¿Por qué nos molestan las lentillas?

Las condiciones ambientales y el tipo de lentillas son dos factores que explican en parte las molestias que sufren muchas de las personas que las llevan.

Así, el aire acondicionado o la calefacción en edificios y automóviles, factores que suelen reducir la humedad del entorno y, a la vez, producen flujos de aire, acaban afectando a la integridad de la superficie del ojo. En un ensayo publicado en la revista Ophthalmic and Physiological Optics, estos científicos explican cómo responde esta en un espacio interior normal, como una oficina, y una cabina de avión, donde las citadas condiciones son extremas, con baja humedad relativa, baja presión atmosférica y un flujo de aire continuo.

Para determinarlo, analizaron las reacciones de 54 voluntarios –la mitad de ellos decía sufrir molestias con sus lentillas– en una instalación que simulaba esos ambientes. En las pruebas, todos ellos emplearon dos tipos de lentes, de hidrogel y de hidrogel de silicona. Los investigadores comprobaron que las condiciones ambientales más adversas tenían un mayor impacto en la integridad de la superficie ocular y que el tipo de lente también era un factor a tener en cuenta. Pese a ello, no encontraron diferencias significativas entre los dos grupos de usuarios.

Según ha explicado al Servicio de Información y Noticias Científicas María Jesús González-García, una de la investigadoras que ha participado en esta iniciativa, “es una ausencia de relación entre síntomas y signos clínicos, algo que se repite una y otra vez en la literatura científica”. Para esta experta, “la causa de la incomodidad durante el uso de lentes de contacto sigue siendo desconocida, por lo que todavía queda mucho por descubrir para tratar de comprender mejor esta condición”.

Imagen: CDC / Amanda Mills

Etiquetas: noticias de cienciaojos

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS