¿Qué es la salmonelosis? Causas y síntomas

Te contamos todo lo que necesitas saber acerca de esta enfermedad transmitida por los alimentos.

La salmonelosis es una enfermedad que afecta a hombres y animales y es causada por microorganismos del género Salmonella. Se trata de bacilos gramnegativos con forma de bastón que pueden causar salmonelosis, que podríamos resumir como una enfermedad diarreica en humanos.

Existen más de 2.300 subtipos de la bacteria Salmonella enterica, incluidas la serovares enterititis, Salmonella Agbeni y typhimurium, pero apenas son 12 las que nos hacen enfermar, generalmente con gastroenteritis. La bacteria vive en el intestino de humanos y animales infectados. Algunas cepas animales y humanas pueden hacer enfermar a los humanos.



Síntomas



- calambres en el estómago
- heces con sangre
- resfriado
- diarrea
- fiebre
- dolor de cabeza
- dolores musculares
- náusea
- vómitos
mareo

Algunas personas experimentan dolor en las articulaciones, conocido como
artritis reactiva. Puede durar meses o años, y puede convertirse en artritis crónica.

 

Causas



La bacteria Salmonella vive en el intestino de pájaros, animales y humanos. La mayoría de las infecciones humanas son causadas por comer alimentos o beber agua que ha sido contaminada por heces.

 



Alimentos propensos a salmonelosis



Carne cruda, mariscos y aves de corral: la contaminación ocurre más frecuentemente durante el proceso de sacrificio. La recolección de mariscos en aguas contaminadas es una causa común, también.

Huevos crudos: los huevos de un pollo infectado pueden contener bacterias. Los huevos crudos se encuentran en algunos tipos de mayonesa y salsas caseras.

Frutas y verduras: pueden estar contaminadas si se han regado o lavado con agua contaminada. Las frutas y verduras pueden contaminarse si una persona manipula carne cruda y luego toca la fruta sin lavarse las manos.

 

Otras causas incluyen:



Falta de higiene:
incluyen las superficies de la cocina que no se mantienen limpias y no lavarse las manos durante la preparación de alimentos, después de usar el baño o después de cambiar los pañales de un bebé. Una persona con manos contaminadas puede transmitir la infección a otras personas tocándolas o tocando superficies que otros tocan posteriormente.

Tenerreptiles o anfibios como mascotas: la mayoría de los reptiles y anfibios llevan Salmonella en sus intestinos sin enfermarse. Arrojan la bacteria en sus excrementos. Estos pueden extenderse rápidamente sobre la piel y luego con cualquier cosa con la que entren en contacto, incluidas las jaulas, los juguetes, la ropa, los muebles y las superficies del hogar. Los reptiles no deben mantenerse en el interior de la casa si hay niños menores de 5 años, mujeres embarazadas, personas mayores o personas con un sistema inmunitario debilitado.

 

Factores de riesgo



Los niños, las personas mayores y las personas con un sistema inmune comprometido corren el mayor riesgo debido, por ejemplo, al VIH o el SIDA, el cáncer o el tratamiento del cáncer y algunas otras afecciones. No se debe permitir que los niños pequeños manejen reptiles o polluelos y aves jóvenes.


Durante el embarazo, las complicaciones por salmonelosis incluyen deshidratación y bacteriemia, o bacterias en la sangre. Esto puede conducir a meningitis. La salmonella también puede pasar al feto. El bebé puede tener diarrea y fiebre después del nacimiento y riesgo de desarrollar meningitis.

La infección por salmonella
es más común en verano que en invierno.



Prevención



La buena higiene es clave para prevenir la infección por
salmonella.

 

Consejos



Lavarse las manos frecuentemente con agua tibia y jabón o usar desinfectante para manos. Especialmente importante: antes de preparar o comer alimentos, después de usar el baño, después de cambiar los pañales de un bebé, después de tocar mascotas y otros animales y después de hacer labores de jardinería.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo