Qué es el glaucoma y cómo tratarlo

Las personas con glaucoma pierden gradualmente la visión con el tiempo, empezando por la visión periférica

El  glaucoma es una enfermedad ocular que daña el nervio óptico, un nervio situado en la parte posterior del ojo que puede provocar una pérdida repentina de visión. Es posible que no notes los síntomas, ya que empiezan lentamente. Un examen ocular completo con dilatación de la pupila es la única forma de determinar si tienes glaucoma.

El glaucoma es la segunda causa mundial de ceguera y una de las enfermedades oculares menos tratadas. Puede tener resultados graves, ya que no hay indicios tempranos, por lo que es difícil de diagnosticar o tratar.

 

Tipos de glaucoma

El glaucoma es una categoría de enfermedades oculares que se distinguen por los rasgos físicos, como el glaucoma de ángulo abierto y el de ángulo cerrado.

También se puede diferenciar en primario y secundario, en función de si  no hay ninguna otra enfermedad preexistente en el ojo del paciente (primario), o si se ha desarrollado un glaucoma en un ojo que ya tiene una enfermedad previa.

El glaucoma de ángulo abierto es el más frecuente, ya que 9 de cada 10 personas con glaucoma lo padecen. Habitualmente no muestra síntomas hasta que se empieza a perder la visión, aunque puede no notarse de inmediato. Está causado por la obstrucción gradual de los tubos de drenaje del ojo, lo que provoca un aumento de la presión ocular. Se denomina de ángulo abierto porque el iris (la parte coloreada del ojo) y la córnea tienen un ángulo amplio y abierto más de lo debido. Tarda mucho en desarrollarse y acaba por convertirse en una enfermedad de por vida.

En cuanto al glaucoma de ángulo cerrado, es menos frecuente, y se produce debido a obstrucciones en los canales de drenaje, que producen un aumento repentino de la presión intraocular. Esto puede hacer que el iris y la córnea tengan un ángulo cerrado o estrecho. A diferencia del ángulo abierto, esta categoría se desarrolla rápidamente. En este caso, el borde exterior del iris impide que el líquido salga por la parte delantera del ojo, de modo que se acumula rápidamente, aumentando la presión ocular. Este tipo de glaucoma puede causar ceguera en tan sólo unos días si no se trata inmediatamente.

Existe otro tipo de glaucoma que es congénito, es decir, se nace con él. Se desarrolla en los bebés cuando los canales de drenaje del ojo no se desarrollan adecuada o completamente durante el periodo perinatal. Se trata de un trastorno poco frecuente que puede transmitirse de generación en generación. En algunos casos, recurriendo a la medicación se soluciona, pero en otras ocasiones se precisa de cirugía. La microcirugía suele solucionar completamente los problemas estructurales más sencillos.

 

Causas del glaucoma

Tu ojo está siempre lleno de humor acuoso. La cantidad de humor acuoso que entra en el ojo debe estar equilibrada con la cantidad que debe drenar. Éste drena hacia fuera a través de una región conocida como ángulo de drenaje, un proceso rutinario en el ojo que ayuda a mantener una presión intraocular (PIO) constante en el ojo. Cuando el ángulo de drenaje no funciona, el líquido tiende a acumularse en el ojo, aumentando la presión, lo que puede dañar el nervio óptico (el que conecta tu ojo con el cerebro para interpretar lo que estás viendo).

Más de un millón de fibras nerviosas microscópicas componen el nervio óptico. Si estas fibras mueren, empezarás a tener puntos ciegos en tu visión, que pueden no notarse hasta que la mayoría de las fibras del nervio óptico hayan desaparecido. Una vez que mueran todas las fibras, te quedarás ciego.

La razón exacta por la que aumenta la presión sigue siendo un misterio para los científicos, aunque hay algunos factores externos que contribuyen a la acumulación del humor acuoso, que podrían ser: el uso de gotas oculares dilatadoras, la toma de medicamentos para otros fines, como los corticoides, cuando se reduce el flujo de sangre a tu nervio óptico en el ojo, comorbilidades como la presión arterial elevada, etc.

Además, como hemos dicho, es una enfermedad genética que se puede trasmitir de generación en generación. Es más, se han descubierto genes relacionados con la presión ocular excesiva y la lesión del nervio óptico en algunas personas.    

 

Síntomas

Los distintos tipos de glaucoma tienen síntomas diferentes, y en función de cómo se manifieste, los médicos podrán diagnosticar y tratar la enfermedad.

En las primeras fases del glaucoma de ángulo abierto, no hay signos ni síntomas de advertencia, sino que las zonas ciegas en la visión periférica (visión lateral) se desarrollan a medida que la enfermedad se va desarrollando. Por ello, las personas que lo padecen no detectan ningún cambio en su visión hasta que la enfermedad ha progresado hasta el punto de ser irreversible. Por esta razón se conoce al glaucoma como el "ladrón silencioso de la vista". Los exámenes oculares regulares pueden ayudar a tu oftalmólogo a detectar esta enfermedad antes de que cause la pérdida de visión.

Cuando el glaucoma es de ángulo cerrado, las personas no suelen presentar síntomas previos, sino que aparecen de repente de forma muy rápida. La visión borrosa, los halos, los pequeños dolores de cabeza y el dolor ocular son algunos de los primeros signos de un “ataque de glaucoma”, como se llama coloquialmente a esta situación. Las personas que experimentan estos síntomas deben acudir a un oftalmólogo lo antes posible.

 

Opciones de tratamiento

Cabe destacar que lo más importante es intentar detectar el glaucoma a tiempo, y para que esto sea posible es conveniente hacerse exámenes oculares completos de vez en cuando, y tener una buena salud ocular.

Cabe destacar que las personas que tienen diabetes e hipertensión arterial corren un mayor riesgo de sufrir este problema, por lo que es más importante en estos casos el hacerse revisiones periódicas.

Si se diagnostica el glaucoma cuando todavía se encuentra en sus fases iniciales, puede tratarse con medicamentos en forma de gotas oculares diarias. Estas gotas ayudan a disminuir la presión ocular, o incluso reduciendo la cantidad de líquido acuoso que produce el ojo. Otras ayudan a que el líquido fluya mejor por el ángulo de drenaje, reduciendo la presión. Algunos de estos medicamentos pueden producir efectos secundarios, como picor o escozor persistente, ojos rojos, etcétera, por lo que es importante que siga las instrucciones de su médico al utilizarlo y, en caso de que aparezcan síntomas de alarma, consulte con él si es normal o si debe cambiar el tratamiento.

En otras ocasiones, se tiene que recurrir a la cirugía con láser para tratar el glaucoma. Existen principalmente dos tipos: la Trabeculoplastia y la Iridotomía.

La trabeculoplastia es una operación puede utilizarse en lugar o además de los fármacos para las personas que tienen glaucoma de ángulo abierto. Esta intervención se utiliza con el fin de mejorar el ángulo de drenaje. Tras esta cirugía, el líquido drena eficazmente y la presión ocular disminuye.

La iridotomía, en cambio, es aquella operación de laser con la que se trata a los pacientes con glaucoma de ángulo cerrado. El oftalmólogo utiliza un láser para hacer un pequeño agujero en el iris que facilita el paso del líquido al ángulo de drenaje.

 

 

Referencias:

Boyd, K., McKinney JK. & Turbert D. (2021, 22 de Septiembre). What Is Glaucoma? Symptoms, Causes, Diagnosis, Treatment. American Academy of Ophthalmology. https://www.aao.org/eye-health/diseases/what-is-glaucoma

Glaucoma Research Foundation (2020, 2 de Junio). Types of Glaucoma. Glaucoma Research Foundation. https://www.glaucoma.org/glaucoma/types-of-glaucoma.php

Holland, K. (2017, 31 de Marzo). Glaucoma. Healthline Media. https://www.healthline.com/health/glaucoma

‌Lee, D. A., & Higginbotham, E. J. (2005, 1 de Abril). Glaucoma and its treatment: A review. American Journal of Health-System Pharmacy, 62(7), 691–699. https://doi.org/10.1093/ajhp/62.7.691

National Eye Institute (2021, 10 de Septiembre). Glaucoma. Nih.gov. https://www.nei.nih.gov/learn-about-eye-health/eye-conditions-and-diseases/glaucoma

National Eye Institute (2021, 10 de Septiembre). Types of Glaucoma. Nih.gov. https://www.nei.nih.gov/learn-about-eye-health/eye-conditions-and-diseases/glaucoma/types-glaucoma

Andrea Sirvent

Andrea Sirvent (GlóbuloAzul)

Graduada en enfermería por la Universidad de Valencia, así como instructora de Soporte Vital Básico y Desfibrilador Externo Automático (DEA), certificado por la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC). Trabajó durante un tiempo para el servicio público de sanidad en Inglaterra (NHS), y como instructora en la Federación de Salvamento y Socorrismo de la Comunidad Valenciana (FSSCV). Actualmente ejerce como enfermera en la unidad de críticos (Unidad de Cuidados Intensivos y Unidad de Reanimación) del hospital Marina Baixa de Villajoyosa, en Alicante, y se encuentra cursando un Experto en Cuidados Críticos Enfermeros.

Continúa leyendo