Las olas de calor afectarán al 74% de la población en 2100

Necesitamos reducir drásticamente la emisión de gases de efecto invernadero pero, aunque lo consigamos, el futuro no se presenta halagüeño.

Las olas de calor afectarán al 74 % de la población en 2100

Si no se le pone remedio al cambio climático con una reducción drástica de las emisiones de los gases de efecto invernadero a la atmósfera, las olas de calor letal –susceptibles de ocasionar muertes en los humanos– van a convertirse en un problema cada vez mayor y más frecuente a nivel global, según apunta un estudio publicado en Nature Climate Change. Hasta el punto de que en el año 2100 las olas de calor pasarán a afectar nada menos que al 74% de la población, cuando hoy en día dicho porcentaje es del 30%.

Las olas de calor extremo, como la que ha provocado el incendio forestal que se ha cobrado la vida de más de 60 personas en el centro de Portugal o la que afecta al suroeste de Estados Unidos –en el Valle de la Muerte, en California, alcanzarán los 53 grados centígrados–, están motivadas por el cambio climático que ha acelerado el ser humano en el planeta.

Según una reciente investigación, liderada por Camilo Mora, profesor asociado de Geografía en la Universidad de Hawái en Manoa (EE. UU.), si las emisiones de gases de efecto invernadero continúan incrementándose al ritmo actual, en 2100, casi tres de cada cuatro personas podrían verse sometidas a al menos 20 días de calor letal al año, cuando en nuestros días esa cifra es del 30% (aproximadamente una de cada tres personas).

El estudio, llevado a cabo por un equipo internacional de investigadores, realizó un análisis global de 783 olas de calor en 164 países y 36 países que han tenido lugar entre 1980 y 2014, con muertes documentadas, para identificar las condiciones climáticas asociadas con el mayor riesgo de muerte en el ser humano. E identificaron un umbral global de temperatura media del aire y humedad relativa que, al ser superado, puede resultar mortal.

Nuestras opciones: entre las malas y las terribles

"Nuestra actitud hacia el medio ambiente ha sido tan imprudente que nos estamos quedando sin buenas opciones de cara al futuro", explica Camilo Mora. “En cuanto a las olas de calor, nuestras opciones están ahora entre las malas o las terribles”, añade.

¿Por qué dice esto el experto? Porque, según las previsiones que han realizado, incluso en un escenario hipotético en el que se lleven a cabo reducciones drásticas de las emisiones de gases de efecto invernadero, el porcentaje de población mundial que actualmente está expuesta a condiciones climáticas que superan el umbral mortal durante al menos 20 días aumentará en el año 2010 hasta el 48%; pero es que si las emisiones siguen creciendo al ritmo de hoy en día, ese porcentaje de población mundial afectada será del 74%.

Muchas personas en todo el mundo ya están pagando un alto precio por las olas de calor, incluso con sus vidas –recordemos que en 2010 una ola de calor que azotó Rusia causó la muerte directa o indirecta de al menos 56.000 rusos–, y aunque Mora recuerda que los modelos de previsión sugieren que probablemente la situación se mantendrá en el futuro, "podría ser mucho peor si las emisiones no se reducen considerablemente".

Pero no parece que todos los Gobiernos del mundo estén remando en la misma dirección: el presidente Donald Trump anunció recientemente la retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París contra el cambio climático, firmado por 195 naciones, al considerarlo “debilitante, desventajoso e injusto” para su país, que es el segundo mayor emisor global de gases de efecto invernadero.

CONTINÚA LEYENDO