¿Por qué salen los orzuelos?

Un orzuelo es una infección bacteriana similar a un granito que provoca dolor en el borde del parpado

 

Seguramente en alguna ocasión has sufrido o has conocido a alguien que padeciese esta molesta infección ocular.

Esta tumefacción dolorosa y enrojecida suele situarse en el borde palpebral y en ocasiones puede contener pus. No hay una incidencia exacta de esta patología ya que puede afectar a todas las edades, aunque si aumenta su incidencia en adultos de entre 30 y 50 años.

Orzuelo en la parte superior del párpado
Orzuelo en la parte superior del párpado. Fuente: Istock

¿Qué son los párpados y cuál es su función?

Los párpados son velos musculomembranosos con capacidad de movilidad y que recubren el glóbulo ocular por la parte de delante. Su función principal es la de proteger al ojo de las radiaciones de luz nociva y posibles agentes infecciosos o cuerpos extraños.

¿Por qué aparecen?

Más allá de justificaciones populares que relacionan su aparición con un “mal de ojo” o con “malas miradas por parte de una mujer embarazada”, la verdad que este tipo de infección de las glándulas sudoríparas o sebáceas que tenemos a lo largo del párpado, son las responsables, y normalmente están relacionadas con la presencia de “staphylococus”, aunque también pueden ser simplemente un proceso inflamatorio.  

Estados de inmunosupresión, piel con exceso de grasa, acné o enfermedades como la diabetes pueden ser también desencadenantes de este tipo de patologías.

Podemos clasificar a los orzuelos en externos o internos, dependiendo de si el punto de drenado está hacia fuera del párpado o por el contrario es profundo y se sitúa en su interior, este último suele ser más doloroso para aquel que lo padece.

En ocasiones el orzuelo se puede llegar a confundir con otra patología ocular como es el “chalazión” ya que ambas comparten cierta sintomatología, aunque esta última no suele ser dolorosa y está causada por una obstrucción de las glándulas sebáceas.

¿Qué sintomatología suele ir asociada a los orzuelos?

Hay que recordar que esta patología no suele representar gravedad, aunque los síntomas pueden ser bastante incomodos y pueden perdurar durante algunos días.

Los más frecuentes suelen ser: lagrimeo, secreciones amarillentas, dolor en la zona de la tumefacción, cefalea, sensación de cuerpo extraño en el ojo, visión borrosa e incluso cierta sensibilidad a la luz.

Orzuelo en la parte inferior
Los orzuelos pueden aparecer en la parte inferior. Fuente: Istock

¿Puedo prevenir su aparición de algún modo?

Aunque en ocasiones no podemos prevenir su aparición, podemos seguir algunas recomendaciones que nos ayudarán a evitar que esta molesta infección nos acompañe durante algunos días.

Debemos extremar la higiene de los párpados, sobre todo en aquellas personas que tengan tendencia a la piel grasa o acné, basta con hacer una buena higiene facial antes de irnos a la cama para reducir el riesgo. Igualmente, no está recomendado el frotarse los ojos, ya que nuestras manos son un vehículo importante de microorganismos que podrían hacer que nuestra mirada se viese afectada por alguna infección.

Recuerda que es importante el mantener un buen estado nutricional, evitando déficit de vitaminas.

Debemos tener mucho cuidado con el uso de maquillaje, sobre todo con aquellos productos que estén en contacto con nuestros párpados, perfiladores y sombras de ojos no son siempre unos buenos aliados.

Cuidado con el compartir objetos como gafas, toallas… ya que estos objetos inanimados también pueden ser los responsables de esta infección. Si utilizas lentes de contacto es fundamental que las cambies cuando está indicado y que siempre las manipules con las manos limpias.

Ya tengo un orzuelo y ahora… ¿puedo hacer algo para tratarlo?

Uno de los errores más comunes es el querer drenarlo de forma rápida apretando sobre él, esto no está recomendado ya que podría extenderse la infección o incluso provocar otras complicaciones oculares.

El drenado en ocasiones es espontáneo, simplemente el mantener la zona limpia favorecerá que este problema se resuelva en poco tiempo, para ello podemos utilizar jabón neutro o toallitas de higiene palpebral.

Si el drenado no se diese por sí solo, podemos tratarlo de forma local aplicando calor durante 5-10 minutos unas 3 o 4 veces al día, y para ello podemos utilizar gasas o compresas estériles.

En caso de no resolverse, o si el orzuelo fuese interno es recomendable que acudamos a nuestro profesional de salud, médico de familia u oftalmólogo que probablemente nos receten algún fármaco antibiótico tópico como la eritromicina. En este caso el tratamiento suele extenderse durante una semana y habría que valorar que no surgiese ninguna otra complicación durante el proceso.

En caso de que tengas esta incomoda inflamación ocular y mientras no se resuelve por completo, recuerda que el mejor aliado pueden ser tus gafas de sol, que incluso en días nublados son el complemento perfecto para disimular “ese mal de ojo”.

Bibliografía

Rodríguez Santana, A. 2019. Patología inflamatoria localizada del párpado: orzuelo y chalación.

Sanz, J. L. A., & de la Hoz García, F. 2002. Enfermedades de los párpados. FMC: Formación Médica Continuada en Atención Primaria, 9(1), 4-10.

 

Pedro Soriano

Pedro Soriano (Enfermero en Red)

Enfermero. Máster en Ciencias de la Salud y doctorando. Profesor de Comunicación y Relación de ayuda en el departamento de Enfermería de la Universidad Europea de Madrid. Experto en comunicación del paciente digital participando en proyectos educativos, vinculados a las asociaciones de pacientes y al empoderamiento de los pacientes y enfermeras en competencias digitales. Fundador del movimiento #FFPaciente con el objetivo de dar visibilidad a los testimonios de pacientes a través de las redes sociales.

Continúa leyendo