Practicar mindfulness reduce la ansiedad

La técnica de meditación conocida como mindfulness reduce los niveles de estrés en la gente afectada por el trastorno de ansiedad, según un estudio.

Practicar mindfulness reduce la ansiedad

La técnica conocida como mindfulness, basada en la concentración de la atención y la conciencia plena de la meditación budista, es un tratamiento cada vez más extendido en Occidente para tratar la ansiedad de la vida diaria, pero aún no se había testado su eficacia de una forma rigurosa y convincente. Ahora, un estudio clínico del Centro Médico de la Universidad de Georgetown patrocinado por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos ha encontrado pruebas fisiológicas de que efectivamente esta práctica ayuda a combatir la ansiedad.


Los investigadores, liderados por Elizabeth A. Hoge, profesora del Departamento de Psiquiatría del Centro Médico de la Universidad de Georgetown, comprobaron que la reacción inflamatoria y la liberación de hormonas asociadas al estrés ante una situación estresante se reducía de forma notable en pacientes afectados por trastornos de ansiedad después de un curso de meditación mindfulness. En cambio, los pacientes con ansiedad que no recibieron el curso empeoraron.


El estudio, publicado en la revista Psychiatry Research, se hizo con 89 afectados del trastorno de ansiedad generalizada, que lleva a los pacientes a sufrir un estado crónico de preocupación excesiva y que solo en Estados Unidos se estima que afecta a siete millones de personas. Los pacientes fueron divididos en dos grupos al azar. Los integrados en el primero recibieron un curso de ocho semanas de meditación mindfulness enfocado a reducir el estrés, mientras que los del otro grupo asistieron a un curso, también de ocho semanas, de tratamiento del estrés basado en una alimentación sana, buenos hábitos de sueño y otros ejercicios.

También te puede interesar:

En EE. UU. ya se habían hecho otros estudios previos sobre técnicas de meditación, dice Hoge, pero su validez es dudosa porque los participantes eran conscientes del tipo de experimento al que estaban siendo sometidos y por tanto podían estar sujetos a una especie de efecto placebo. Sin embargo, los participantes en esta investigación fueron sometidos al tratamiento sin saber cuál era el que interesaba a los investigadores.


En este caso, los participantes fueron sometidos al llamado Trier Social Stress Test, una técnica estándar para inducir una respuesta de estrés que consiste en obligarles a pronunciar un pequeño discurso ante una audiencia y a realizar otras acciones que provocan ansiedad. Luego les midieron los niveles de la hormona ACTH y diversas proteínas asociadas a respuestas inflamatorias. Pues bien, los incluidos en el grupo de control apenas redujeron sus niveles de ansiedad, mientras que los que habían recibido el curso de mindfulness mejoraron notablemente y sus marcadores de ansiedad mostraron una notable caída.

 

CONTINÚA LEYENDO