¿Qué es la listeriosis? Todo lo que necesitas saber

Alerta sanitaria. Te contamos qué es esta enfermedad, cómo se contagia y cómo evitarla.

 

La listeriosis es una infección transmitida por alimentos causada por la bacteria listeria, llamada así por Joseph Lister, cirujano y pionero de la cirugía antiséptica. Hay 10 especies distintas de Listeria; La variante que más afecta a los humanos es Listeria monocytogenes. Se trata de una zoonosis poco habitual o rara en humanos, pero cuando ocurre, es extremadamente grave. Normalmente está causada por comer alimentos contaminados y alrededor del 20-30% de los casos de listeriosis son fatales.



Síntomas



Los síntomas iniciales de la listeriosis pueden no ser evidentes por algún tiempo. El período de incubación es variable y puede ir desde 11 a 70 días después de consumir alimentos con la bacteria. 
Los síntomas son: dolores musculares, fiebre, síntomas similares a la gripe, náuseas y diarrea. Si bien es cierto que para muchas personas, una infección por Listeria pasa desapercibida, en otras personas, esta se propagará al sistema nervioso donde los síntomas pueden incluir: dolor de cabeza, confusión, rigidez en el cuello, temblores y convulsiones y pérdida del equilibrio.

En individuos con
mayor riesgo de infección (niños, personas mayores de 65 años, mujeres embarazadas, personas con SIDA, cirrosis, diabetes o a los que se les ha extirpado el bazo o siguen un tratamiento de quimioterapia), la listeriosis puede provocar una infección sanguínea grave (septicemia) o inflamación de las membranas alrededor del cerebro (meningitis).

 

Si la infección por listeriosis se propaga al cerebro, los resultados pueden ser graves y pueden incluir:

- Parálisis de nervios craneales: parálisis y temblores.
- Encefalitis: inflamación del cerebro.
- Meningitis: inflamación de las membranas que cubren el cerebro y la médula espinal.
- Meningoencefalitis: una combinación de meningitis y encefalitis.
- Abscesos cerebrales: acumulación de pus localizada dentro del cerebro.



Síntomas durante el embarazo o para recién nacidos



Las mujeres embarazadas tienen 10 veces más probabilidades de desarrollar listeriosis que la población general.
La incidencia de listeriosis durante el embarazo es de 12 cada 100.000 personas, en comparación con el 0,7 por cada100.000 en la población general. Si bien la madre con infección por Listeria puede no mostrar ningún síntoma externo, el bebé nonato puede verse gravemente afectado. La listeriosis puede provocar un aborto espontáneo o un parto prematuro. Y existe la posibilidad de que un recién nacido pueda sufrir una infección potencialmente mortal en los días y semanas posteriores al nacimiento.

 

Causas



La listeriosis es causada por la listeria,
un tipo de bacteria que se encuentra en el agua, el suelo y las heces. Los humanos se infectan al consumir alimentos que albergan las bacterias.

Los alimentos más comunes que causan brotes de listeriosis son las carnes frías (como la carne mechada) y los productos lácteos no pasteurizados. Sin embargo, otros alimentos también pueden provocar brotes, incluyendo manzanas acarameladas, melones y coles fertilizadas por estiércol de oveja.



Diagnóstico



La listeriosis se diagnostica
mediante un análisis de sangre. También se puede analizar la orina o el líquido cefalorraquídeo.

 

iStock

Prevención



Aunque la listeriosis es rara, hay varias formas de reducir aún más las posibilidades de infectarse; Estas precauciones son especialmente importantes durante el embarazo:

-
Limpieza: lavarse las manos con agua tibia y jabón antes de preparar los alimentos. Limpiar los utensilios y las superficies de trabajo de la misma manera.
-
Verduras crudas: fregar con agua tibia con un cepillo.
-
Cocinar bien: asegurarse de que los platos de carne y huevo se calientan por completo.
-
Queso: evitar los quesos blandos, incluidos el brie, el queso feta, el camembert, los quesos con venas azules o los quesos de estilo mexicano como el queso fresco, el panela y el queso blanco; a menos que la etiqueta especifique claramente que el producto fue hecho con leche pasteurizada.
-
Carne: evitar las carnes frías, como la carne mechada o los perritos calientes a menos que se cocinen a alta temperatura antes de comer.
-
Mariscos ahumados: evitar los mariscos ahumados refrigerados a menos que se cocinen bien antes del consumo.

 

Respecto a 'Listeria monocytogenes'



Es uno de los patógenos más virulentos transmitidos por los alimentos. Puede florecer con o sin oxígeno y, a diferencia de muchas otras bacterias, puede prosperar y reproducirse a temperaturas tan bajas como 0 ° C.

Se ha encontrado en al menos 42 especies de animales salvajes y domesticados, y 17 especies de aves. La bacteria ha sido aislada de ostras, peces, crustáceos, garrapatas y moscas.

Algunos estudios sugieren que hasta el 10% de los tractos gastrointestinales humanos contienen
L. monocytogenes. Sus características resistentes, combinadas con su relativa ubicuidad hacen de Listeria una preocupación seria y continua.

Este patógeno
entra al huésped a través de los intestinos e infecta primero el hígado. En el hígado, la bacteria se multiplica hasta que el sistema inmunitario del huésped la aborda; En esta etapa, la gran mayoría de las infecciones terminan. Sin embargo, en personas inmunocomprometidas u otras personas en riesgo, la infección puede continuar y eventualmente trasladarse al cerebro.

La bacteria Listeria puede sobrevivir dentro de las células inmunes como los macrófagos. También es capaz de secuestrar maquinaria celular y engañar a las células para que atraigan la bacteria al interior.

Dentro de la célula, las bacterias pueden multiplicarse y extenderse a las células vecinas, a salvo del sistema inmune. Esta capacidad de vivir dentro de las células humanas
hace que sea inusual, peligroso y muy difícil de tratar.

 

 

Hemos hablado con la doctora Anna Mallafré, ginecóloga de Doctoralia, respecto a la listeriosis.

 

 

Aparte de la carne mechada, ¿en qué otros alimentos o ambientes podríamos encontrar este bacilo?

 

"La principal vía de transmisión de esta bacteria es por el consumo de alimentos contaminados, aunque también se han visto casos de transmisión directa de animales a humanos y entre humanos A diferencia de otras bacterias, la L.monocytogenes puede crecer y multiciplarse en algunos alimentos dentro del frigorífico. Asimismo esta bacteria puede multiplicarse en condiciones ácidas y en ambientes con altas concentraciones de sal".

"Este microorganismo se halla en el suelo, en la vegetación y en animales. En cuanto a los alimentos, puede encontrarse en la leche (cruda) sin pasteurizar o en quesos blandos preparados con leche sin pasteurizar, en productos como salchichas, hotdog, patés, carnes para sándwich y cortes fríos (fiambres), en pescados y mariscos ahumados, en ensaladas preparadas o al consumir frutas y verduras contaminadas a través de la tierra o del estiércol utilizado como fertilizante. También se ha descrito epidemia de listeria tras consumir melones abiertos sin refrigerar y en ocasiones también en germinados, los cuáles necesitan condiciones cálidas y húmedas para brotar y crecer, condiciones también son ideales para que crezcan las bacterias. En los grupos de riesgo, es importante intentar comer comida recién hecha, del mismo día y evitar ingerir los restos de días previos", comenta la experta.

 

 

¿Qué podemos hacer para prevenir?

 

"Para prevenir la listeriosis en primer lugar se deben seguir unas estrictas medidas higiénico-diéteticas. La primera se basa en el hogar, hay que mantener bien limpio el frigorífico, evitar derrames, con la comida bien envuelta con papel film, o en el frigorífico en tuppers y separar bien los alimentos. Limpiar derrames. Se deben usar diferentes cuchillos y tablas para cortar carne, pescado y verduras...

 

La doctora Mallafré nos resume lo más importante a tener en cuenta:

 

  • "Intentar cocinar diariamente y evitar el consumo de restos de comida de un día para otro. Desechar alimentos fuera del frigorífico más de dos horas o incluso después de una hora si la temperatura ambiente supera los 32ºC

  • Almacenar las comidas “listas para comer” a 4° C o menos. Asegurarse de la temperatura real de la nevera con termómetros externos.
  • Usar los alimentos perecederos y “listos para comer” lo antes posible.
  • Asegurarse que la comida esta recién cocinada, sobretodo si comemos fuera de casa.

  • Cocer en forma adecuada los productos derivados de vacunos, aves y peces.

  • Lavar y pelar frutas y lavar verduras antes de consumirlas .

  • No consumir lácteos no pasteurizados.

 

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo