Por qué una dieta alta en proteínas puede acortar tu vida

Malas noticias para los amantes de la paleodieta, dieta Atkins, cetogénica...

Un equipo de investigadores del Instituto de Investigación Médica y de Salud del Sur de Australia (SAHMRI) cree haber encontrado la clave de por qué las dietas ricas en proteínas no son saludables y pueden acortarnos la vida.

El estudio utilizó gusanos y moscas de la fruta para investigar de qué manera la dieta influía en la velocidad de la síntesis de proteínas. Los resultados mostraron claramente que acelerar la síntesis de proteínas producía más errores y esto se relaciona con una vida más corta.

 

Los hallazgos de los científicos también respaldan los estudios que sugieren que los carbohidratos no son necesariamente -y como suele creerse- enemigos de la dieta.

Según el líder del trabajo, Christopher Proud, su equipo identificó de forma clara cómo el suministro de nutrientes afecta a la longevidad. "La ciencia sabe desde hace tiempo que comer demasiado, en particular proteínas, reduce la vida útil, y ahora sabemos por qué", dijo.

 

"Nuestro equipo demostró que los niveles elevados de nutrientes aceleran la síntesis de proteínas dentro de las células. Cuanto más rápido se produce este proceso, más errores se cometen. Es similar a las actividades diarias como conducir: cuanto más rápido vamos, más probabilidades tendremos de cometer un error. La acumulación resultante de proteínas defectuosas dentro de las células compromete la salud y acorta la vida útil", comenta Proud en la revista Current Biology que recoge el estudio.

 

También para la salud del cerebro



La investigación también refuerza los vínculos establecidos entre una dieta baja en proteínas y alta en carbohidratos y vidas más largas y sanas, especialmente cuando se trata de la salud cerebral.

"Los carbohidratos tienen mucha mala prensa, especialmente en relación con la dieta, pero la clave es el equilibrio y saber la diferencia entre los carbohidratos buenos y los carbohidratos 'malos'", aclara Proud.

 

Y es que comer carbohidratos ricos en fibra como los que podemos encontrar en frutas, verduras y cereales y semillas no procesadas conducirá a unos beneficios mucho más saludables. Podríamos decir que es similar a la dieta mediterránea tradicional que ya ha sido asociada anteriormente con la longevidad.

El experimento fue realizado con moscas de la fruta y gusanos pero "dado que este enlace también opera en humanos, nuestros hallazgos muestran cómo un menor consumo de proteínas podría promover la longevidad en las personas", continúa el experto.

 

Está claro que las dietas bajas en proteínas y altas en carbohidratos han sido demonizadas injustamente. Si bien es posible que no ayuden con el conteo de calorías, estas dietas se asocian con una vida más larga y una mejor salud del cerebro, siempre que las fuentes principales de los carbohidratos sean alimentos integrales como frutas, verduras y granos no procesados.

Los investigadores necesitarán ensayos a largo plazo en seres humanos antes de que cualquiera de estos resultados pueda grabarse a fuego. Sea como fuere, es probable que el vínculo entre el consumo elevado de proteínas y el aumento de las tasas de error de síntesis se traduzca en los seres humanos igualmente porque estos procesos celulares son similares en todo el reino animal.

 

Referencia: Jianling Xie et al. Regulation of the Elongation Phase of Protein Synthesis Enhances Translation Accuracy and Modulates Lifespan, Current Biology (2019). DOI: 10.1016/j.cub.2019.01.029

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo