¿Qué pasa si mi hijo se ha comido una pila de botón?

Las pilas de botón son un peligro para la salud de los niños ya que su ingestión puede provocar complicaciones potencialmente mortales.

 

La mayoría de ingestas de cuerpos extraños en la infancia son inocuas. Pero toda norma o afirmación tiene una excepción, y en este caso son las pilas de botón, cuya ingesta se puede decir que constituye una emergencia médica que debe ser solucionada con la mayor rapidez posible porque este tipo de pilas conllevan una alta tasa de complicaciones e incluso la muerte.

En Estados Unidos, según estadísticas del National Poison Data System, entre 2006 y 2017 se describieron 27.133 casos de ingesta de pilas de botón en pacientes menores de 6 años, rango de edad que constituye más de la mitad de los niños que se tragan las pilas.

En ese mismo período de tiempo, 24 niños fallecieron y 144 presentaron complicaciones graves por este motivo. Solo en ese país se produjeron 3467 ingestas de pilas de botón en el año natural 2019.

Parece ser que los casos y las complicaciones están aumentando por varios motivos:

  • Cada vez disponemos de más aparatos electrónicos y, por ende, se encuentran con mayor probabilidad al alcance de los niños.
  • Cada vez se fabrican con un diámetro mayor (más de 20 mm de diámetro).
  • Cada vez se fabrican más potentes (más de 3 voltios).

¿Cómo afecta al cuerpo humano la sustancia de las pilas?

Los mecanismos que provocan la lesión dependen del tipo de pila. En concreto, las pilas de botón son las más peligrosas. Esto es debido a que las pilas de botón se enclavan en el esófago y necrosan rápida y progresivamente su pared y el tejido alrededor de la pila mediante cuatro mecanismos:

  1. Lesión por cáustico: la pila se corroe y se producen fugas del contenido de las pilas alcalinas (no las de ion litio). Este contenido penetra en el tejido adyacente y produce muerte del tejido por una quemadura química local.
  2. Lesión por corriente eléctrica residual en la batería: en torno al polo negativo de la pila se produce una especie de reacción química con producción de sustancias alcalinas que erosionan las mucosas.
  3. Toxicidad por mercurio si la concentración es mayor de 5 gramos.
  4. Muerte del tejido que está alrededor de la pila por presión directa del mismo.

Síntomas al tragarse una pila de botón

Puede ser que no hayamos visto cómo el niño se traga la pila de botón, pero podremos sospechar por una serie de síntomas. El problema es que son poco específicos y habrá que asociarlos a la actividad que estuviera realizando el niño.  Siempre podemos comprobarlo mirando si a algún objeto le falta alguna.

Si ha estado jugando con algún objeto con este tipo de pilas y comienza con dolor, vómitos, tos, salivación excesiva y dificultad para tragar, puede ser que se haya tragado la pila del juguete.

¿Qué hacer si un niño se come una pila de botón?

Tanto si sospechamos si un niño se ha tragado una pila de botón, como si lo hemos visto, lo que tenemos que hacer es acudir a un servicio de urgencias para que le hagan una radiografía.

Es importante no dar nada de comer ni de beber ni inducir el vómito ni administrar laxantes. Y si lo hemos visto y podemos coger otra pila del aparato (o alguna referencia), nos la llevamos a urgencias por si sirviera de algo.

Y sí, hay que acudir a urgencias. Disponemos de dos horas para actuar o retirarla antes de que comiencen a producir lesiones. Pero todo depende de varios factores. Según Pérez-Martínez, en un caso publicado en la revista Anales del sistema sanitario de Navarra, "la situación potencialmente más grave y que empeora el pronóstico del paciente es cuando se cumple la regla de los tres doses":

  • Niño menor de dos años (esófago pequeño).
  • Pila mayor de dos centímetros de diámetro (pila de botón de las grandes).
  • Tiempo: ingesta hace más de dos horas
Pilas de botón de las que últimamente se fabrican. Tienen más potencia y un diámetro mayor que las antiguas.
Fuente: Canva. Pilas de botón de las que últimamente se fabrican. Tienen más potencia y un diámetro mayor que las antiguas.

La radiografía de tórax o abdomen que se le realizará al paciente es una prueba rápida e indolora. Y es la clave para determinar la actuación posterior. Según el tamaño de la pila, el tiempo, su ubicación y si el paciente tiene o no tiene síntomas, se realizará una actuación u otra.

En el caso en el que esté en el esófago, se realizará una endoscopia de urgencia para extraerla y evaluar los daños del esófago. Si se ha actuado rápido, es posible que todo haya quedado en un susto.

¿Qué pasa si un niño se come una pila de botón?

Es importante recordar que la gravedad de la situación y la rapidez con la que tenemos que actuar solo se aplica a las pilas de botón. El manejo y las lesiones que producen otro tipo de pilas es distinto. Por eso, la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica ha elaborado el primer documento de posición europeo con una guía clínica en la que se determina qué hacer en cuanto al manejo, diagnóstico y tratamiento de las ingestas de pilas de botón.

En este documento recogen las complicaciones que se pueden producir si un niño se come una pila de botón y la lista es larga a la par que terrorífica. Por poner algunos ejemplos, a nivel digestivo se puede producir perforación del esófago, tráquea, estómago e intestino delgado.

¿Qué pasa si un niño se mete una pila en la nariz?

Tanto si un niño se mete una pila de botón en la nariz como en los oídos, mantenemos la actuación de antes. Debemos acudir a urgencias para que se la retiren porque la sustancia de las pilas produce daños.

Se puede producir perforación del tabique nasal, de la membrana timpánica, parálisis de nervio facial y otras patologías muy graves que pueden provocar la muerte o secuelas importantes en nuestros pequeños.

Con las pilas de botón 'mejor prevenir que curar'

Como se suele decir, es mejor prevenir que curar. Para ello, la Asociación española de pediatría nos recomienda:

  • Mantengan fuera del alcance de los niños las pilas de botón y los objetos que las contienen (mandos a distancia, termómetros, llaveros, básculas, calculadoras, relojes, etc.).
  • Vigilen que la tapa de las baterías esté debidamente cerrada y, en caso de que esté estropeada o rota, asegurarse de que quede correctamente cerrada (por ejemplo, con una cinta adhesiva resistente).
  • No dejen ninguna pila de botón, incluyendo las usadas y reciclables, sueltas en cualquier superficie.

Referencias:

AEPED. Comité de Seguridad y Prevención de Lesiones Infantiles. El peligro de la ingesta de pilas de botón. Asociación Española de Pediatría. Disponible en: https://www.aeped.es/comite-seguridad-y-prevencion-lesiones-infantiles/documentos/peligro-ingest

Medina et al. 2018. Experiencia en el manejo de ingesta de pilas en un hospital pediátrico. Cirugía pediátrica. Disponible en: https://www.secipe.org/coldata/upload/revista/2018_31-3_121-124.pdf

Mubarak. 2021. Diagnosis, Management, and Prevention of Button Battery Ingestion in Childhood: A European Society for Paediatric Gastroenterology Hepatology and Nutrition Position Paper. Journal of Pediatric Gastroenterology and Nutrition. DOI: 10.1097/MPG.0000000000003048

Patoulias et al. 2016. Multiple gastric erosion early after a 3 V lithium battery (CR2025) ingestion in an 18-month-old male patient: Consideration about the proper time of intervention. Case Reports in Pediatrics. DOI: https://doi.org/10.1155/2016/3965393

Pérez et al. 2021. Pilas de botón impactadas en esófago: una emergencia quirúrgica potencialmente fatal en la infancia. Anales Sistema Sanitario de Navarra. DOI: https://dx.doi.org/10.23938/assn.0874.

Elena Plaza Moreno

Elena Plaza Moreno (urgenciasyemergen.com)

Enfermera. Experta en Urgencias y Emergencias Extrahospitalarias y en Competencias Digitales para la Salud. Máster en Urgencias Hospitalarias. Instructora de soporte vital básico y avanzado por la Asociación Americana del Corazón. Fundadora del proyecto digital Urgencias y emergencias en el que creo y divulgo contenido de salud basado en la evidencia a través de contenido escrito, podcast (Más que urgencias y emergencias) y en Youtube y Redes Sociales. Actualmente docente en cursos de formación continuada y Expertos Universitarios de Urgencias y emergencias.

Continúa leyendo