Tener mucha grasa en la sangre es más peligroso de lo que creemos

No solo es perjudicial a nivel cardiovascular sino que podría empeorar enfermedades metabólicas como la diabetes de tipo 2.

Sabemos de sobra que niveles elevados de grasa en sangre, como colesterol o triglicéridos, no son buenos para la salud, pudiendo afectar al buen funcionamiento del corazón, entre otras cosas. Ahora, un estudio publicado en Nature Communications echa más leña al fuego y muestra más peligros que desconocíamos.

Una de las situaciones que se dan en nuestro organismo cuando las grasas se encuentran por encima de lo recomendado es que provocan un estrés adicional en las células musculares, causando daños en su estructura y su función. Lo que ha descubierto la presente investigación es que estas células estresadas también emiten una señal que puede transmitirse a otras células y causar más daños.

Estas señales adoptan la forma de unas moléculas llamadas ceramidas, que son un familia de lípidos que se encuentran en las membranas celulares. Si bien su función normal es reducir el estrés celular, en las enfermedades metabólicas de larga duración, como la diabetes de tipo 2, pueden, por el contrario, acabar con las células y agravar los síntomas de la patología.

"Aunque esta investigación se encuentra en una fase inicial, nuestro descubrimiento podría constituir la base de nuevas terapias o enfoques terapéuticos para prevenir el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y metabólicas, como la diabetes, en personas con grasas sanguíneas elevadas en la obesidad", afirma el fisiólogo molecular Lee Roberts, de la Universidad de Leeds, en Reino Unido.

Utilizando células musculares de humanos que fueron diseñadas para imitar las células de personas con enfermedades metabólicas, los investigadores pudieron activar la señalización de la ceramida con la adición de un ácido graso conocido como palmitato.

Lo que vieron los científicos es que cuando estas células se mezclaban con otras que no habían sido expuestas a las grasas, pasaban a comunicarse entre sí, transfiriendo ceramidas en paquetes llamados vesículas extracelulares, que se liberan naturalmente de todas las células. Los mismos procesos que se observaron en las células humanas ocurrieron en pruebas con ratones.

Aunque es necesario seguir investigando para entender qué significa este intercambio de ceramidas, sí que se sabe que estas moléculas pueden ser problemáticas. El aumento de la grasa en sangre parece hacer que las células se repartan el estrés con sus vecinas.

Según lo observado en la investigación, los científicos creen que este sistema de comunicación entre células podría ser uno de los motivos por los que las personas que sufren obesidad acaban desarrollando más complicaciones, como la diabetes. Los investigadores también reconocen que podrían darse más factores, por ahora desconocidos, que incidan en esta situación.

El descubrimiento de este sistema de transmisión entre células podría ser útil para buscar una manera de evitar las complicaciones asociadas a los niveles altos de grasa en sangre. La idea sería bloquear de alguna manera a las ceramidas. Sin embargo, esto aún está lejos.

Como señalan los investigadores, las tasas de obesidad se han triplicado desde 1975, y el número de adultos con obesidad, que presentan niveles más altos de grasa en la sangre, es ahora de 650 millones de personas, según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Dado que la obesidad es una epidemia cada vez mayor, la carga de enfermedades crónicas asociadas, como la diabetes de tipo 2, requiere nuevos tratamientos", afirma Roberts. "Esperamos que los resultados de nuestra investigación abran una nueva vía de investigación para ayudar a abordar esta creciente preocupación".

 

Referencia:

Mcnally et al. 2022. Long-chain ceramides are cell non-autonomous signals linking lipotoxicity to endoplasmic reticulum stress in skeletal muscle. Nature Communications. DOI: https://doi.org/10.1038/s41467-022-29363-9

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Con más de 11 años de experiencia en el ámbito periodístico, aprendo cada día un poco más acerca del apasionante mundo que es la ciencia. Puedes escribirme a maguilar@zinetmedia.es

Continúa leyendo