Más pruebas de que el coronavirus se transmite por el aire

Científicos comparan cómo se mueve el virus por el aire con o sin mascarilla. Cuando leas esto, verás que es esencial usar mascarilla y ventilar espacios cerrados.

coronavirus-pruebas
iStock

Cuanto más aprendemos sobre la COVID-19, que ya ha infectado a más de 40 millones de personas en todo el mundo, más evidente se hace la importancia de la transmisión a través de las gotitas respiratorias en el aire, particularmente en espacios cerrados y sin ventilación adecuada.


Hasta ahora, los estudios se habían centrado en cómo de lejos podían viajar las gotitas de la tos. Ahora, una nueva investigación publicada en la revista Physics of Fluids profundiza en el tamaño de la “nube de tos” y qué diferencia hay entre usar una mascarilla (y de qué tipo) y no hacerlo.


Los científicos han estudiado ya las propiedades del aire en la boca, como el volumen, la temperatura, la distribución de las gotas y la humedad pero, ¿cómo cambian estas propiedades a medida que se mueven las nubes de tos? En este trabajo, los investigadores estimaron el volumen en evolución de las nubes para la tos y cuantificaron la reducción de volumen en presencia de una mascarilla facial.

Cuando una persona tose, ¿cuál es el volumen de aire que se contamina debido a la tos que expulsa?

"La respuesta a esta pregunta no es sencilla porque el aire circundante es arrastrado hacia la nube de tos que sale de la boca de la persona y, finalmente, se convierte en parte de ella; por lo tanto, un volumen mucho mayor que el inicialmente expulsado se ve afectado por la tos", dicen los expertos.

 

Eso sí. La conclusión es clara: dependiendo de si el que tose está usando una mascarilla o no y del tipo de mascarilla que utilice, tendremos la respuesta: el volumen de la nube sin mascarilla es aproximadamente 7 veces mayor que el de una máscara quirúrgica y 23 veces mayor que el de una máscara N95; es decir, ¡toser sin mascarilla crea un volumen 23 veces mayor que una mascarilla N95! Queda confirmado que las mascarillas reducen drásticamente el tamaño de la nube de tos "y, en consecuencia, reduce significativamente el riesgo de infección para las otras personas presentes en la habitación".

Los investigadores también han estudiado los cambios de temperatura y humedad en las nubes de tos como factores determinantes que afectan la distribución de las gotas de agua en las nubes. Utilizando la teoría del chorro y un análisis basado en datos experimentales, encontraron que los primeros 5-8 segundos después de toser aún quedaban suspendidas las gotitas exhaladas en el aire, convirtiéndolo, por ello, en un problema con la propagación de la enfermedad. Después de ese tiempo, las nubes de tos comienzan a dispersarse.

“Descubrí que cualquier cosa que reduzca la distancia que recorre la nube, como una mascarilla, un pañuelo y toser en el codo, debía reducir significativamente el área donde se dispersan las gotas de agua al toser, reduciendo así la posibilidad de infección”, explica Rajneesh Bhardwaj, coautor del trabajo.

Curiosamente, los investigadores encontraron que, junto con la reducción significativa en el volumen de nubes expulsadas provocada por el uso de máscaras faciales, la fuerza con la que tosía una persona sin mascarilla no afectaba al volumen de la nube que liberaban. Sin embargo, era importante el hecho de portar mascarilla facial. Toser con más fuerza conducía a que las gotas viajaran más rápido y a más nubes de tos.

Esta investigación será útil para determinar la cantidad máxima de personas que se pueden alojar en una sala de hospital, por ejemplo. También ayudará a determinar la velocidad mínima a la que se debe hacer circular el aire para mantener la frescura y reducir la posibilidad de infección, lo que se puede aplicar a ascensores, cines, coches, aviones, restaurantes y muchos otros lugares.

 

 

Referencia: "Reducing chances of COVID-19 infection by a cough cloud in a closed space," is authored by Amit Agrawal and Rajneesh Bhardwaj. Physics of Fluids on Oct. 20, 2020 (DOI: 10.1063/5.0029186). https://aip.scitation.org/doi/10.1063/5.0029186.

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo