¿Quién invierte más en salud, Bill Gates o la OMS?

Siempre que se habla de avances médicos a nivel mundial aparece el nombre de Bill Gates por medio: ¿Por qué será?

 

El tema de la salud ha llegado a todos los hogares, las personas necesitan respuestas inmediatas en el área de salud pública por parte de sus gobiernos. La OMS presenta cada año sus argumentos para la inversión en salud y tanto países como fundaciones privadas invierten en grandes programas.

Pero, ¿en qué proporción invierten?

Profundicemos con la lectura de este artículo la inversión en salud que realizan específicamente la OMS y la Fundación Bill y Melinda Gates. Y analicemos por qué esto es de importancia.

Logo OMS
OMS

La OMS y su financiamiento en salud

La Organización Mundial de la Salud (OMS) es el organismo de la ONU encargado de gestionar las políticas de prevención, promoción e intervención a nivel mundial de la salud. Cuenta con 195 Estados miembros que gobiernan al ente.

Este organismo es financiado por sus Estados miembros, siendo los Estados Unidos y el Reino Unido los principales inversores, además participan países como Alemania, Japón, Noruega, China, Canadá, Suecia, Australia, Francia, entre muchos otros. Sin embargo, también depende de donantes privados como es el caso de la Fundación Bill y Melinda Gates. A continuación me gustaría compartir contigo una tabla de los principales inversores:

Los 20 principales contribuyentes a la OMS para el bienio 2018/2019

Los 20 principales contribuyentes a la OMS para el bienio 2018/2019
Los 20 principales contribuyentes a la OMS para el bienio 2018/2019
Logo Fundación Bill y Melinda Gates
Fundación Bill y Melinda Gates

El papel de la Fundación Bill y Melinda Gates en la salud

La fundación de los Gates ha desempeñado un papel integral y determinante en la salud del mundo desde el año 2000 cuando la Fundación Gates inicia su interés en la salud aportando 750 millones de dólares a GAVI durante sus primeros cinco años. GAVI, es una fundación que reúne a agencias clave de la ONU, fabricantes de vacunas, agencias de ayuda y fundaciones importantes para vacunar a niños en países pobres. 

En 2002 la Fundación Gates donó 100 millones de dólares al Fondo Mundial para luchar contra enfermedades que amenazan la vida como el sida, la tuberculosis y la malaria.

En 2003 la fundación lanza Grand Challenges in Global Health para financiar investigaciones que prometen un gran avance en el trabajo contra enfermedades que afectan de manera desproporcionada a las personas en países de bajos ingresos. Así otorga 44 subvenciones por un total de más de $450 millones para proyectos de investigación.

En 2007 la fundación Gates se asocia con Rotary International y anuncia su primera subvención importante para la erradicación de la poliomielitis y se convierte en socio principal de la iniciativa para la erradicación mundial de la poliomielitis (GPEI), un desafío de $100 millones para Rotary, con la promesa de igualar los fondos recaudados. 

En 2015 las Naciones Unidas, el grupo del Banco Mundial y los gobiernos de países y donantes lanzan el Fondo de Financiamiento Global (GFF) en apoyo de la Estrategia Global para la Salud de la Mujer, el Niño y el Adolescente. Las partes interesadas anuncian $12 mil millones en fondos para apoyar los planes de inversión en la República Democrática del Congo, Etiopía, Kenia y Tanzania durante cinco años, en donde la fundación Gate participa con $75 millones.

En diciembre de 2020 la fundación compromete $1750 millones para acelerar el desarrollo y la distribución equitativa de pruebas, tratamientos y vacunas para el COVID-19.

El problema de la participación de donantes privados en materia de salud pública

Con los cambios que ha producido la aparición del COVID-19 en la vida de todos nos cuestionamos las formas de gerenciar y financiar los organismos que controlan la salud pública en el mundo.

A simple vista no tiene nada de malo que los organismos privados y sin fines de lucro donen su dinero a programas de salud, ya que la filantropía se ve dentro de nuestra sociedad como algo positivo.

Pero cuando una sólo fundación es capaz de donar más de lo que varios países juntos pueden, como es el caso de la Fundación Bill y Melinda Gates, entonces es necesario hacer sonar las alarmas y cuestionar aún más: ¿quiénes toman las decisiones dentro de la OMS?, ¿qué ocurriría si uno de sus principales donantes se retira?, ¿en manos de quién está la salud mundial?

Los donantes privados suelen donar dinero a causas o programas con las que se sientan identificados o tengan cierto interés. De esta manera, la mayor parte de las donaciones que realizan los Gates están relacionadas con sus propios programas. El asunto está en que esto también cambia las prioridades sanitarias de la OMS, ya sea de forma directa o indirecta, desequilibrando las prioridades de la salud mundial.

Esta situación ha despertado el debate en materia de salud pública y su forma de financiamiento, ya que el dinero también es poder de decisión.

De acuerdo a los datos presentados la participación de los Gates es aproximadamente un 10% del financiamiento total de la OMS, además del financiamiento que promueve hacia sus propios programas.

Referencias

Centro de Saludo Global. Roles y responsabilidades públicas y privadas en covid-19: una conversación con la fundación gates. Entrevista realizada el 14-abril 2021. Revisada el 16-marzo 2022.

New York Times. ¿Puede Bill Gate vacunar al mundo? Publicado el 3 de marzo de 2021. Revisado el 17 de marzo de 2022.

Fundación Bill y Melina Gates. Nuestra historia. Revisado el 17 de marzo de 2022.

 

Pau Mateo

Pau Mateo (Diario de un MIR)

Graduado en Medicina y Cirugía por la Lithuanian University of Health Sciences (LSMU). Ha trabajado como médico mutualista, como médico de familia y como médico de urgencias. Coautor de varios artículos científicos publicados en revistas de gran impacto en el ámbito médico, en la actualidad ejerce como Médico Interno Residente (MIR) de Cirugía Torácica en el Ospedale di Circolo en Varese, Italia. Además de esto, cuando le queda tiempo libre, lo utiliza para divulgar a diario contenidos de ciencia y medicina en su canal de YouTube llamado Diario de un MIR. Ah, y por si fuera poco, acaba de publicar su primer libro, llamado también Diario de un MIR.

Continúa leyendo