Los misterios del 'dèjá vu', ¿al descubierto?

'Esto ya lo he vivido antes'. Nos introducimos en el concepto de dèjá vu. ¿Qué es? ¿Por qué se produce?

También te puede interesar: Nuestro cerebro es reacio a cambiar de ideas políticas

Según la neurociencia, los déjà vu tienen lugar cuando las regiones frontales del cerebro están examinando nuestros recuerdos en busca de algún error en la memoria. El cerebro, al intentar resolver el conflicto entre la sensación de recordar algo y reconocer que aún no lo hemos experimentado, lo atribuye a una señal errónea de la memoria.

 

Otra teoría expone que este 'flashback'quizá es producto de que la escena que vivamos en ese momento nos resulte muy parecida a otro momento que recordamos, aunque vagamente -no prestamos mucha atención probablemente-, y por eso tenemos esa sensación de 'haber vivido esto anteriormente'.

 

Como decimos, ninguna de las teorías propuestas ha podido ser probada y, en realidad, todas podrían tener alguna o ninguna verdad sobre el asunto. Aunque los lóbulos temporales parecen estar involucrados, realmente no hemos avanzado mucho en la comprensión de por qué ocurre este fenómeno omnipresente e inquietante.



Por ahora,
sigue siendo uno de los misterios sin resolver más fascinantes de la biología humana.

 

Curiosidades del déjà vu

 

El déjà vu aparece más frecuentemente en las personas jóvenes, volviéndose cada vez menos común a medida que envejecemos.

Los
hombres y las mujeres experimentan este fenómeno por igual y con similar frecuencia.

Según algunos estudios, el
déjà vues más común entre personas de los grupos socioeconómicos más altos y con mayor nivel educativo.

Las personas que
viajan a menudo son más propensas a experimentar déjà vu.

Hay estudios que han demostrado que el déjà vu es más habitual en situaciones de estrés, cansancio o una combinación de ambas.

Ciertos fármacos pueden aumentar la probabilidad de déjà vu. Así lo determinó un estudio de 2001 en el que un hombre sano de 39 años experimentó déjà vu recurrente al tomar amantadina y fenilpropanolamina para tratar la gripe.

 

Etiquetas: cerebrocuriosidadesneurocienciapsicologíasalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS