Siete síntomas muy claros para diagnosticar COVID-19

Un modelo matemático revela siete síntomas que, tomados en conjunto, pueden resultar en una detección de al menos el 70 % de los casos de COVID-19.

Según un nuevo artículo que se publica en la revista PLOS Medicine, existe un grupo de siete síntomas que, considerados en conjunto, se pueden emplear para maximizar la detección de COVID-19. Realizar dicha detección con la mayor rapidez posible es clave para garantizar un control eficaz de la transmisión, sobre todo cuando la capacidad para realizar test diagnósticos es limitada.

En el nuevo estudio, los investigadores obtuvieron frotis de garganta y nariz con resultados válidos de la prueba de PCR del SARS-CoV-2 de más de un millón de voluntarios en Inglaterra de edades superiores a 5 años. Los datos se recopilaron durante ocho rondas de prueba realizadas entre junio de 2020 y enero de 2021 como parte del estudio REal-time Assessment of Community Transmission-1 (REACT-1). Además, se preguntó a los participantes sobre los síntomas que experimentaron en la semana anterior a la prueba.

El modelo se desarrolló en las rondas 2 a 7 con estos siete síntomas seleccionados como predictivos de resultado positivo en la PCR: pérdida o modificación del olfato, pérdida o cambio del gusto, fiebre, aparición de tos persistente, escalofríos, pérdida del apetito y dolores musculares. De los siete, tan solo los cuatro primeros se consideran en el Reino Unido para valorar la realización de PCR. En la octava ronda del ensayo, el modelo resultante sugirió que el uso de los 7 síntomas identificados para la asignación de la prueba de PCR daría como resultado que del 30% al 40% de los individuos sintomáticos en Inglaterra fueran elegibles para una prueba (frente al 10% actual) y, si todos los elegibles fueran evaluados, resultaría en la detección del 70% al 75% de los casos positivos.

“Para mejorar las tasas de detección de positividad por PCR y, en consecuencia, mejorar el control de la transmisión viral a través de medidas de aislamiento, propondríamos ampliar la lista de síntomas utilizados para la clasificación a los 7 síntomas que identificamos”, dicen los autores.

 "Estos hallazgos sugieren que muchas personas con COVID-19 no se harán la prueba y, por lo tanto, no se aislarán por sí mismas, porque sus síntomas no coinciden con los que se usan en las guías de salud pública actuales para ayudar a identificar a las personas infectadas", agrega Paul Elliott, investigador del Imperial College London, Reino Unido  “Entendemos que hay una necesidad de criterios de prueba claros y que incluir muchos síntomas que se encuentran comúnmente en otras enfermedades como la gripe estacional podría poner en riesgo a las personas de autoaislamiento innecesario. Espero que nuestros hallazgos sobre los síntomas más informativos signifiquen que el programa de pruebas pueda aprovechar la evidencia disponible, ayudando a optimizar la detección de personas infectadas”.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo