Objetivo: mantener a raya la EPOC

Es crucial que los afectados por esta enfermedad, considerados de alto riesgo frente a la COVID-19, cumplan escrupulosamente la medicación pautada durante la fase de desconfinamiento.

radiografía de pulmones
istockphoto

Una vez iniciada la desescalada tras el confinamiento iniciado el 13 de marzo, llega realmente lo difícil para los expertos y los ciudadanos. Evitar nuevos contagios de SARS-CoV-2 es la prioridad, y más si cabe, en los denominados pacientes de riesgo. Es cierto que estos no tienen más probabilidades de contraer la infección, pero de hacerlo, sus consecuencias pueden ser mucho peores. Entre estas personas se encuentran los afectados por EPOC, una enfermedad que causa 29 000 muertes al año en España.

Además de adoptar medidas de distanciamiento y de higiene extremas, otro de los aspectos a tener en cuenta es el control de los pacientes, es decir, que estos mantengan a raya los síntomas derivados de su afección. Sin embargo, la mitad de los enfermos de EPOC no cumplen con el tratamiento que el médico les ha prescrito. Así lo asegura Pilar de Lucas, vocal del Comité Científico del Grupo OAT (Observatorio de la Adherencia al Tratamiento). De Lucas apunta que dicha falta de observancia se traduce en un menor control de la enfermedad y, por tanto, más síntomas y recaídas por las que los pacientes acaban acudiendo a los centros hospitalarios.

Para los enfermos afectados de exacerbaciones o episodios agudos de los síntomas, aquellos que sufren un síndrome combinado de EPOC y asma, o con rasgos propios de la bronquitis crónica o el enfisema es fundamental compaginar diferentes fármacos.

La importancia de tomar la medicación pautada

Y uno de los problemas que genera el hecho de que un paciente tenga que recurrir a varios tratamientos es la llamada falta de adherencia: hablando claro, que no tome todas las dosis que se le pauten.

Precisamente, uno de los grandes avances en la EPOC durante los últimos años es el desarrollo de la triple terapia fija, que combina tres principios activos basados en una suma de corticoides y broncodilatadores en un solo inhalador. Se ha demostrado que mejoran de forma notable la eficacia respecto a los tratamientos disponibles anteriormente. Así, hoy existen dos triples combinaciones fijas con los tres fármacos en un mismo dispositivo, que debe usarse una o dos veces al día. “La medicación inhalada es clave. Necesitamos contar con dispositivos que ayuden al paciente a ser constante a base de simplificar su administración”, subraya Julio Ancochea, jefe del Servicio de Neumología del Hospital La Princesa de Madrid. Y es que, como apunta el doctor Ancochea, los beneficios que aporta este tratamiento están más que probados científicamente.

Sin embargo, acceder a la triple terapia no es sencillo. El Ministerio de Sanidad ha impuesto un visado que dificulta su prescripción y dispensación mediante el cual los médicos deben justificar que se cumplen una serie de pautas establecidas para que el paciente pueda obtener la medicación. Según José Luis López Campos, neumólogo y coordinador del área de EPOC de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), este trámite obstaculiza la prescripción de los fármacos tal y como indica su ficha técnica.

Al estallar la pandemia de COVID-19, solo la Comunidad de Madrid decidió renovar de forma automatizada todas las recetas para los pacientes con enfermedad crónica, así como eliminar los visados. Con esa decisión se buscaba evitar que los enfermos acudieran a los centros de salud, con el fin de minimizar el riesgo de transmisión del SARS-CoV-2 . Ahora, los afectados piden que la medida se mantenga a largo plazo y reclaman que se extienda al resto de comunidades. “Siempre ha sido importante la adherencia al tratamiento, pero ahora lo es más”, recalca la doctora De Lucas.

Por Mónica Gail

Gaceta Médica

Gaceta Médica

El periódico líder en información sanitaria y de salud en España. Dirigido a médicos, enfermeras y todos los profesionales de la sanidad.

Continúa leyendo