¿Se puede vivir sin corazón?

Desde siempre nos han dicho que el corazón es imprescindible para vivir, pero, ¿qué me dirías si te dijese que hoy en día la vida es compatible sin corazón?

La medicina de hoy en día podría haber parecido ciencia ficción años atrás. La pata de palo de los piratas fueron reemplazadas por prótesis articulables que permiten a los amputados caminar y a veces incluso conducir. La famosa mano de garfio se ha convertido en una práctica prótesis que en muchos casos permite sostener los cubiertos y por qué no escribir. Hasta lo que antes fueron dientes de oro pueden ser reemplazados por implantes que resultan ser réplicas idénticas del diente original.

No son pocas las partes de nuestro cuerpo que se pueden reemplazar por prótesis y mecanismos artificiales en caso de fallar. Pero la cuestión puede resultar más complicada si hablamos de órganos vitales y complejos como el corazón.

Vivir sin corazón
Fuente: https://www.dailymail.co.uk/news/article-2096314/Meet-HEARTLESS-man-able-live-heartbeat-PULSE.html

¿Podría ser reemplazado el corazón?

Estoy seguro de que la respuesta os sorprenderá, porque sí, se puede vivir sin corazón.

Esto no significa que todo lo que nos han dicho en el colegio sobre el cuerpo humano es una mentira. El corazón sigue siendo un órgano esencial, pero existe una alternativa cuando este no funciona. Y no me refiero a los trasplantes, ya que quien posee un trasplante de corazón, evidentemente sigue teniendo un corazón.

Es cierto que estos trasplantes existen y que suelen demostrar muy buenos resultados, pero su gran problema radica en lo difíciles que son de conseguir. No hay órganos suficientes para todos y quienes los necesitan generalmente están en listas de espera durante años; un tiempo que a veces no se tiene y que desafortunadamente no llegan a su esperado reemplazo de corazón.

Además, los trasplantes no son recomendados en caso de un tumor maligno en el corazón, debido a que los medicamentos administrados para evitar que el sistema inmune rechace el nuevo órgano apoyan el proceso tumoral de las células, debilitando nuestra capacidad de luchar contra las infecciones.

Así que es por todo esto que existen los corazones prostéticos, piezas completamente artificiales capaces de reemplazar un corazón disfuncional.

Trasplante de corazón
Fuente: https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(18)30540-3/fulltext

Estas prótesis consisten en dos bombas de plástico que cumplen las funciones del lado derecho e izquierdo del corazón. Una manda la sangre por la aorta, y la otra a los pulmones.

Los primeros implantes de estos dispositivos no lograron extender la vida de los pacientes más allá de algunos días, pero los resultados han mejorado mucho con los años. El primer caso de éxito fue un ciudadano checo de 37 años que había sido diagnosticado con un tumor maligno y que logró sobrevivir más de seis meses con estas bombas en lugar de su corazón. Este caso fue el que demostró que se puede vivir sin pulso, pues poseía un corazón que no latía.

El paciente era capaz de caminar, e incluso utilizar el gimnasio del hospital. No debería sorprender que no fuera capaz de correr o realizar grandes esfuerzos, y esto se debe a que las revoluciones del dispositivo están fijadas para una actividad normal. El corazón artificial no es capaz de reaccionar al esfuerzo y cambiar su velocidad de bombeo. Aunque nada dice que estas funcionalidades no puedan ser incorporadas en un futuro.

Otro caso exitoso fue el de un joven estadounidense de 25 años que, junto a su hermano, había sido diagnosticado con una miocardiopatía dilatativa familiar, una enfermedad que evoluciona en insuficiencia cardiaca. Cuando los hermanos llegaron al hospital en 2014, su estado era demasiado grave como para esperar a conseguir trasplantes, por lo que no quedó otra alternativa que sustituir sus corazones por corazones prostéticos hasta que los consiguieran. Su hermano lo consiguió rápidamente, en 2015, pero él debió esperar más y vivir 17 meses con este artefacto que bombeaba sangre por él.

El muchacho ya cuenta con un corazón donado real, pero este artefacto le permitió ganar un tiempo imprescindible hasta conseguirlo. Y para esto es lo que se utilizan principalmente estas prótesis hoy en día. Hasta ahora no hay muchas personas a las que se les hayan colocado, y las que hay tampoco pueden vivir muchos años más con ellas, pero ganan unos meses impagables (y a veces años) de vida que no habrían tenido de otra manera y que les permiten esperar a que llegue el tan codiciado órgano que garantizará su supervivencia a largo plazo.

El dispositivo requiere de una alimentación que utiliza baterías, que generalmente duran entre 8 y 12 horas, y se lleva a modo de mochila o riñonera. Debe cargarse en todo momento, pero su tamaño y su peso no impiden que se lleve a cabo una vida relativamente normal. Un ejemplo del impresionante alcance que está teniendo la tecnología en el campo de la medicina.

Resulta intrigante saber si estos dispositivos podrán algún día extender la vida de las personas más allá de algunos meses, y pasen a ser planteados como una prótesis para toda la vida. Años atrás habría sido impensado, pero creo que todos hemos aprendido a estar abiertos a cualquier sorpresa que la ciencia nos presente.

Referencias:

Antretter H, Dumfarth J, Höfer D. Das komplett künstliche Herz [Total artificial heart]. Med Klin Intensivmed Notfmed. 2015 Sep;110(6):431-7. German. doi: 10.1007/s00063-015-0060-9. Epub 2015 Aug 22. PMID: 26296374.
Beaupré RA, Frazier OH, Morgan JA. Total artificial heart implantation as a bridge to transplantation: a viable model for the future? Expert Rev Med Devices. 2018 Oct;15(10):701-706. doi: 10.1080/17434440.2018.1524294. Epub 2018 Sep 26. PMID: 30221561.
 
Pau Mateo

Pau Mateo (Diario de un MIR)

Graduado en Medicina y Cirugía por la Lithuanian University of Health Sciences (LSMU). Ha trabajado como médico mutualista, como médico de familia y como médico de urgencias. Coautor de varios artículos científicos publicados en revistas de gran impacto en el ámbito médico, en la actualidad ejerce como Médico Interno Residente (MIR) de Cirugía Torácica en el Ospedale di Circolo en Varese, Italia. Además de esto, cuando le queda tiempo libre, lo utiliza para divulgar a diario contenidos de ciencia y medicina en su canal de YouTube llamado Diario de un MIR. Ah, y por si fuera poco, acaba de publicar su primer libro, llamado también Diario de un MIR.

Continúa leyendo