Las esponjas de cocina, repletas de bacterias potencialmente peligrosas

Un solo centímetro cúbico de tu estropajo podría contener tantos microbios como siete veces el número de personas que habitan la Tierra. Más que tu inodoro. Y limpiarlo solo empeora las cosas.

También te puede interesar: Un chupito de microbios para mejorar la mente

Los investigadores hicieron el descubrimiento secuenciando el ADN microbiano de 14 esponjas de cocina usadas sobre la estructura del microbioma. Además, se pretendió estimar el potencial patogénico de la microbiota esponjosa. Finalmente, se exploró el patrón de distribución espacial de bacterias en el tejido de la esponja de cocina mediante microscopía 3D.

¿Cómo librarnos de las bacterias?

Parece que lavar nuestro estropajo de cocina no solo no soluciona el problema, sino que lo empeora. Durante el estudio, ningún método por sí solo fue capaz de conseguir una reducción bacteriana general de más de aproximadamente 60%. De hecho, sorprendentemente, la ebullición o el microondas de las esponjas no mataron a estos microbios: las esponjas que habían sido regularmente desinfectadas estaban llenas de un mayor porcentaje de bacterias relacionadas con patógenos que las esponjas que nunca habían sido limpiadas. Esto podría deberse a que las bacterias relacionadas con patógenos son más resistentes a la limpieza y rápidamente recolonizan las áreas abandonadas por sus hermanos más débiles, similar a lo que sucede con nuestro intestino después de un tratamiento con antibióticos, según los científicos.

SEGURO QUE TE INTERESA...

En un ambiente doméstico, las cocinas y baños tienen un alto potencial para funcionar como "incubadoras microbianas", debido a la inoculación continua de nuevas células microbianas por la manipulación de los alimentos y el contacto directo del cuerpo con las superficies domésticas. El éxito de la colonización de estos microbios depende de la idoneidad de las condiciones ambientales, como la humedad, y la disponibilidad de nutrientes.

Las esponjas de cocina no sólo actúan como reservorio de microorganismos, sino también como diseminadores sobre las superficies domésticas, lo que puede conducir a la  contaminación cruzada de las manos y los alimentos, que se considera una causa principal de brotes de enfermedades de origen alimentario.

La única solución para mantener las bacterias al mínimo en la cocina, según los expertos, es sustituir la esponja de cocina todas las semanas.

Referencias:

Massimiliano Cardinale, Dominik Kaiser, Tillmann Lueders, Sylvia Schnell & Markus Egert. Microbiome analysis and confocal microscopy of used kitchen sponges reveal massive colonization by Acinetobacter, Moraxella and Chryseobacterium species. Scientific Reports 7, Article number: 5791 (2017). Doi:10.1038/s41598-017-06055-9

Etiquetas: bacteriasmicrobiologíamicrobiomamicrobiossalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS