Los productos alimenticios necesitan etiquetas de impacto ambiental, afirma un estudio

Comprender mejor la huella ambiental de cada uno de ingredientes podría permitir la transición a un sistema alimentario más sostenible.

 

Investigaciones anteriores han evaluado el impacto ambiental de productos alimenticios como frutas, trigo o carne de res. Pero la mayoría de los productos alimenticios contienen una variedad de ingredientes diferentes que tienen un impacto en el medio ambiente durante los procesos de producción, cosecha, transporte y procesamiento que normalmente se desconocen, de ahí la importancia de comprender la huella ambiental de todos estos pasos.

"El objetivo es tener una forma cuantitativa más simple y rigurosa de informar a los consumidores sobre las decenas de miles de artículos diferentes que pueden comprar en una tienda de comestibles", explicó David Tilman, ecólogo de la Universidad de California, Santa Bárbara y coautor del estudio que publica la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

 


¿Qué descubrieron?

El análisis de más de 57 000 productos alimenticios que consumimos a diario reveló que la carne de res y la de cordero son las que más afectan al medio ambiente, con impactos que superan con creces los de otros productos en el extremo superior de la escala de impacto ambiental, como el pollo, el pescado y los mariscos, o las nueces.

¿Cuáles son los alimentos con menor impacto ambiental?

Por el contrario, los alimentos de origen vegetal como el arroz o los panes sin levadura, así como las bebidas procesadas como las gaseosas o las bebidas energéticas, se clasificaron con el nivel de impacto más bajo entre los productos alimenticios que se evaluaron en este estudio.

Para los investigadores, las dietas con alimentos con menos procesados, en general, tienden a ser menos dañinas para el medio ambiente. De ahí que productos lácteos o granos altamente procesados se encuentren en el extremo opuesto.

“Las dietas más saludables que conocemos son variantes de la dieta mediterránea clásica, que tiene muchas porciones de frutas y verduras al día y granos integrales”, aclara Tilman. “El grano integral tiene la ventaja de tener fibra, lo que ayuda a disminuir la velocidad a la que el almidón se convierte en azúcar”.

 


Referencia: Estimating the environmental impacts of 57,000 food products

Michael Clark  Marco Springmann, Mike Rayner et al.

Edited by B. Turner, Arizona State University, Tempe, AZ; received November 22, 2021; accepted June 21, 2022

August 8, 2022 119 (33) e2120584119 DOI: https://doi.org/10.1073/pnas.2120584119

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en Twitter: sarahromero_ y en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo