¿Por qué no ir al ginecólogo puede matarte?

Una de las razones más importantes para someterse a revisiones periódicas con el ginecólogo es la elevada mortalidad del cáncer de cuello uterino.

Desde bastante jóvenes (alrededor de los dieciséis años o después de la primera relación sexual) hasta la vejez, un examen ginecológico debe convertirse en una parte habitual de la vida de toda mujer. Con la ayuda de procedimientos de diagnóstico, el ginecólogo determina la salud del aparato genital femenino. Se ocupa de su salud reproductiva, desde la primera menstruación, pasando por el embarazo, hasta la menopausia y más adelante.

Si una mujer está planeando un embarazo, tiene cambios hormonales, nota sangrados o secreciones irregulares, es necesario ponerse en contacto con un médico a tiempo. Los profesionales de la salud le darán los consejos adecuados y le harán las pruebas necesarias.

La exploración ginecológica no es dolorosa, pero se aconseja relajarse al máximo (lo que se pueda en la incómoda situación). Las mujeres deben estar tranquilas para que el examen se realice de forma más rápida y, al menos, no tan desagradable.

La elevada mortalidad del cáncer de cuello uterino.

Una de las razones de la elevada mortalidad de esta enfermedad es el hecho de que en la primera fase, esta enfermedad carece en su mayoría de síntomas, o son inespecíficos. Así que casi 2/3 de las mujeres acuden al ginecólogo por primera vez cuando la enfermedad ya se ha instalado. Entonces el tratamiento propiamente dicho se vuelve difícil e incierto. Además de la cirugía, se requiere el uso de una radioterapia agresiva, que conlleva una prolongación significativa del tratamiento y diversas complicaciones. Todo ello aumenta considerablemente los costes y reduce las posibilidades de curación.

¿Por qué no ir al ginecólogo puede matarte? (Por Freepik; freepik.com)
¿Por qué no ir al ginecólogo puede matarte? (Por Freepik; freepik.com)

¿Qué es el cáncer de cuello de útero? Y… ¿puede prevenirse?

El cáncer de cuello uterino es un tumor maligno, situado en la parte inferior del útero, frente a la vagina. Se produce cuando algunas células del cuello uterino cambian y empiezan a multiplicarse sin control.

Los síntomas que no deben ignorarse, y que retrasan el examen por parte de un médico, son cualquier sangrado extraordinario (entre ciclos, después de las relaciones sexuales, después de la menopausia), hinchazón de las piernas y dolor en la parte baja de la espalda, aumento de la secreción que dura mucho tiempo, daños en la mucosa cervical.

Cualquiera de estos síntomas es una señal potencial de que puede que algo no vaya bien. Sin embargo, es importante no entrar en pánico, principalmente porque no todos los cambios son cáncer, pero debemos comprobar de qué se trata.

¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de cuello de útero?

El principal factor de riesgo es la infección a largo plazo por determinados tipos de virus del papiloma humano (VPH).

Hay más de 100 tipos de VPH, de los cuales unos 40 causan infecciones de la mucosa genital en ambos sexos. Algunos de ellos provocan cambios en las células superficiales del cuello uterino, a partir de los cuales puede desarrollarse un cáncer de cuello uterino con el tiempo.

En el 99,7% de los casos de cáncer de cuello uterino hay una infección por VPH. Hasta en el 70% de los casos, la causa es uno de los tipos de VPH de alto riesgo (16 y 18), ¡que han demostrado ser oncogénicos!

Dado que el principal factor de riesgo del cáncer de cuello uterino es la infección a largo plazo por determinados tipos de virus del papiloma humano (VPH), se considera que la medida más eficaz de prevención primaria contra esta enfermedad es la inmunización oportuna contra el virus del papiloma humano.

Sin embargo, es muy importante señalar que la inmunización, por muy segura y eficaz que sea como medida preventiva, no excluye la necesidad de realizar exámenes preventivos periódicos. Esto es porque, aunque la vacuna cubra los serotipos más oncogénicos, no los cubre todos. Y hay diferencias entre distintas vacunas, y en distintas comunidades autónomas. En resumen, confiere protección y es importante, pero no de manera absoluta.

La infección por el VPH es un factor de riesgo necesario pero no suficiente para el cáncer de cuello de útero. Aun así hay otros factores importantes que aumentan el riesgo. Las relaciones sexuales tempranas (antes de los dieciséis años), el uso prolongado de píldoras anticonceptivas y las parejas sexuales múltiples aumentan el riesgo de enfermedad. Las mujeres fumadoras y las obesas son también el grupo objetivo. El riesgo aumenta si se produce una inflamación frecuente del útero. Un sistema inmunitario debilitado (terapia inmunosupresora o VIH) y, por supuesto, las revisiones irregulares aumentan la probabilidad de formación de células anormales.

¿En qué consiste la detección precoz del cáncer de cuello de útero?

Los cambios en el cuello uterino causados por una infección vírica (al fin y al cabo, el virus del papiloma es un virus) de larga duración tardan varios años en convertirse en cáncer. Las revisiones periódicas tienen como objetivo detectar los cambios en el cuello uterino de forma precoz, antes de que se produzca el cáncer, cuando se pueden eliminar fácilmente. Para ello, muchos países han puesto en marcha un programa organizado de exámenes para la detección precoz del cáncer de cuello uterino, que debería ser gratuito para todas las mujeres adultas.

El examen para la detección precoz del cáncer de cuello uterino se realiza con una simple prueba de Papanicolaou.

¿Cómo se realiza la prueba de Papanicolaou?

Durante un examen ginecológico breve e indoloro, se toma una muestra de la superficie del cuello uterino. Se analiza en un laboratorio bajo el microscopio, en busca de células alteradas. Durante la menstruación, el examen no se realiza. No debes tener relaciones sexuales dos días antes, y no debes utilizar ninguna pastilla vaginal. La citología se realiza primero durante dos años seguidos, y luego, si los dos resultados anteriores fueron regulares, cada tres años.

¿Qué ocurre cuando llega el resultado?

Normalmente, recoges el resultado de la prueba en tu centro de salud. Existen servicios donde te llaman para informarte del resultado. La mayoría de las mujeres que acuden a las revisiones periódicas tienen una prueba de Papanicolaou normal. En ese caso, el riesgo de contraer cáncer de cuello uterino es muy bajo.

Algunas mujeres tienen un resultado anormal en la prueba de Papanicolaou. Eso no significa que tengan cáncer, sino que se han encontrado células alteradas en su frotis, por lo que es necesario realizar exámenes adicionales según las indicaciones del ginecólogo. Si esos exámenes revelan algunas alteraciones, hay que extirparlas. De lo contrario, pueden convertirse en cáncer.

Suele ser suficiente un tratamiento sencillo realizado en una clínica ambulatoria. Estos tratamientos rara vez afectan a la vida sexual de la mujer o a su capacidad de tener hijos.

¿Cómo reducir el riesgo de cáncer de cuello de útero?

Sin duda, esto es algo que puedes lograr. Una de las formas es acudir a los exámenes preventivos y a las revisiones periódicas. También puedes presentarte a las revisiones organizadas para detectar el cáncer de cuello de útero. Infórmate sobre los síntomas iniciales de esta enfermedad y acude al médico si notas alguno de ellos. Puedes pensar en la vacunación contra el VPH si perteneces al grupo objetivo para recibir la vacuna.

El objetivo de los exámenes preventivos regulares es detectar los cambios iniciales en el cuello uterino antes de que se desarrolle la enfermedad maligna. Cuanto antes se detecten los cambios, más fácil y exitoso será el tratamiento. Cuando el cáncer ya se ha desarrollado, el tratamiento es más difícil. Por tanto, su éxito está menos garantizado.

¡Recuerda que en las fases iniciales de la enfermedad no suele haber síntomas!

Referencias:

American Cancer Society Guidelines for the Early Detection of Cancer (2022, 14 de Marzo). Cancer.org. https://www.cancer.org/healthy/find-cancer-early/american-cancer-society-guidelines-for-the-early-detection-of-cancer.html

Centers for Disease Control and Prevention (CDC) (2012). Human papillomavirus-associated cancers - United States, 2004-2008. MMWR. Morbidity and mortality weekly report, 61, 258–261. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/22513527/

Cervical cancer: Risks and causes (2020, 26 de Mayo). Cancer Research UK. https://www.cancerresearchuk.org/about-cancer/cervical-cancer/risks-causes

Drolet, M., et al. (2015, 3 de Marzo). Population-level impact and herd effects following human papillomavirus vaccination programmes: a systematic review and meta-analysis. The Lancet. Infectious disease, 15(5), 565–80. https://doi.org/10.1016/S1473-3099(14)71073-4

Felman, A. (2019, 25 de Junio). What is cervical cancer screening? Medical News Today. https://www.medicalnewstoday.com/articles/254577

Freepik(s.f.). Still life fertility concept top view Free Photo [Imagen]. Freepik. https://www.freepik.com/freepik

Richards, L. (2022, 24 de Febrero). 5 ways to prevent cervical cancer. Medical News Today. https://www.medicalnewstoday.com/articles/cervical-cancer-prevention

Smith, L. (2021, 29 de Septiembre). Everything you need to know about the Pap smear. Medical News Today. https://www.medicalnewstoday.com/articles/everything-you-need-to-know-about-the-pap-smear

Amyad Raduan

Amyad Raduan (GlóbuloAzul)

Licenciado en Medicina por la Universidad Miguel Hernández de Elche, con Máster propio en Integración y Resolución de Problemas Clínicos en Medicina por la Universidad Alcalá de Henares, Máster en Medicina Clínica por la Universidad Camilo José Cela y actualmente realizando un Máster Oficial en Investigación Clínica por la Universidad Miguel Hernández de Elche. También es Diplomado en Transporte Sanitario Medicalizado. En la actualidad, ejerce como Médico Residente en la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria, en el Hospital Vega Baja de Orihuela (Alicante). Asímismo, es dueño y fundador de la empresa de divulgación científica especializada en medios audiovisuales, GLÓBULO SALUD SL, a través de la cual coordina a un equipo de médicos, ilustradores y animadores. (Canal de YouTube)

Continúa leyendo