‘Screen Pollution’: pasamos casi medio año delante de una pantalla

Los españoles pasan el 45% del año mirando una pantalla. La campaña social ‘Screen Pollution’ de Multiópticas pretende concienciar y promover hábitos saludables.

De media, los españoles pasan 11 horas diarias delante de una pantalla. 167 días, casi la mitad del año con los ojos enfocados en móviles, tablets, ordenadores, e-books o televisiones. Estos y otros datos, como que el 80% de los españoles mira un dispositivo con pantalla antes de acostarse y nada más levantarse, reflejan a la perfección la realidad en la que vive la sociedad digital actual. Estas circunstancias han dado lugar en nuestros días a que se popularicen términos como Air Pollution o Light Pollution. Para concienciar sobre su prevención, Multiópticas lanza la campaña social Screen Pollution.

Con los datos obtenidos a través de un estudio realizado por ASP y en colaboración con el portal Empantallados y el Catedrático en Oftalmología de la Universidad de Valencia Manuel Díaz Llopis, Multiópticas busca utilizar su posición como empresa líder en el sector óptico para comprometerse con la salud visual de la población. El proyecto Screen Pollution se compone de tres fases o propuestas: un informe inicial en el que se recogen los hábitos de uso de pantallas, un listado de consejos para prevenir las consecuencias negativas para la vista de la exposición excesiva y la realización de talleres Screen Pollution a nivel nacional para educar en prácticas responsables a niños y adolescentes.

 

Prevención y buenos hábitos para la salud visual

Según el estudio de ASP, el 94% de los españoles considera que el tiempo que pasan delante de una pantalla es preocupante y tres de cada cuatro asumen que esta exposición podría causarles problemas de vista. Esta exposición prolongada suele derivar en la aparición de astenopia acomodativa que se manifiesta a través de escozor y enrojecimiento de ojos o dolor de cabeza. Además, el uso abusivo de pantallas puede provocar miopía, insomnio y falta de concentración.

Para los adultos, estos efectos pueden frenarse o reducirse a través de hábitos tan sencillos como utilizar las pantallas en entornos bien iluminados y a una distancia apropiada, parpadear voluntariamente y con frecuencia, tomar pequeños descansos o usar lubricantes oculares como lágrima artificial. Otra solución desarrollada por Multiópticas es el iBeslayt Technology, un tratamiento antirreflectante que se puede incorporar a las lentes, que previene la fatiga y el estrés visual derivados del uso abusivo que realizamos de las pantallas en nuestro día a día, al tiempo que reduce el brillo y mejora el contraste.

 

‘Screen Pollution’ en los más jóvenes

El caso de los niños y adolescentes (menores de 18 años) debe considerarse de manera distinta a los adultos porque tanto sus hábitos como los efectos de estos son distintos a los de los adultos.

Uno de cada tres niños empieza a utilizar dispositivos con pantalla a los 3 años y la edad media con la que manejan estos dispositivos plenamente es de 5. El tiempo que pasa un niño de media delante de una pantalla es de 3 horas diarias y este dato crece cuando se trata de personas de entre 12 y 17 años. Siguiendo esta tendencia y el uso cada vez más temprano de estas tecnologías, se estima que en los próximos años entre el 80% y el 90% de la población infantil se verá afectada por problemas visuales como la miopía y necesitarán corrección visual. La Organización Mundial de la Salud ha publicado directrices y propuestas que buscan mejorar esta situación: evitar la exposición a pantallas hasta los 18 meses de edad, reducir el consumo a 1 hora diaria hasta los 3 años, fomentar otro tipo de actividades lúdicas y buscar una exposición semanal de 15 horas a la luz natural. Desde Empantallados se da gran importancia al papel que los padres juegan en este aspecto, debiendo educar a sus hijos a través de comportamientos saludables y dando ejemplo ellos mismos.

Ante esta situación, Multiópticas y la campaña Screen Pollution sirven como una llamada de atención y un compromiso con la salud ocular de la sociedad.

Continúa leyendo