¿Qué es la tularemia? Causas y síntomas

La bacteria 'Francisella tularensis' es la responsable de esta enfermedad que pueden transmitir los roedores a los humanos.

iStock

La tularemia es una enfermedad infecciosa rara que generalmente ataca la piel, los ojos, los ganglios linfáticos y los pulmones. También llamada fiebre de las liebres o fiebre del conejo, es causada por la bacteria Francisella tularensis.


La tularemia se propaga a los humanos a través de varias rutas, incluidas las picaduras de insectos y la exposición directa a un animal infectado. Se trata de una enfermedad altamente contagiosa y potencialmente mortal.

 

Causas

 

Aunque los humanos pueden enfermar de tularemia, no es una enfermedad que ocurra naturalmente en nosotros. La enfermedad afecta principalmente a mamíferos, especialmente roedores, conejos y liebres, aunque también puede infectar a aves, ovejas y animales domésticos, como perros, gatos y hámsters.

 

 

¿Cómo puedo contraer tularemia?



-A partir de picaduras de insectos, especialmente de una mosca o garrapata que actúan como vectores entre los animales y las personas.
-Entrar en contacto con la piel, el cabello o la carne de un animal infectado
-Consumir agua o alimentos contaminados, como carne poco cocida
-Respirar las bacterias que salen del suelo durante una labor de construcción o de jardinería.

También es posible infectarse al estar expuesto a la bacteria en un entorno de laboratorio, o potencialmente, en un acto de bioterrorismo.

La tularemia puede ocurrir en cualquier parte del mundo, pero es más común en áreas rurales donde los animales tienen más probabilidades de infectarse con dicha bacteria. Puede sobrevivir en el suelo, el agua y los animales muertos durante semanas; es por ello que
puede causar infecciones de muchas maneras diferentes.

 

Síntomas



La mayoría de las personas expuestas a la tularemia enferman
dentro de los siguientes tres a cinco días, aunque pueden pasar hasta catorce días para que aparezcan los primeros síntomas. Existen varios tipos de tularemia, y ello depende de cómo y dónde entran las bacterias al cuerpo. Cada tipo de tularemia tiene su propio conjunto de síntomas.

 

Hay cuatro subespecies de F. tularensis, y todas son capaces de causar enfermedades en humanos (F. tularensis, F. holarctica, F. mediasiatica y F. novicida). La subespecie tularensis y holarctica son las causas más comunes de tularemia en seres humanos.

 

iStock

Tularemia ulceroglandular



Esta es la forma más común de la enfermedad. Los signos y síntomas incluyen: una úlcera cutánea que se forma en el lugar de la infección, generalmente una picadura de insecto o animal, ganglios linfáticos inflamados y dolorosos, fiebre, resfriado, dolor de cabeza y agotamiento.

 

Tularemia glandular



Las personas con tularemia glandular tienen los mismos signos y síntomas de tularemia ulceroglandular,
pero sin úlceras cutáneas.

 

Tularemia oculoglandular



Este tipo de tularemia
afecta más a los ojos y puede causar: dolor de ojos, enrojecimiento de los ojos, hinchazón y secreción ocular, úlcera en el interior del párpado y sensibilidad a la luz.



Tularemia orofaríngea



Generalmente causada por comer carne de animal salvaje mal cocinada o beber agua contaminada,
esta forma afecta la boca, la garganta y el tracto digestivo. Los signos y síntomas incluyen: fiebre, dolor de garganta, úlceras en la boca, vómitos, diarrea, amígdalas inflamadas y ganglios linfáticos inflamados en el cuello.

 

 Tularemia neumónica



Este tipo de tularemia
causa signos y síntomas típicos de la neumonía: tos seca, dolor de pecho y dificultad para respirar.

Otras formas de tularemia también pueden extenderse a los pulmones.

 

Tularemia tifoidea



Esta forma rara y grave de la enfermedad generalmente causa: fiebre alta, agotamiento extremo, vómitos y diarrea, agrandamiento del bazo (esplenomegalia) o del hígado (hepatomegalia) y neumonía.

 

¿Quién está en riesgo?



La tularemia es una enfermedad bastante rara, pero
hay determinados factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar tularemia:

- Trabajar en un laboratorio, de agricultor, veterinario, cazador, paisajista, gerente de vida silvestre o manipulador de carne.
-Vivir o visitar los estados del centro y del sur de Estados Unidos
-Caza o jardinería. Los animales salvajes pueden estar infectados con tularemia, y remover el suelo puede provocar la liberación de bacterias.

 

¿Es contagiosa la tularemia?



La tularemia no se transmite de persona a persona, por lo que no existe un período de contagio. Sin embargo, algunos expertos consideran que la tularemia es altamente contagiosa para los humanos por fuentes ambientales debido a la pequeña cantidad de bacterias que se necesitan para causar infecciones potencialmente letales y a que estos organismos pueden sobrevivir en ambientes frescos y húmedos durante semanas o meses.


Cómo puedes prevenir el contagio



- No usando las manos desnudas para desollar animales salvajes
- Evitar tocar animales enfermos o muertos.
- Usar ropa que cubra la piel expuesta
- Usar repelentes de insectos
- Beber agua limpia
- Cocinar carnes salvajes por completo

- Proteger a las mascotas contra pulgas y garrapatas: El ganado y las mascotas pueden contraer tularemia si comen parte de un conejo enfermo o son picados por una  garrapata infectada.

- Usar una mascarilla de seguridad al excavar el suelo, limpiar la maleza o cepillar o cortar el césped del jardín.

 

No es una enfermedad a tomar a la ligera, pues sin tratamiento, del 30 al 60% de las personas con esta enfermedad pueden morir, según el Ministerio de Sanidad.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo