Pensar en negativo podría aumentar el riesgo de alzhéimer

Un estudio relaciona los pensamientos negativos repetitivos con el deterioro cognitivo y la acumulación en el cerebro de proteínas asociadas al alzhéimer.

Hombre pensando
iStock

Un nuevo estudio dirigido por la University College de Londres ha descubierto que el “pensamiento negativo repetitivo” (RNT) está relacionado con el declive cognitivo, así como con el depósito en el cerebro de tau y amiloide, proteínas dañinas asociadas al alzhéimer.

La investigación, que ha contado con el apoyo de la Alzheimer’s Association, el equipo de investigación de la University College de Londres, el Institut national de la santé et de la recherche médicale (Inserm) y la Universidad McGill, ha sido realizada contando con más de 300 personas mayores de 55 años.

Durante dos años, los participantes respondieron a preguntas sobre cómo suelen pensar acerca de experiencias negativas, centrándose en patrones RNT como rumiar el pasado y preocuparse por el futuro. También completaron pruebas sobre síntomas de depresión y ansiedad.

Se evaluó la función cognitiva, midiendo la memoria, la atención, la cognición espacial y el lenguaje. 113 participantes también se sometieron a escáneres cerebrales PET, para medir los depósitos de tau y amiloide, dos proteínas que causan el tipo más común de demencia, el alzhéimer, cuando se acumulan en el cerebro.

Los investigadores descubrieron que las personas que mostraban patrones de RNT más altos, es decir, tenían pensamientos negativos continuamente, experimentaban más declive cognitivo durante un período de cuatro años, declive en la memoria (uno de los primeros signos de alzhéimer), y eran más propensos a presentar depósitos de amiloide y tau en el cerebro.

La depresión y la ansiedad se asociaron con el posterior declive cognitivo, pero no con los depósitos de amiloide o tau, lo que sugiere que el RNT podría ser la principal razón por la que la depresión y la ansiedad aumentan el riesgo de padecer alzhéimer.

Además, los investigadores apuntan a que estos pensamientos negativos que se repiten todo el tiempo también podrían aumentar el riesgo de alzhéimer porque actúan sobre los indicadores de estrés fisiológico, como puede ser la hipertensión arterial. Otros estudios han descubierto que el estrés fisiológico puede contribuir a que se deposite amiloide y tau en el cerebro.

Por todo esto, los investigadores ven positivas las prácticas de entrenamiento mental como la meditación, para ayudar a crear esquemas mentales que se asocien a lo positivo, regular los pensamientos negativos y ver si así se puede reducir el riesgo de sufrir demencia.

"Cuidar la salud mental es importante, y debería ser una prioridad de salud pública, ya que no sólo es importante para la salud y el bienestar de las personas a corto plazo, sino que también podría afectar a su eventual riesgo de demencia", dijo el Dr. Gael Chételat, coautor del estudio.

Fiona Carragher, directora de investigación de la Alzheimer’s Association, ve muy interesantes los descubrimientos del estudio pero considera que es necesario investigar más acerca de la conexión entre pensamientos negativos repetitivos, declive cognitivo y acumulación de tau y amiloide en el cerebro. “La mayoría de las personas del estudio ya fueron identificadas como de mayor riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer, por lo que necesitaríamos ver si estos resultados tienen eco en la población general y si el pensamiento negativo repetido aumenta el riesgo de la propia enfermedad de Alzheimer”, apuntó Carragher.

"Durante estos tiempos de inestabilidad, estamos escuchando a diario a personas de nuestra línea de conexión para la demencia de la Alzheimer’s Association que se sienten asustadas, confundidas o luchando con su salud mental. Así que es importante señalar que esto no significa que un período corto de pensamiento negativo cause la enfermedad de Alzheimer. La salud mental podría ser un engranaje vital en la prevención y el tratamiento de la demencia; más investigaciones nos dirán hasta qué punto", dijo Carragher.

 

 

Referencia: Repetitive negative thinking is associated with amyloid, tau, and cognitive decline. Natalie L. Marchant, Lise R. Lovland, Rebecca Jones, Alexa Pichet Binette, Julie Gonneaud, Eider M. Arenaza‐Urquijo, Gael Chételat, Sylvia Villeneuve for the PREVENT‐AD Research Group. First published: 07 June 2020. https://doi.org/10.1002/alz.12116

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Por eso, escribir sobre salud no me parece mal plan. También me interesa la nutrición. Disfruto viendo vídeos de YouTube con guiris preparando comida saludable y me encantan los animales.

Continúa leyendo