¿Tomar la píldora previene la artritis?

Las mujeres que usan anticonceptivos orales tienen menos posibilidades de sufrir artritis reumatoide en el futuro, según un estudio.

También te puede interesar: ¿La píldora anticonceptiva disminuye la libido?

Una enfermedad sin cura 

Los investigadores sospechan que los cambios hormonales causados por el consumo de la píldora son los responsables de este inesperado efecto beneficioso, que se da no solo en las mujeres que toman el anticonceptivo. Aquellas que lo han consumido durante años y ya han dejado de hacerlo tienen un 13 % menos de posibilidades de sufrir esta dolencia inflamatoria crónica autoinmune e incurable que causa dolor, hinchazón y rigidez en las articulaciones, y que solo en España afecta a 230.000 personas, la mayoría de ellas mujeres.

El hallazgo podría abrir nuevas vías de investigación en la lucha contra la artritis reumatoide, que suele aparecer entre los 40 y los 50 años y que al avanzar causa un importante deterioro en la calidad de vida y grandes limitaciones físicas. Según un estudio elaborado por la Sociedad Española de Reumatología, en nuestro país el coste anual global de los pacientes con este mal (por bajas, tratamientos...) alcanza los 1.120 millones de euros.

La píldora protectora 

Los especialistas suecos compararon los historiales clínicos de 2.809 mujeres con artritis reumatoide con los de 5.312 mujeres seleccionadas al azar entre el resto de la población.

Descubrieron que las que habían tomado anticonceptivos orales en algún período de sus vidas presentaban menos riesgo de sufrir esta enfermedad autoinmune que aquellas que no lo habían hecho nunca. Y que entre las que los consumían en el momento de la investigación, el peligro era un 15 % menor.

Pero ¿por qué protege tomar la píldora? Los autores del trabajo admiten no saberlo y señalan la necesidad de seguir investigando para descubrir los mecanismos biológicos que subyacen a este fenómeno. 

La clave podría estar en los cambios hormonales provocados por las pastillas anticonceptivas, que se elaboran con mínimas dosis de dos hormonas –estrógeno y progesterona–, cuya función es impedir la maduración de los óvulos o que los espermatozoides lleguen al óvulo y lo fecunden.

Los investigadores del Instituto Karolinska también han estudiado si la lactancia materna protege contra la artritis reumatoide, algo que se sospecha desde hace años, pero no han hallado vínculo alguno entre esa práctica y un menor riesgo de padecer la enfermedad.

Etiquetas: anticonceptivosnoticias de cienciasalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS