Lo que necesitas saber sobre el acné y sus tratamientos

El acné es una condición de la piel en la que los folículos pilosos se llenan de grasa hasta reventar, haciendo aparecer granos y protuberancias

 

Aunque todo el mundo lo relaciona con el desarrollo y el periodo de madurez, no sólo los adolescentes tienen acné. Es cierto que los síntomas de esta enfermedad son más comunes durante la pubertad, pero el acné puede aparecer incluso en los bebés, y algunas personas desarrollan una piel propensa al acné en la edad adulta.

Existen muchas formas de clasificaciones sobre el acné. En ocasiones se clasifica según la edad en la que aparece, distinguiendo así entre acné del bebé, acné del adolescente, acné del adulto, etc., pero también se puede diferenciar en función de la gravedad de sus síntomas. En otros casos, las diferentes formas de acné se agrupan según las causas externas que provocan la piel grasa y problemática (acné cosmético).

Con la aparición del acné, la piel se vuelve grasa y aparecen protuberancias blancas o negras, tanto abiertas como cerradas, en la cara, cuello, hombros, pecho y espalda. En los casos moderados y graves, la piel se enrojece y aparecen pápulas y pústulas inflamadas.

¿Cómo se produce el acné?

Existen poros en la superficie de la piel, y glándulas sebáceas por debajo de esta. Podríamos decir que estos folículos es donde se insertan los pelos, donde se encuentra contenido el extremo de los pelos que no vemos en la superficie de la cabeza. Curiosamente, ese saquito que contiene cada pelo, también es de donde se excreta la grasa. Por eso, alguien puede tener el pelo o la piel grasos. Así, este saquito se llama folículo pilosebáceo, y los múltiples folículos que tenemos están conectados con las glándulas sebáceas, que producen el sebo, la grasa. Las glándulas sebáceas segregan esa sustancia grasa, ese sebo, para lubricar el pelo y la piel, pero la producción de sebo puede ser estimulada por problemas como las condiciones climáticas, ciertos medicamentos, las hormonas y la genética.

Si el sebo y las células muertas de la piel se acumulan en los folículos, existe una buena base para el desarrollo de bacterias  como la Propionibacterium acnes, Staphylococcus epidermidis o Malasezzia furfur, todos capaces de acumularse y crear un tapón, inflamación e hinchazón. El resultado es una piel roja e inflamada. Así, el acné es una enfermedad inflamatoria del folículo pilosebáceo, relacionada directamente con la presencia de andrógenos (ya sea por genética, microorganismos, medicamentos, etc.).

En los casos graves de acné, la pared del folículo estalla en la última fase de la inflamación, liberando lípidos, ácidos grasos, corneocitos, bacterias y fragmentos celulares, lo que provoca una inflamación profunda adicional en el tejido circundante.

La mayoría de los casos de acné desaparecen espontáneamente después de la pubertad, sin embargo, se necesitan tratamientos eficaces para evitar la formación de cicatrices permanentes.

Hormonas

Como comentábamos, el acné está directamente relacionado con las hormonas androgénicas, que se segregan intensamente en la pubertad y afectan al agrandamiento de las glándulas sebáceas. Los andrógenos son hormonas sexuales masculinas y corresponden a la testosterona, la androsterona y la androstenediona. Los andrógenos, básicamente la testosterona, son segregados por los testículos, pero también por los ovarios en la mujer (androstenediona) y por la corteza suprarrenal de las glándulas suprarrenales (principalmente dihidroepiandrosterona).

La alteración en la respuesta de la glándula sebácea a los andrógenos, entre otros factores posibles aunque menos probables, conduce a un aumento de la secreción de sebo y a la aparición del acné.

En cuanto al acné en la edad adulta, puede darse en mujeres con afecciones inducidas por las hormonas, como el síndrome de ovario poliquístico. El estrés psicológico también puede ser un desencadenante del acné en las mujeres adultas.

El acné puede ser estresante, afectar a la estética facial, y a veces puede ser doloroso. Por ello, la  persona debe ponerse en contacto con un dermatólogo, tanto si se trata de una forma más leve como si no. Esto evita el deterioro de la afección y la formación de cicatrices y acelera el proceso de curación. El dermatólogo identificará los factores que han influido en la aparición del acné, determinará el tratamiento, y dará consejos sobre la alimentación y los cuidados adecuados.

Tratamiento del acné

Las formas leves se tratan principalmente de forma superficial a base de geles, jabones, lociones y cremas, según el tipo de piel. Los ingredientes que contienen estos preparados suelen ser el ácido azelaico y el peróxido de benzoilo (con un efecto antibacteriano), el retinol (obstruye los poros), el resorcinol y el ácido salicílico (eliminan los puntos negros y los granos).

Cuando se trata de formas graves de acné que amenazan con dejar cicatrices, es obligatoria la visita a un dermatólogo. Si se trata de un acné puro e inflamado, puede recomendarse una inyección de corticoides, tras la cual desaparecerá la inflamación y no quedará ninguna cicatriz.

Los antibióticos orales se prescriben para las formas graves de acné que están superpobladas de bacterias. Suelen ser tetraciclinas y eritromicina. Según las recomendaciones del médico, pueden utilizarse hasta 6 meses.

En las mujeres adultas, debido al desequilibrio hormonal, se producen cambios en la piel e incluso acné. Entonces, los ginecólogos suelen recomendar los anticonceptivos orales. Lo más importante es que el ginecólogo excluya todos los factores de riesgo para el uso de anticonceptivos orales, por ello es importante no “automedicarse”, sino consultar a un profesional.

Cuando otros medicamentos y tratamientos no ayudan, se recetan retinoides orales. Sus efectos secundarios pueden ser graves, por lo que el paciente debe estar de acuerdo en que quiere tratarse con ella. Entre ellos se incluyen cambios de humor, sequedad de boca, sequedad de piel, hemorragias nasales, etc. Debe evitarse la vitamina A durante la terapia para evitar la toxicidad de la misma.

En definitiva, las causas del acné son tan diferentes como su duración. Es probable que el niño herede la piel problemática de los padres, pero hay muchos otros factores. Es importante que cuando aparece el acné, se trate, para evitar la formación de cicatrices. Para conseguirlo, hay que tener en cuenta varios factores relacionados con el estado emocional, la dieta, los cuidados o los hábitos de vida en general.

Para evitar complicaciones con respecto al acné, mantén al mínimo el estrés emocional, los cigarrillos, los azúcares, las bebidas azucaradas y el alcohol. No aprietes los granos para evitar que se enrojezcan, o peor aún, que se cierren los poros y se creen cicatrices. La cara debe limpiarse dos veces al día con preparados adecuados al tipo de piel. El maquillaje debe adaptarse a la piel sensible, y asegúrate de desmaquillarte antes de acostarte. Una persona con acné debe mantenerla alejada de la cara mientras habla por teléfono. Las gafas deben limpiarse regularmente, así como los pañuelos o cualquier cosa que entre en contacto con la piel. La exposición excesiva al sol también es un factor de riesgo. Aumenta la producción de sebo y sudor, que es una buena base para las bacterias.

Referencias:

Acné (2020, revisión). National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases. https://www.niams.nih.gov/health-topics/acne#a

Adult acne. (s.f.). American Academy of Dermatology Association. https://www.aad.org/public/diseases/acne/really-acne/adult-acne

Azelaic Acid Topical. (2016, revisión). MedlinePlus. https://medlineplus.gov/druginfo/meds/a603020.html

Bagatin, E., Costa, C. S., Rocha, M., Picosse, F. R., Kamamoto, C., Pirmez, R., et.al. (2020). Consensus on the use of oral isotretinoin in dermatology - Brazilian Society of Dermatology. Anais brasileiros de dermatologia, 95 Suppl 1(Suppl 1), 19–38. https://doi.org/10.1016/j.abd.2020.09.001

Fitz-Gibbon, S., Tomida, S., Chiu, B. H., Nguyen, L., Du, C., Liu, M., Elashoff, D., Erfe, M. C., Loncaric, A., Kim, J., Modlin, R. L., Miller, J. F., Sodergren, E., Craft, N., Weinstock, G. M., & Li, H. (2013). Propionibacterium acnes strain populations in the human skin microbiome associated with acne. The Journal of investigative dermatology, 133(9), 2152–2160. https://doi.org/10.1038/jid.2013.21

Lin, C.Y. (s.f.). Intralesional steroid injection. DermNet NZ. https://dermnetnz.org/topics/intralesional-steroid-injection

Amyad Raduan

Amyad Raduan (GlóbuloAzul)

Licenciado en Medicina por la Universidad Miguel Hernández de Elche, con Máster propio en Integración y Resolución de Problemas Clínicos en Medicina por la Universidad Alcalá de Henares, Máster en Medicina Clínica por la Universidad Camilo José Cela y actualmente realizando un Máster Oficial en Investigación Clínica por la Universidad Miguel Hernández de Elche. También es Diplomado en Transporte Sanitario Medicalizado. En la actualidad, ejerce como Médico Residente en la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria, en el Hospital Vega Baja de Orihuela (Alicante). Asímismo, es dueño y fundador de la empresa de divulgación científica especializada en medios audiovisuales, GLÓBULO SALUD SL, a través de la cual coordina a un equipo de médicos, ilustradores y animadores. (Canal de YouTube)

Continúa leyendo