Tener una vida social activa reduce el riesgo de muerte en los mayores con discapacidad crónica

Un estudio liderado por el CSIC muestra que la disminución al peligro por llevar una vida social activa es destacada en personas mayores. Sus beneficios, muchos.

vida-social
iStock

Según el estudio demográfico liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y publicado en la revista PLOS ONE, tener una vida social activa mejora la calidad de vida de las personas mayores con discapacidad crónica donde, además, los ingresos familiares o el nivel educativo sólo afectan al riesgo de muerte de forma secundaria, circunstancial. El trabajo introduce así un nuevo enfoque que permitirá mejorar el conocimiento sobre la atención al paciente y las políticas públicas.

“Esta premisa permite superar la complejidad de combinar trayectorias individuales, lo que tradicionalmente ha impedido tanto realizar generalizaciones para toda la población como mejorar el conocimiento del impacto de los factores socioeconómicos tras el inicio de la discapacidad”, aclara Diego Ramiro, director del Instituto de Economía, Geografía y Demografía y coordinador del estudio.


Los resultados de la investigación apuntan a que aquellas personas mayores con algún tipo de enfermedad crónica -esto es, cáncer, diabetes, enfermedad pulmonar obstructiva crónica o enfermedades cardiovasculares, que representan la principal causa de muerte en incapacidad en el mundo- que poseen la capacidad de llevar a cabo exitosamente actividades cotidianas, como por ejemplo visitar a sus familiares o dar un paseo, y lo hacen de forma cotidiana, provocan unos efectos muy positivos en su esperanza de vida.

 

Estudio

La investigación tomó como punto de partida los datos sobre el inicio y la gravedad de la discapacidad crónica de un grupo de personas mayores en España con objeto de identificar sus trayectorias de salud. Una vez tipificados los pacientes afectados, los investigadores analizaron los factores que influían en el riesgo de muerte durante los cinco años siguientes a una evaluación inicial de su estado de salud.

De los tres grupos de población examinados (inicio leve de la discapacidad, severo temprano -a partir de los 60 años- y severo tardío -comenzando la incapacidad a los 70 años), todos ellos mostraron que la capacidad de realizar actividades cotidianas, como pasar la tarde con sus familiares, proporcionaron efectos muy positivos en su esperanza de vida.

 


Salvedades

Los ingresos familiares y el nivel educativo tenían un pequeño efecto en el primer grupo, que experimentó un inicio leve de la discapacidad; sin embargo, estos mismos valores solo afectaban de forma muy marginal al riesgo de muerte tanto en el grupo de “severo temprano” como en el de “severo tardío”, donde el inicio de la incapacidad crónica se experimenta en ambos casos en la vejez. Los resultados fueron los mismos tanto para hombres como para mujeres.


“Este hallazgo es relevante para la investigación de las desigualdades en salud. Se precisan más estudios para confirmar estos hallazgos y la importancia del contexto socioeconómico en la evolución de la discapacidad y la supervivencia”, explica Antonio Abellán, co-autor del estudio.


“Las diferencias socioeconómicas entre grupos de población, en general, juegan un papel muy importante en la salud y riesgo de muerte. Es una afirmación ya estudiada que, a menor estatus socioeconómico, mayor riesgo de muerte. Pero nosotros señalamos que la aparición de la discapacidad en la vejez iguala más a los individuos tras su aparición, independientemente de las condiciones socioeconómicas previas”, concluye el experto.

 

Referencia: The effects of socioeconomic conditions on old-age mortality within shared disability pathways Mathias Voigt, Antonio Abellán, Julio Pérez, Diego Ramiro Published: September 3, 2020 https://doi.org/10.1371/journal.pone.0238204

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo