Vídeo de la semana

Las personas con pupilas grandes son más inteligentes, concluye un estudio

Existe una sorprendente asociación entre el tamaño de la pupila y varias medidas de la capacidad cognitiva en humanos.

pupilas-grandes
iStock

Nuestros ojos pueden decirnos mucho sobre nosotros. Ahora, un estudio que es una ampliación de otro anterior publicado en 2016, profundiza aún más en lo que puede revelarnos el tamaño de nuestra pupila. Ya sabemos que diversos factores influyen en la dilatación de la pupila: una emoción (como excitarse o mostrar interés en algo), tomar ciertos medicamentos, el consumo de drogas recreativas, cuando baja la iluminación, etc. Pero también puede determinar un valor sobre la inteligencia. Así lo determinado un nuevo estudio que sugiere que el tamaño básico de la pupila puede estar relacionado con la inteligencia fluida, un componente de la inteligencia que se basa en la capacidad de resolver problemas sin depender de los conocimientos ya adquiridos; es decir, la capacidad de una persona para adaptarse y enfrentarse a situaciones nuevas de forma ágil y sin aprendizaje previo.

 


¿Tienes la pupila dilatada en reposo? Tienes más inteligencia fluida

El trabajo realizado por científicos del Instituto de Tecnología de Georgia (EE. UU.) sugiere que el tamaño de la pupila en reposo está estrechamente relacionado con las diferencias individuales en la inteligencia. Cuanto más grandes son las pupilas, mayor es la inteligencia, según los resultados medidos mediante pruebas de razonamiento, atención y memoria.

En tres estudios separados con más de 500 participantes, los investigadores encontraron que la diferencia en el tamaño de la pupila entre los participantes que obtuvieron la puntuación más alta en las pruebas cognitivas y los que obtuvieron la puntuación más baja fue lo suficientemente significativa como para ser detectada a simple vista.

“Usamos las dilataciones de las pupilas como indicador de esfuerzo, una técnica que el psicólogo Daniel Kahneman popularizó en las décadas de 1960 y 1970. Cuando descubrimos una relación entre el tamaño inicial de la pupila y la inteligencia, no estábamos seguros de si era real o qué significaba”, apuntan los autores.

 

Primero, calcularon el tamaño promedio de la pupila de cada uno de los participantes con edades comprendidas entre los 18 y los 35 años, utilizando un dispositivo de seguimiento especial con una cámara conectada a un ordenador. Por lo general, la pupila contraída, tiene un tamaño de dos a cuatro milímetros -que está rodeada por el iris-y se dilata completamente a ocho milímetros. Luego, los participantes tuvieron que realizar una serie de pruebas cognitivas para evaluar su capacidad para mantener la concentración y controlar su atención al ser distraídos deliberadamente, razonar sobre nuevos problemas y recordar nueva información. Además, la luz en el laboratorio era oscura para evitar que las pupilas se contrajeran en respuesta a la luz.

Para medir el diámetro de las pupilas, utilizaron un rastreador ocular u oculómetro, un instrumento que captura el reflejo de la luz en la pupila y la córnea mediante una cámara de alta precisión, que puede determinar dónde y cómo está mirando una persona.

 


Los resultados

Descubrieron que aquellos que tenían un 'tamaño de pupila inicial más grande' obtuvieron mejores resultados en las pruebas de atención, memoria y razonamiento. Esto sugiere un fuerte vínculo entre el cerebro y el ojo que los investigadores esperan estudiar con más detalle en el futuro. A mayor edad, la pupila tendía a ser más pequeña y constreñida, pero independientemente de ella, la relación observada entre el tamaño de la pupila y las capacidades cognitivas fue la misma.

Además, encontraron que el tamaño de la pupila está relacionado con una región del cerebro conocida como locus coeruleus, situada en la parte superior del tallo cerebral que se extiende hacia el resto del cerebro a través de conexiones neuronales. Esta zona libera una sustancia química que funciona como una hormona en el cerebro orientada a procesos regulares como la percepción, la atención y la memoria, así como para ayudar a regiones distantes de nuestro órgano pensante a trabajar juntas para completar tareas complicadas.

Los dos autores del estudio afirman, sin embargo, que se necesita más investigación para explorar este hallazgo y determinar por qué las pupilas más grandes están particularmente asociadas con una mayor inteligencia fluida y un mejor control de la atención.

 

 

También te puede interesar:

Referencia: Jason S. Tsukahara, Randall W. Engle, Is baseline pupil size related to cognitive ability? Yes (under proper lighting conditions), Cognition, Volume 211, 2021, 104643, ISSN 0010-0277, DOI: https://doi.org/10.1016/j.cognition.2021.104643.

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo