Plasma sanguíneo: funciones y composición

Seguramente hayas oído hablar del plasma sanguíneo con anterioridad. Son muchas las veces que tenemos la ocasión de estudiar sobre la sangre y sus componentes. Profundiza más en esos conocimientos con este artículo: su composición, sus funciones y dónde se forma.

Plasma sanguíneo
Freepik

El plasma es la porción líquida de la sangre en la que se encuentran dispersas las células como pueden ser los glóbulos rojos, los glóbulos blancos, las plaquetas y las células llamadas natural killers o células NK. Se trata de un líquido amarillento, translúcido y más denso que el agua.

Se puede considerar al plasma sanguíneo como un fluido coloidal en el que, en el caso de los humanos, el agua supone un 91 % de la masa, un 7 % o un 8 % de los componentes del plasma son proteínas, y el resto lo constituye la suma de nutrientes, oligoelementos, metabolitos varios, hormonas y electrolitos.

Funciones del plasma sanguíneo

  • Función reológica. La principal función del plasma sanguíneo es la de dar soporte físico para transportar en su seno los componentes celulares de la sangre y los acelulares, de manera que lleguen hasta la última célula del cuerpo humano, se realice el intercambio de gases y nutrientes y se retornen los productos de deshecho a los órganos encargados de su gestión.
  • Función inmunológica. El plasma es determinante también para el funcionamiento del sistema inmunitario, pues en su seno se encuentran, además de los diferentes tipos de leucocitos, otros componentes imprescindibles para el organismo como son las inmunoglobulinas, algunas de las cuales son anticuerpos y otras intervienen en funciones inflamatorias de defensa frente a agresiones externas.
  • Amortiguación del pH sanguíneo. En el plasma van disueltos los sistemas tampón o buffer responsables de que la sangre mantenga un pH estable, apenas inalterable. De no ser así, variaciones de un par de décimas en el pH sanguíneo producirían la muerte del individuo porque serían suficientes para que se desactivaran diversas enzimas, con lo que dejarían de hacer su función de acuerdo al modelo llave-cerradura.
  • Función oncótica. Para mantener el volumen o volemia del torrente sanguíneo.

 

El plasma es determinante también para el funcionamiento del sistema inmunitario.

¿Dónde se forma el plasma sanguíneo?

Los componentes del plasma sanguíneo que no son agua se producen en diferentes órganos:

  • En el hígado se sintetizan todas las proteínas plasmáticas excepto las inmunoglobulinas, de cuya producción se encargan las llamadas células plasmáticas o plasmocitos.
  • Los plasmocitos se encuentran principalmente en la médula ósea, los ganglios linfáticos y el bazo. La misma sangre, plasma incluido, lleva los linfocitos al timo para que allí sean madurados y diferenciados.
  • Las diferentes glándulas endocrinas producen las hormonas que se vierten en el plasma para ser transportadas y que ejerzan sus funciones allí donde corresponda.
  • Los  riñones se ocupan del filtrado de algunas de las sustancias de desecho que lleva el plasma pero también de que los niveles de sodio y de potasio del plasma y, por tanto, de la sangre, sean adecuados para que no se produzca extravasación positiva o negativa en exceso.
  • Los nutrientes como la glucosa o los aminoácidos se absorben en los intestinos

Todos los organismos con sangre tienen plasma, aunque sus características varían. El plasma es el soporte reológico para transportar células como los eritrocitos o las plaquetas, nutrientes, hormonas y elementos del sistema inmunológico.

Como hemos visto, el plasma sanguíneo en humanos se compone mayoritariamente de agua y se puede separar del componente celular de la sangre mediante centrifugación. El plasma sanguíneo supone el 55% del volumen total de la sangre, por lo que realiza también una función de control volémico para que no se altere el funcionamiento del organismo.

Continúa leyendo