Relacionan el autismo con la exposición a metales en el bebé

Los niños con Trastorno del Espectro Autista presentan una absorción menor de nutrientes y mayor exposición a tóxicos, según un estudio.

Niño con autismo

Los detalles respecto a los desórdenes del Trastorno del Espectro Autista (TEA) continúan sin resolverse, entre ellos, su causa. La literatura científica ha incluido numerosas publicaciones sobre el autismo, algunas de ellas desmentidas con posterioridad, sobre cuál puede ser el origen de este trastorno del lenguaje y comportamiento. La revista Nature Communications ha publicado un estudio en el que se establece una relación entre las toxinas y nutrientes absorbidas por el feto en los últimos meses de embarazo y primeros tres meses de vida con la incidencia de  autismo.

En este caso, los investigadores, del Hospital Monte Sinaí, en los Estados Unidos, han analizado evidencias encontradas en la dentadura de bebés, y han determinado que los niños que mostraban mayor carencia de nutrientes y que, a su vez, presentaban una mayor exposición a metales tóxicos estaban relacionados con diversos problemas del desarrollo, discapacidad intelectual y deficiencias del lenguaje.

Más en concreto, el estudio analiza la dentadura de una muestra de niños con espectro autista y las compara con sus hermanos y hermanas sanos. "Encontramos significativas diferencias de absorción de metales entre los niños con TEA respecto a sus hermanos, pero solo durante determinados periodos del desarrollo", explica Manish Arora, director del estudio. "Los hermanos con TEA tuvieron una mayor absorción de la neurotoxina de plomo, a la vez que mostraban reducida la absorción de los elementos esenciales de manganeso y zinc, durante el último embarazo y los primeros meses después del nacimiento", concreta. Una observación que resultó "predictiva de la gravedad de los TEA 8 a 10 años más tarde".

No obstante, esta relación solo se ha observado en 1 de cada 68 niños, y no está clara que la correlación observada implique una relación causa - consecuencia. "Necesitamos más estudios para determinar si las diferencias de nutrientes encontradas en la dentadura de los niños con autismo se deben a su exposición a ellas o bien a un diferencia genética en cuanto a cómo los niños los absorben y procesan".

Referencias:

Arora, M. (2017). Fetal and postnatal metal dysregulation in autism. Nature Communications. Doi:10.1038/ncomms15493

 

CONTINÚA LEYENDO