Todo lo que necesitas saber sobre la cefalea tensional

La cefalea tensional provoca una sensación similar a la de tener un casco opresivo en la cabeza. El 70-80% de la población se verá afectada en algún momento de su vida por este característico dolor de cabeza.

Mujer con dolor de cabeza delante del ordenador
Depositphotos

¿Te duele la cabeza como si una banda te la apretara de sien a sien? ¿Como si el dolor fuera un casco que te oprime? ¿Sientes hormigueos en el cuero cabelludo? ¿Te duele el cuello e incluso la zona que comprende la clavícula y la escápula? ¿Estás teniendo problemas de sueño y molestias oculares? Pues sentimos decirlo pero estos son los típicos síntomas de la cefalea tensional, “el subtipo más frecuente dentro de las cefaleas primarias, es decir de aquellos tipos de dolor de cabeza en los que el dolor constituye el núcleo del cuadro clínico y no un síntoma de otra entidad nosológica”, nos cuenta el doctor Arias Gómez, neurólogo y miembro de Top Doctors.

El también miembro de Top Doctors y neurólogo, Hari Bhatal Guede afirma que la cefalea tensional afecta al 70-80% de la población en algún momento de su vida. “Casi todo el mundo lo ha experimentado, y se relaciona con episodios de cansancio, sobrecarga y estrés emocional”. Según el doctor Arribas, esta patología puede presentarse a cualquier edad, se da por igual en hombres y mujeres, no empeora con el ejercicio, no va acompañada de fono ni fotobia (molestan los ruidos o la luz) y permite trabajar. En edades más avanzadas puede venir acompañada de mareos. Además, existe una susceptibilidad genética a padecerla.

¿Qué motiva la cefalea tensional?

La cefalea tensional aparece cuando se produce una contracción desmedida y prolongada en el tiempo de los músculos pericraneales, que a la larga sensibilizan las vías periféricas y centrales del dolor.

¿Y qué provoca esta contracción? “El estrés personal, profesional y social, las alteraciones y la privación de sueño, el exceso de trabajo, las posturas mantenidas (la permanencia durante horas ante el ordenador), un ambiente laboral ruidoso y deficientemente iluminado… Además de trastornos emocionales como los síndromes ansiosos y depresivos más o menos larvados, sin olvidarnos del acoso y del bullying”, enumera Arias Gómez.

El dolor puede durar días y hasta semanas. Arias aconseja acudir al médico si este se extiende durante más de una semana o si aun tomando analgésicos simples como el paracetamol, el nolotil y los antinflamatorios no esteroideos (AINE), no se observa mejoría. Y, por supuesto, si sentimos que el dolor está interfiriendo en nuestra vida.

La cefalea tensional suele repetirse pero no en todos los casos acaba cronificándose.

Tratamiento de la cefalea tensional

El dolor provocado por la cefalea tensional se puede combatir desde diferentes frentes. El primero es por medio de fármacos. “Además de los analgésicos anteriormente reseñados, solemos prescribir antidepresivos tricíclicos a dosis bajas (amitriptilina o nortriptilina por la noche) y en otras situaciones, en las que estén contraindicados, se recurre a inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (sertralina, fluvoxamina, paroxetina); los anteriores fármacos pueden combinarse con ansiolíticos (benzodiacepinas) y a veces con miorrelajantes como la tizanidina”, nos cuenta el doctor Arias.

Las técnicas de EMG-biofeedback han demostrado su efectividad en casos de cefalea tensional. Consisten en colocar electrodos en los músculos del paciente para que estos informen del grado de contracción y los relajen.

Otros métodos que alivian el dolor son: la fisioterapia manual y la punción seca en caso de que existan puntos gatillo miofasciales en cuello y cintura escapular (entre clavícula y escápula). Un punto gatillo miosfacial es un nódulo que se puede palpar sobre la piel y que se localiza en una banda tensa del músculo. Provoca un dolor intenso en ese mismo punto pero también puede producir dolor en una zona distante (dolor referido).

“Además, el adecuado descanso, las técnicas de relajación, el ejercicio físico y la higiene del sueño son medidas a implementar en muchos casos”, apunta Arias.

¿La cefalea tensional es peligrosa para el cerebro?

Preguntado por si la cefalea tensional podría afectar al cerebro, el doctor Arribas enumera como posibles efectos secundarios una merma en el rendimiento atencional, cognitivo, artístico y hasta sexual. También puede acompañarse de síntomas de fibromialgia, con dolor generalizado.

El neurólogo señala como posible peligro el poder desarrollar dependencia a los analgésicos, sobre todo si son opiáceos.

Prevención de la cefalea tensional

Llegados a este punto nos queda saber si se puede hacer algo para prevenir las cefaleas tensionales. Arribas recomienda vivir en un ambiente familiar, laboral y de estudio adecuado así como reconocer y tratar trastornos afectivos como la ansiedad y la depresión, que pueden desencadenarla. Por supuesto se recomienda visitar al neurólogo si se tienen los síntomas citados para que se haga un estudio adecuado, diagnóstico y tratamiento tempranos.

Otros gestos que pueden ayudar a prevenir son:

- Cambiar la almohada o la postura al dormir.

- Asegurarse de que se tiene una buena postura al leer, trabajar o realizar otras actividades.

- Estirar y ejercitar la espalda, el cuello y los hombros con frecuencia mientras se escribe, se trabaja delante del ordenador y en actividades similares.

- Hacer ejercicio más vigoroso siempre que se pueda y con el consentimiento del médico.

- Revisarse la vista y si se necesitan gafas ¡usarlas!

- Aprender a gestionar las situaciones de estrés. Los ejercicios de relajación y la meditación pueden ser beneficiosos.

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Por eso, escribir sobre salud no me parece mal plan. También me interesa la nutrición. Disfruto viendo vídeos de YouTube con guiris preparando comida saludable y me encantan los animales.

Continúa leyendo