Ser superdotado aumenta el riesgo de sufrir enfermedades

Tener un cociente intelectual superior a 130 aumenta el riesgo de trastornos mentales y físicos, concluye este estudio.

superdotados

El estereotipo de 'genio loco' quizá tenga una base en la realidad, después de que un estudio llevado a cabo por investigadores del departamento de Psicología del Pitzer College (EE. UU.) haya descubierto que las personas con cociente de inteligencia alto corren un mayor riesgo de desarrollar enfermedad mental.

Los expertos
entrevistaron a 3.715 miembros de la ONG para superdotados American Mensa con un cociente intelectual superior a 130. Mensa tiene 120.000 miembros en todo el mundo (solo 2.000 en España) y para pertenecer a esta asociación internacional de superdotados hay que estar en el percentil 98 o mayor, esto es, obtener una puntuación dentro del 2% superior de la población general. Para refrescarnos la memoria con las puntuaciones, obtener entre 85 y 115 de cociente intelectual significa tener una inteligencia promedio o normal. Y el cociente intelectual se obtiene mediante un test estandarizado diseñado para valorar la  inteligencia.

 

Los encuestados tuvieron que responder si en algún momento de sus vidas habían sido diagnosticados con alguna enfermedad mental como el TDAH (trastorno por déficit de atención e hiperactividad) o el autismo (trastorno del espectro autista), así como exponer si padecían problemas de depresión, cambios de humor o ansiedad o si sospechaban sufrir alguna enfermedad mental no diagnosticada, y enfermedades fisiológicas como el asma alergias alimentarias.

 

Tras comparar estos datos con el promedio nacional estadístico para cada enfermedad, encontraron datos abrumadores: los miembros de la comunidad Mensa tenían tasas considerablemente más altas de trastornos variados en comparación con las estadísticas promedio nacionales de Estados Unidos.

Así, mientras que el 10% de la población general fue diagnosticada con trastorno de ansiedad, entre la comunidad Mensa
aumentó al 20%, de acuerdo con el estudio publicado en la revista Science Direct.

Su investigación confirma la hipótesis científica que sugiere que
las personas intelectualmente superdotadas son más sensibles a los estímulos del entorno y "pueden predisponerlas a ciertos trastornos psicológicos, así como a afecciones fisiológicas que implican respuestas sensoriales e inmunológicas e inflamatorias elevadas".

El estudio confirmó que debido a sus altos niveles de inteligencia, aquellos con cocientes intelectuales más altos reaccionan más a su entorno, lo que crea un escenario de hiper-cerebro , donde muestran
un sistema nervioso central hiperactivo.

 

"Las intensidades y excitabilidades únicas (...) pueden ser a la vez extraordinarias e incapacitantes en muchos niveles. Una gran parte de estas personas sufren a diario hipersensibilidad emocional y física" que les lleva a alterarse ante cualquier ruido, como la caída de un libro al suelo o un sonido extraño, por ejemplo.

"Desencadenan un bajo nivel de respuesta crónica al estrés que luego activa una respuesta hipercorporal", explica. Nicole Tetreault, coautora del trabajo.

Sin embargo,
el estudio señaló que un cociente intelectual alto no es el causante de la enfermedad mental, pero sí predispone a padecerla.

 

Tabla de cociente intelectual:

 

1 a 24 : discapacidad mental profunda
25 a 39 : discapacidad mental grave
40 a 54 : discapacidad mental moderada
55 a 69 : discapacidad mental leve
70 a 84 : límite de la discapacidad mental
85-114 : inteligencia media
115 a 129 : Por encima de la media
130 a 144 : Moderadamente dotado
145 a 159 : Muy dotado
160 a 179 : Excepcionalmente dotado
180 en adelante : Profundamente dotado

 

Referencia: High intelligence: A risk factor for psychological and physiological overexcitabilities. Ruth I.Karpinskia Audrey M.Kinase Kolbab Nicole A.Tetreaultc Thomas B.Borowskid . Intelligence. DOI:https://doi.org/10.1016/j.intell.2017.09.001

 

CONTINÚA LEYENDO