Los incovenientes de ser guapo

Ser muy atractivo también puede ser un impedimento en el mundo actual.

También te puede interesar: ¿Qué tres factores te hacen más o menos atractivo?

"Nuestra investigación sugiere que las personas atractivas pueden ser discriminadas en la selección de trabajos relativamente menos deseables. Esto contrasta con una gran cantidad de investigaciones que concluyeron que el atractivo, en general, ayuda a los candidatos en el proceso de selección", explica Margaret Lee, líder del trabajo.

Para probar su hipótesis, los investigadores
realizaron cuatro experimentos que incluyeron más de 750 participantes. Con un par de fotografías que mostraban diferente atractivo visual, preguntaron individualmente a 148 voluntarios que identificaran cuál de las dos personas de las fotos no estaba satisfecha con su trabajo. (Las fotos que utilizaron se clasificaron como atractivas y poco atractivas en investigaciones previas).

 

El segundo estudio fue un paso más allá. Preguntaron a 200 voluntarios cuál de las personas de la fotografía estaría insatisfecha con un trabajo titulado "Miembro del equipo en el Departamento de Operaciones Comerciales".

Los dos últimos estudios fueron diseñados para hacer que el proceso se asemejara más al mundo real, preguntando a los voluntarios sobre si los candidatos, tanto inventados como reales, serían contratados para una variedad de puestos deseables y menos deseables. También contaron con la participación de los gerentes de recursos humanos para evaluar los trabajos para los que estaban buscando personal.

 

 

SEGURO QUE TE INTERESA...

"Descubrimos que los participantes percibían que las personas atractivas tenían más derecho a obtener buenos resultados que las personas poco atractivas, y predice que las personas atractivas estarían menos satisfechas con un trabajo indeseable que con una persona poco atractiva", aclara Lee.

En otras palabras, los mismos sesgos que nos hicieron ver a las personas bellas como más dignas de respeto, para un trabajo bien remunerado y un puesto de autoridad, también
nos hacen pensar que no son tan adecuados para tareas menos estimulantes y menos gratificantes.

"En la decisión de selección para un trabajo no deseado, los que toman las decisiones tenían más probabilidades de elegir al individuo  poco atractivo que a la persona atractiva", dice Lee.

Las decisiones no se vieron afectadas por el nivel de atractivo propio del arrendatario, ni los voluntarios más guapos informaron tener más derecho a un trabajo más estimulante.

"
La parte más interesante de nuestros hallazgos es que quienes toman las decisiones toman en consideración las supuestas aspiraciones de los demás en sus decisiones. Dado que los participantes pensaron que las personas atractivas querrían mejores resultados y que estas estarían menos satisfechas, revirtieron su patrón de discriminación", comenta Madan Pillutla, coautor del trabajo.

 

El estudio apoyo, por tanto, la afirmación de que si quieres un trabajo relativamente poco deseable, no debes ser demasiado guapo. Antes de descartar esta investigación como trivial, sirve como recordatorio para verificar nuestros prejuicios o encontrar formas de eliminarlos cuando nos sea posible, pues los más atractivos no siempre salen ganando en todos los trabajos. Y ser discriminado debido a un atributo físico irrelevante (ser muy guapo) es efectivamente discriminación, se mire como se mire.

 

Referencia: Journal of Personality and Social Psychology 'Perceived Entitlement Causes Discrimination Against Attractive Job Candidates in the Domain of Relatively Less Desirable Jobs'. Margaret Lee, Marko Pitesa, Madan M. Pillutla, and Stefan Thau. Online First Publication, October 23, 2017. DOI: dx.doi.org/10.1037/pspi0000114

 

Etiquetas: atractivonoticias de cienciasaludtrabajo

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS