Las dietas yo-yo pueden aumentar el riesgo de enfermedad cardiaca

Las mujeres son las más perjudicadas. Las drásticas pérdidas de peso y las ganancias no son nada saludables. Te lo contamos.

Muchas personas luchan por mantener su peso ideal, pero perder y recuperar repetidamente los kilos, lo que se conoce como dieta yo-yo, probablemente no le hace ningún favor al corazón.

Un nuevo estudio ha descubierto que las mujeres que perdieron aproximadamente cinco kilos, pero que volvieron a ganar ese peso dentro del mismo año, tenían más probabilidades de tener factores de riesgo de enfermedad cardíaca. Cuantas más veces realice una persona una dieta yo-yo, peor es la salud de su corazón.

 

Las dietas yo-yo tampoco ayudaban a las mujeres a mantener su peso en un rango saludable. El estudio encontró que las personas que hacían dieta yo-yo tenían un 82% menos de probabilidades de tener un peso óptimo.

"El ciclo de peso es extremadamente común, el rango fue de cero a 20 ciclos, y un historial de uno o más episodios de ciclo de peso se asoció con una peor puntuación de salud", dijo Brooke Aggarwal del Columbia University Medical Center (EE. UU.) y líder del trabajo.

 

El estudio incluyó a casi 500 mujeres en el área de la ciudad de Nueva York. Su edad promedio era de 37 años. Casi dos tercios eran de minorías raciales o étnicas.

El índice de masa corporal (IMC) promedio de las mujeres en el estudio fue de 26, ligeramente sobrepeso. El IMC es una estimación aproximada de la grasa corporal de una persona basada en las medidas de altura y peso. Un IMC normal está entre 18,5 y 24,9, según el Instituto Nacional del Corazón. El sobrepeso se encuentra entre 25 y 29.9, y más de 30 se considera obesidad.

 

Casi las tres cuartas partes de las mujeres comentaron que habían 'sufrido' una dieta yo-yo al menos una vez.


Los investigadores verificaron la salud cardiaca de las mujeres usando las recomendaciones "Life Simple 7" de la American Heart Association. Se cree que estos siete factores son una medida de cómo de bien controlan las personas sus factores de riesgo de enfermedad cardíaca. Las siete medidas incluyen comer de manera saludable, hacer ejercicio con regularidad, perder peso, dejar de fumar y controlar la presión arterial, el colesterol y los niveles de azúcar en la sangre.

 

Los resultados



Los números fueron claros. Cuantas más veces una mujer había hecho dieta y posteriormente recuperado el peso perdido, peor era el puntaje de Life's Simple 7. Las mujeres que nunca habían estado embarazadas parecían verse más afectadas por los efectos de las dietas yo-yo que las que sí habían tenido hijos.

"Estas mujeres probablemente eran más jóvenes, y cuanto más joven comiences a hacer dieta yo-yo, peor puede ser ellas. Si se suben temprano a la montaña rusa yo-yo, el riesgo cardiovascular aumenta", aclara Aggarwal.

 

También te puede interesar:

¿Y su impacto en la salud de tu corazón?

Aggarwal dijo que este estudio no probó una relación de causa y efecto, pero según Aggarwal, cuando pierdes peso, tiendes a perder músculo magro, y cuando lo recuperas, a menudo es grasa. Y, esa grasa suele asentarse en el abdomen, lo que está relacionado con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca.

 

Montserrat Folch Munuera, Nutricionista y dietista en Centro Médico Teknon de Barcelona y miembro de TopDoctors, no participó en el estudio, pero comenta con MuyInteresante los hallazgos:

 

"Cuando vamos a bajar de peso tenemos que aprender cómo vamos a hacer el mantenimiento de ese peso. Si no lo hacemos desde el primer día se establecen las dietas yo-yo. Muchas personas hacen dietas muy estrictas o ayunos para conseguir adelgazar por estética, pero tras lograr su objetivo vuelven a comer los alimentos poco saludables (que no son buenos para su salud con azúcares refinados, grasas saturadas y sal), y cogen de nuevo este peso de golpe".

 

"Someter al organismo a dietas yo-yo puede ser peligroso, pero también va en función de la salud de cada persona: el organismo puede soportar las dietas yo-yo pero no son saludables. Al final, nuestras células tienen memoria. Si estamos acostumbrados a pesar 60 kilos, los cambios bruscos llevan a una tendencia fácil a volver al peso que se tenía. Para cambiar la memoria de nuestras células se debe mantener ese peso algunos años, entonces las células cambian de memoria", aclara Folch.

 

"El paciente deberá tener pautas o herramientas durante el adelgazamiento para mantenerse por su salud: lo fundamental en una dieta efectiva y saludable es bajar grasas, dulces y sal. Hacer ejercicio físico (aunque solo sea salir a caminar) y dormir y descansar lo suficiente", concluye la doctora.

 

Referencia: American Heart Association

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo