SARS-CoV-2: solo el 5 % de los españoles ha desarrollado anticuerpos

Los resultados de la primera ronda del estudio sero-epidemiológico confirman lo que se esperaba: el porcentaje de población que actualmente tiene anticuerpos IgG frente al SARS-CoV-2 es muy bajo, y la ansiada inmunidad de rebaño aún queda muy lejos.

Ya se han dado a conocer los primeros resultados del proyecto ENE-COVID-19, el estudio nacional de seroprevalencia de la infección por SARS-CoV-2. En esta primera ronda se presentan los datos obtenidos de la lectura de la banda IgG (inmunoglobulina G) de los test serológicos rápidos aplicados a más de 60 000 participantes entre el 27 de abril y el 11 de mayo.

Según las primeras conclusiones, la prevalencia de anticuerpos IgG anti SARS-CoV-2 en la población es del 5%, muy similar en hombres y mujeres, aunque hay mucha variabilidad geográfica. Es menor en bebés, niños y en jóvenes, y permanece bastante estable en grupos de más edad. Estamos hablando, por lo tanto, que de que “poco más de dos millones de personas habrían tenido contacto con el virus”, según ha informado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en la rueda de prensa para dar a conocer los resultados. Además, estos datos preliminares confirman lo que ya se sospechaba: la ansiada inmunidad de grupo está muy lejos.

Comunidades autónomas como Ceuta, Murcia, Melilla, Asturias y Canarias presentan prevalencias inferiores al 2%, mientras que Castilla-La Mancha y Madrid superan el 10%. En los mapas provinciales, destaca la agrupación central de provincias con prevalencias iguales o próximas al 10% en el entorno de Madrid.

Diseño del estudio

Como ya hemos comentado, estos datos provienen de la lectura de la banda IgG en test rápidos de inmunocromatografía, que tienen la ventaja de dar resultados en el momento pero que, por lo general, son menos sensibles que las pruebas que determinan los anticuerpos mediante inmunoensayo. En la primera ronda también se utilizaron test de este tipo pero los resultados aún no están disponibles, pues su análisis lleva más tiempo. “La combinación de la información aportada por ambas técnicas  (corrigiendo  la  menor  sensibilidad  de  la  primera  con  los  resultados  de  la  segunda) permitirá maximizar la representatividad y la calidad de la información”, indica el informe preliminar.

El  estudio  incluye  también  una  encuesta  epidemiológica  con  información  de  antecedentes  y factores de riesgo relacionados con COVID-19El 87 % de los participantes que refieren haber tenido una PCR positiva, presentan anticuerpos IgG. En los posibles casos sospechosos, la prevalencia aumenta con el número de síntomas. Es particularmente alta, del 43 %, en las personas que refieren anosmia (pérdida total del olfato). Finalmente, un 2,5 % de los participantes que no refieren ningún síntoma presentaron anticuerpos IgG.

¿Qué información nos aporta la lectura de los test?

Los test empleados se denominan de diagnóstico indirecto: esto significa que no detectan la presencia del virus, sino la respuesta de nuestro organismo a dicha infección mediante la generación de anticuerpos. Por lo tanto, un resultado positivo en este tipo de prueba no indica que seamos portadores del virus, sino que hemos estado en contacto con él en algún momento (pasado o presente). Para saber si estamos infectados se debe realizar un test directo como el de la PCR.

¿Por qué IgG?  Mientras que los anticuerpos IgM (inmunoglobulinas M) suelen ser parte de la primera respuesta contra el ataque, las IgG implican una respuesta mucho más específica y eficaz. Además, la memoria inmunológica, si se establece, suele estar mediada por una respuesta de IgG.

En todo caso, conviene recordar que no sabemos cuánto dura la inmunidad frente al SARS-CoV-2. Para el SARS-CoV-1, uno de los coronavirus más similares que conocemos, se sabe que duraría en torno a dos años, según un artículo publicado en la revista Emerging Infectious Diseases en 2007.

El proyecto prevé realizar dos oleadas más de ensayos. Esta información es la que será realmente útil, pues va a permitir conocer la evolución de la prevalencia y los cambios observados durante el tiempo en los participantes. Además, como ya hemos comentado, los resultados también incluirán los datos obtenidos con la determinación  de  anticuerpos  IgG  anti  SARS-CoV-2  medidos  mediante  inmunoensayo.

Se pueden consultar aquí todos los datos del informe

También te puede interesar:
Victoria González

Victoria González

Bióloga de bota. Tengo los pies en la tierra y la cabeza llena de pájaros. De mayor quiero ser periodista.

Continúa leyendo