¿Se puede desarrollar alergia a la quimioterapia?

Los efectos secundarios a la quimioterapia son bastante comunes, pero un pequeño porcentaje de los pacientes que la reciben pueden desarrollar una alergia a este tratamiento.

La quimioterapia es una de las alternativas como tratamiento utilizado en pacientes de cáncer (junto a la radioterapia, inmunoterapia o intervención quirúrgica) durante el cual se introduce de forma intravenosa un medicamento compuesto por moléculas químicas que eliminan las células causantes del cáncer. A pesar de que este tratamiento se recomienda cuando los beneficios superan los riesgos, suelen traer consigo numerosos efectos secundarios. Dentro de los pacientes que reciben algunos tipos de quimioterapia, existe un pequeño porcentaje de pacientes que desarrollan unas reacciones de hipersensibilidad o alergia a la misma. Debido a que los efectos secundarios ante la quimioterapia son frecuentes y variados, resulta muy difícil identificar este reducido grupo de pacientes. Las reacciones de hipersensibilidad o alergia son parecidas a las alergias clásicas, como la alergia al polen. Pero, ¿por qué aparece la alergia a la quimioterapia?

Una alergia peligrosa pero poco frecuente

Casi todos los tipos de quimioterapia pueden provocar reacciones de hipersensibilidad o alergia, pero sólo se reportan un 5% de ellas. Esto es debido, en gran parte, a que los especialistas en oncología que tratan estos pacientes no suelen estar entrenados para identificar los síntomas típicos de una reacción alérgica, por lo que es probable que el número de este tipo de pacientes sea mayor. Si analizamos los datos según el tipo de quimioterapia, aunque la prevalencia varía, vemos que entre los que reciben platinos (un tipo concreto de compuesto químico), el porcentaje puede llegar hasta el 46% de los pacientes. Aunque es importante recalcar que este tipo de reacciones no suelen ser graves, la peor consecuencia es que el paciente debe parar el tratamiento. En la mayoría de los casos, el tratamiento de quimioterapia con platinos es la mejor opción para el paciente, y el hecho de desarrollar una alergia supone una gran complicación para controlar la enfermedad. Sin embargo, especialistas en alergias han encontrado una posible solución.

Lo más importante para estos pacientes es un diagnóstico rápido y certero, el cual debe venir por parte de un especialista en alergias. Aquí nos encontramos el primer problema, ya que, por norma general, estos pacientes son tratados por especialistas en oncología. El personal encargado de supervisar y administrar las dosis intravenosas que contienen la quimioterapia está entrenado para reaccionar con rapidez en caso de reacciones adversas. Sin embargo, no suele estar formado para poder identificar si se trata de una reacción alérgica u otro tipo de efecto adverso.

Aunque a veces pueda resultar imposible distinguir los síntomas, hay una serie de test que se pueden realizar para descartar o confirmar la alergia. Las pruebas diagnósticas son muy similares a las que se utilizan para diagnosticar cualquier alergia clásica al polen o a los alimentos. Entre ellas están los análisis de anticuerpos en sangre, pruebas cutáneas o incluso una provocación con el tratamiento en caso en que las otras pruebas no sean concluyentes. En la actualidad, hay muchos estudios que intentan optimizar y estandarizar la realización de estos test para reducir el margen de error. La implementación de equipos multidisciplinares para este tipo de pacientes presenta muchas ventajas, y en este contexto, contar con especialistas en alergias puede resultar clave.

Quimioterapia.
Quimioterapia. Fuente iStock

El diagnóstico sólo es el principio

Una vez que el paciente ha recibido un diagnóstico de alergia contra la quimioterapia, existe la opción de realizar un tratamiento de desensibilización. Este protocolo, desarrollado e impulsado por investigadores como Mariana Castells en Boston, ha sido adaptado e implementado en numerosos centros y hospitales. El protocolo consiste en reintroducir la quimioterapia poco a poco, empezando con una cantidad muy baja que va aumentando siempre y cuando el paciente no presente síntomas. Al final de varias sesiones de este protocolo de desensibilización, el paciente es capaz de tolerar una dosis de quimioterapia comparable al tratamiento estándar.

Las ventajas de utilizar este protocolo son obvias, ya que permite al paciente continuar con su tratamiento para controlar el cáncer consiguiendo que el desarrollo de la alergia impacte lo menos posible en su prognosis. Aunque todavía quedan muchas preguntas sin responder sobre el mecanismo de acción de este protocolo, los resultados son exitosos en más de un 90% de los pacientes. Sin embargo, debe ser realizado por un especialista en alergias o inmunología que esté familiarizado con el diagnóstico y tratamiento de reacciones alérgicas. La colaboración entre departamentos aquí es fundamental para asegurar que el paciente recibe el mejor tratamiento disponible.

A día de hoy se desconoce el motivo por el que algunos pacientes que reciben quimioterapia desarrollan alergia al tratamiento. Durante el desarrollo de la enfermedad y el inicio de los tratamientos como la radioterapia o quimioterapia, el sistema inmunitario de estos pacientes sufre muchos cambios con el objetivo de eliminar las células cancerosas. A pesar de que los protocolos de desensibilización son de gran utilidad en estos casos, todavía se requieren estudios para comprender el proceso y poder optimizarlos basándose en las características de cada paciente. El tratamiento oncológico es un campo en constante cambio y la posibilidad de realizar los protocolos de desensibilización no sólo supone una ventaja para los pacientes, sino para la oncología en general, ya que permite continuar con la quimioterapia y evaluar su eficacia.

 

Referencias:

Moñino-Romero et al. 2021. Soluble FcεRI, IgE, and tryptase as potential biomarkers of rapid desensitizations for platin IgE sensitized cancer patients. J Allergy Clin Immunol Pract. doi: 10.1016/j.jaip.2020.01.047
Pagani et al. 2022. Hypersensitivity reactions to chemotherapy: an EAACI Position Paper. Allergy. doi: 10.1111/all.15113
 

 

Sherezade MR

Sherezade MR

Soy una doctora en Alergología que en sus ratos libre cuenta la ciencia en redes. Me licencié en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y realicé el doctorado en la Universidad de Medicina de Viena. Ahora trabajo como postdoc en el Instituto de Alergología Fraunhofer asociado al Hospital Charité de Berlín. Mi nueva faceta es divulgadora amateur que hace vídeos cortos en Twitter y streams largos en Twitch. A veces también escribo o consigo logros para la Alianza en World of Warcraft. Página web

Continúa leyendo