Los cosméticos naturales no están libres de provocar alergias

Un estudio americano analiza 1.651 productos naturales de cuidado de la piel y casi el 90 % de ellos tiene, al menos, uno de los 100 alérgenos que causan dermatitis de contacto.

¿Crees que porque tu crema hidratante sea natural va a ser mejor para la piel? ¿Que no te va a dar ninguna reacción porque no contiene químicos? Lo cierto es que ser natural, si es que de verdad lo es, no garantiza en modo alguno que no haya riesgo de que te dé alergia. Esto no lo dice el marketing ni las empresas, sino la ciencia.

Un equipo de dermatólogos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford ha analizado 1.651 productos de cuidado de la piel. Entre estos cosméticos se encontraban jabones, lociones y cremas hidratantes. Pues bien, casi el 90 % de ellos contenían al menos uno de los 100 alérgenos más comunes que se sabe que causan dermatitis de contacto.

Cosméticos naturales
iStock

La dermatitis de contacto es algo más que una irritación pasajera. Se trata de una erupción que pica y que en el peor de los casos puede provocar ampollas. Este tipo de dermatitis se produce por el contacto con sustancias que irritan o inflaman la piel.

Según algunas estimaciones, las tasas de dermatitis de contacto están aumentando en todo el mundo, y se han multiplicado casi por tres en tres décadas desde 1996.

Precisamente este repunte, el rápido crecimiento de la industria de la belleza y el cuidado de la piel y la falta de regulación de su comercialización (al menos en Estados Unidos) fue lo que motivó a los dermatólogos a realizar el estudio.

"La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) no ha definido lo que es limpio o natural, lo que permite a los vendedores anunciarse libremente con estos términos que implican seguridad y beneficios para la salud", explican los investigadores.

Lo que hicieron los investigadores fue extraer las listas de ingredientes (INCI) de una cierta cantidad de productos ofertados como naturales, que se vendían en tres páginas web de minoristas estadounidenses. A continuación, las cotejaron con una base de datos en línea perteneciente a la Sociedad Americana de Dermatitis de Contacto que enumera los ingredientes comunes que deben evitar las personas con esta patología.

La dermatitis de contacto se puede prevenir conociendo qué ingredientes pueden empeorarla, localizándolos en la lista de ingredientes y evitándolos. Sin embargo, no es una tarea fácil.

Hay que tener en cuenta que un cosmético de cuidado de la piel puede contener entre 15 y 50 ingredientes. Y la cosa se pone más interesante aún y es que las investigaciones sugieren que al día nos aplicamos más de 500 sustancias químicas diferentes en la piel, dependiendo cómo sea nuestra rutina de cuidado. Cuantos más productos usemos, más estaremos exponiendo nuestra piel a posibles alérgenos.

Muchos de los alérgenos que se identificaron en el estudio de los dermatólogos de Stanford fueron fragancias, que se han convertido en una de las principales causas de dermatitis de contacto. Ejemplo de ello en cosmética natural sería la lavanda y otros extractos botánicos.

De media, los productos analizados contenían entre cuatro y cinco alérgenos conocidos. En total, en los 1.651 productos estudiados se mencionaron 73 alérgenos diferentes 7.487 veces.

Esta cifra se basa únicamente en la información de los productos disponible en Internet, pero nos da una idea de la problemática existente.

"Estos resultados sugieren la necesidad de educar a los pacientes y a los profesionales de la salud para garantizar que el público esté informado sobre los productos que se aplica en la piel", concluyen Young y sus colegas en su artículo.

Etiquetar un producto como natural no informa de la seguridad de un ingrediente ni de que alguno de ellos pueda producirnos reacciones en la piel o una dermatitis de contacto. Lo que sí hace es diferenciar unos ingredientes que pueden proceder de la naturaleza de otros sintéticos que químicamente hablando podrían ser idénticos.

Hace unos años se inició una guerra promovida por el marketing y que aún hoy sigue activa, contra los parabenos, un tipo de conservante necesario para preservar los cosméticos. Como algún conservante hay que ponerle a la fórmula porque de lo contrario el producto se echaría a perder, se usó metilisotiazolinona, que es más alérgico que los parabenos (que se ha demostrado científicamente que son seguros). Lo que sucedió fue que se produjo una “epidemia” de alergias de contacto.

 

Referencia: Young, P., Gui, H., Gordon, H. Prevalence of Contact Allergens in Natural Skin Care Products From US Commercial Retailers. 2022. Jama Dermatology. DOI: 10.1001/jamadermatol.2022.3180

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Con más de 11 años de experiencia en el ámbito periodístico, aprendo cada día un poco más acerca del apasionante mundo que es la ciencia. Puedes escribirme a maguilar@zinetmedia.es

Continúa leyendo