¿Puede mi mascota transmitir el coronavirus?

Los animales a los que cuidamos son una parte más de la familia que merece protección. Ahora bien, ¿qué riesgo real existe de que un animal infectado por coronavirus pueda contagiar a un humano?

mascotas
iStock

Desde que se inició la crisis del coronavirus, algunos casos aislados documentados en animales abrieron la sospecha (y el miedo) de que los animales también pudieran ser una fuente de contagio del SARS-CoV-2. Varios estudios, como este, en fase de prepublicación, sugieren cautela debido a la fuente de contagio que los animales pueden suponer. Varios casos de coronavirus SARS-Cov-2 positivo en animales –dos gatos domésticos infectados en Hong Kong; y los tigres que dieron positivo en un zoológico de la ciudad de Nueva York (todos sin síntomas graves)– han provocado cierta histeria y, por desgracia, han derivado en el abandono de miles de animales domésticos. Pero conviene recordar que los animales a los que cuidamos son una parte más de la familia que merece protección. 

Ahora bien, ¿qué riesgo real existe de que un animal infectado por coronavirus pueda contagiar a un humano? El pasado 1 de junio se detenía en esta cuestión un completo reportaje elaborado por la revista Nature

Se sabe que aproximadamente una docena de animales son susceptibles a este coronavirus. Varias especies, incluyendo perros y gatos, leones y tigres en cautiverio y visones de granja contrajeron el virus de las personas. “Eso probablemente significa que los cánidos, felinos y mustélidos (visones, comadrejas, tejones, martas y glotones) también podrían ser susceptibles, pero hasta ahora, nadie lo ha verificado”, en palabras de Jürgen Richt, virólogo veterinario de la Universidad Estatal de Kansas, para Nature

Por tanto, las personas pueden transmitir el coronavirus a los animales, pero, ¿y a la inversa? 

Hasta ahora, solo se han documentado dos casos de animales que hayan sido capaces de transmitir el virus SARS-CoV-2 a las personas: se trata de dos ejemplares de visón, un mamífero de pequeño tamaño. En cuanto a animales domésticos, se ha hallado evidencia de que la transmisión de gato a gato es posible, solo en modelos experimentales; pero no así la transmisión de perro a perro, como demostró un estudio publicado en la revista Science a finales de mayo. 

Además, la comunidad científica está de acuerdo en que la posibilidad de contraer la enfermedad de un animal infectado es insignificante en comparación con el riesgo de contraerla de una persona enferma. Si bien el riesgo no es cero, los investigadores están pidiendo una amplia muestra de mascotas, ganado y vida silvestre para mejorar la comprensión del riesgo. 

Según declaraciones para la agencia de información Science Media Centre de la doctora Natalie Finch, especialista en veterinaria y medicina interna de pequeños animales de la Universidad de Bristol: “No hay informes de gatos o perros que transmitan virus a personas, incluso en individuos inmunocomprometidos. Sin embargo, hasta que haya más evidencia disponible, el nivel de riesgo es medio”. 

En opinión de James Wood, jefe del departamento de medicina veterinaria e investigador en dinámica de infecciones y control de enfermedades de la Universidad de Cambridge: “En comparación con los millones de personas que han tenido COVID-19, el número de mascotas que se encuentran enfermas o infectadas sigue siendo pequeño. Nuestros perros y gatos pueden adquirir el coronavirus de sus dueños, pero solo lo hacen en muy raras ocasiones”. 

Además, añade: “Hay más formas en que un perro o un gato que ha estado en contacto prolongado con un paciente de COVID-19 entre en contacto con el virus, como por ejemplo, puede transportarlo en su pelaje; pero en mi opinión, este escenario es muy poco probable, especialmente para los perros, que tienden a estar menos libres que los gatos”. 

¿Debo tomar medidas de prevención con mi mascota? 

Por ahora, no hay suficientes datos para saber exactamente a qué especies puede afectar este coronavirus, y si estas especies, a su vez, pueden propagarlo a los humanos. Por ahora, los científicos aconsejan cautela, pero con sentido común: no hay ninguna razón para abandonar a los animales, ni culpabilizarles por la situación.  

Dado que los datos sobre el riesgo de transmisión animal-humano todavía son inciertos; y teniendo en cuenta que, aunque fuera posible, el riesgo de transmisión es muy bajo, mucho menor que de humano a humano, los expertos recomiendan continuar la relación con nuestros animales de compañía con naturalidad. Según la citada doctora Natalie Finch: “Dada la falta de evidencia para la transmisión de mascotas a humanos, no se recomienda suspender el contacto normal, como los abrazos”. 

No obstante, no está demás señalar algunas pautas a seguir con todos los animales en cualquier circunstancia: “La más importante es lavarse las manos después del contacto con mascotas o manipular sus heces u orina, y evitar que las mascotas nos laman la cara, especialmente entre personas vulnerables al virus”, aconseja la doctora Finch. 

Por su parte, el profesor James Wood añade: “No hay razón para que las personas vulnerables dejen de abrazar a su perro o gato. Todos nosotros debemos mantener buenos estándares de higiene con nuestras mascotas y lavarse las manos con frecuencia para evitar el mínimo riesgo de contaminación”. 

Laura Marcos

Laura Marcos

Nunca me ha gustado eso de 'o de ciencias, o de letras'. ¿Por qué elegir? Puedes escribirme a lmarcos@zinetmedia.es

Continúa leyendo