante que retrasa el envejecimiento de la piel, además de tener numerosos beneficios para el sistema inmune. Es otro de los nutrientes esenciales del organismo, y debemos obtenerlo de cualquier manera si queremos tener un cuerpo y una piel saludables.

Es importante saber que cuando existe un déficit de Vitamina C puede aparecer una enfermedad llamada escorbuto, que consiste, básicamente, en problemas en la cicatrización, afecciones cutáneas múltiples, caída del pelo, y un montón de otros efectos que no queremos tener.

Las plantas en general producen esta vitamina de forma natural, por lo que la forma más fácil de obtener ésta vitamina es a través del consumo de verduras y vegetales. También se puede comprar en forma de comprimidos (por separado o en preparados multivitamínicos) o en forma de cremas con vitamina C pura, que protege la piel y la hace más bonita y brillante.

 

Vitamina B5

Otro de los nutrientes esenciales de nuestro cuerpo es la Vitamina B5. Tiene un efecto regenerador de la piel, favorece su estiramiento e la hidratación, así como calma la inflamación.

Aparte de lo bien que afecta a la piel, también es necesario muchos de los procesos biológicos más importantes que se dan dentro del cuerpo humano, por lo que su deficiencia puede traer grandes problemas, aunque fácilmente solucionables con el consumo debido de dicha vitamina.

Podemos encontrarla en gran cantidad de alimentos, especialmente en cereales integrales, legumbres, carne y huevos.

 

Vitamina E

Al igual que la vitamina C, tiene un fuerte efecto antioxidante, de hecho es el antioxidante más importante de los tejidos animales, aunque también se trata de un nutriente esencial. Además, protege la piel de la radiación UV y de los daños.

Se utiliza como estabilizador en los preparados para el cuidado de la piel y es muy frecuente encontrarla en los suplementos en combinación con los ácidos grasos Omega-3. Las nueces, las semillas y cereales, el brócoli y las espinacas, o la yema del huevo son las principales fuentes de esta vitamina a través de la alimentación.

 

Zinc

El zinc es un elemento químico muy necesario para el ser humano que interviene en numerosos procesos de nuestro organismo, como el metabolismo de proteínas, la cicatrización de las heridas, la síntesis de ADN o la percepción del gusto y el olfato.

La carencia de zinc está estrechamente relacionada con problemas en el sistema inmunitario, aparición de alergias, aparición de lesiones oculares y de la piel, y problemas de los sentidos anteriormente citados, entre otros muchos efectos. Pero centrándonos en lo que nos concierne, el cuidado de la piel, cuando no hay suficiente zinc las heridas se curan más lentamente y la regeneración de la piel es incompleta. Es importante en el tratamiento de muchas de las enfermedades de la piel, incluido el acné, y es útil saber que tiene un perfil seguro, es decir, que las mujeres embarazadas pueden utilizarlo sin problemas.

Este elemento químico se puede encontrar en alimentos ricos en proteínas (carnes rojas, aves de corral, pescados, etcétera), así como en  habas, nueces, granos enteros y levaduras. Por otro lado, en las farmacias se pueden encontrar muchos suplementos de zinc, que se recomiendan para la salud de la piel y el cabello.

 

Conclusión

La salud de la piel puede mejorarse mediante el consumo de numerosos productos, ya sea a través de la alimentación o a través de los suplementos adecuados, especialmente en las personas que tienen deficiencias vitamínicas. Sin embargo, no todas las vitaminas sirven para todas las afecciones de la piel.

No hay que olvidar que es necesario consumir alimentos ricos en vitaminas y minerales que contribuyan a la salud de la piel y de nuestro cuerpo, pero es importante discernir lo que realmente está respaldado por la ciencia de todos los reclamos publicitarios y el ruido del mundo de los suplementos.

En caso de que precises de suplementos farmacológicos, no dudes en consultar con un experto cuál es el suplemento más adecuado para ti.

 

 

Referencias:

Changwei C., Zhichao X., Yinglong W., and Changrong G. (2020, March). Diet and Skin Aging—From the Perspective of Food Nutrition. Nutrients v.12(3) doi: 10.3390/nu12030870

Philip C. C. (2013, March). Omega‐3 polyunsaturated fatty acids and inflammatory processes: nutrition or pharmacology? Br J Clin Pharmacol. 75(3): 645–662, doi: 10.1111/j.1365-2125.2012.04374.x.

Zhiying Z. et al. (2018, April). Dietary Intakes of EPA and DHA Omega-3 Fatty Acids among US Childbearing-Age and Pregnant Women: An Analysis of NHANES 2001–2014. Nutrients. 10(4): 416. doi: 10.3390/nu10040416

Jamie Z., Jennifer A., and Jenny K. (2010, September). Vitamins and photoaging: do scientific data support their use? J Am Acad Dermatol. 63(3):507-25. doi: 10.1016/j.jaad.2009.07.037.

Juliet M. P., Anitra C.C. and Margreet C.M.V. (2017, August). The Roles of Vitamin C in Skin Health. Nutrients, 9(8), 866; doi.org/10.3390/nu9080866.

Michael Y., et al. (2014, June). A Randomized, Double-Blind, Placebo-Controlled Study of a Novel Pantothenic Acid-Based Dietary Supplement in Subjects with Mild to Moderate Facial Acne. Dermatol Ther (Heidelb). 4(1): 93–101. doi: 10.1007/s13555-014-0052-3.

Office of Dietary Supplements (2021, March 26). Vitamin E. National Institutes of Health. Nih.gov. https://ods.od.nih.gov/factsheets/VitaminE-HealthProfessional/

Mohammad A. K., and Iffat H. (2016, August). Vitamin E in dermatology. Indian Dermatol Online J. 7(4): 311–315. doi: 10.4103/2229-5178.185494.

Office of Dietary Supplements (2021, December 7). Zinc. National Institutes of Health. Nih.gov. https://ods.od.nih.gov/factsheets/Zinc-HealthProfessional/

Ashley Decker A. and Graber E.M. (2012, May). Over-the-counter Acne Treatments. A Review. J Clin Aesthet Dermatol. 2012 May; 5(5): 32–40.

Ogawa Y., et al. (2019, April). Biotin Is Required for the Zinc Homeostasis in the Skin. Nutrients. 2019 Apr; 11(4): 919. doi: 10.3390/nu11040919

Amyad Raduan

Amyad Raduan (GlóbuloAzul)

Licenciado en Medicina por la Universidad Miguel Hernández de Elche, con Máster propio en Integración y Resolución de Problemas Clínicos en Medicina por la Universidad Alcalá de Henares, Máster en Medicina Clínica por la Universidad Camilo José Cela y actualmente realizando un Máster Oficial en Investigación Clínica por la Universidad Miguel Hernández de Elche. También es Diplomado en Transporte Sanitario Medicalizado. En la actualidad, ejerce como Médico Residente en la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria, en el Hospital Vega Baja de Orihuela (Alicante). Asímismo, es dueño y fundador de la empresa de divulgación científica especializada en medios audiovisuales, GLÓBULO SALUD SL, a través de la cual coordina a un equipo de médicos, ilustradores y animadores. (Canal de YouTube)

Continúa leyendo