Las cesáreas no aumentan el riesgo de desarrollar alergias alimentarias (nuevo estudio)

Durante muchos años se ha relacionado la práctica de la cesárea con un mayor riesgo de desarrollar alergias, pero este nuevo estudio demuestra que no es el caso para alergias alimentarias.

 

Numerosos estudios en las últimas décadas han intentado determinar qué factores durante el embarazo y los primeros años de vida suponen un riesgo para desarrollar alergias. Entre los posibles parámetros, se ha analizado el impacto de cesárea frente a parto natural. Un reciente estudio aporta nuevas evidencias.

La importancia de la microbiota vaginal

Cada vez existe más evidencia científica sobre el impacto de la microbiota y la interacción de nuestro sistema inmunitario con un amplio espectro de patógenos, y lo importante que es para el correcto desarrollo y funcionamiento de nuestras defensas. Aunque esta comunicación es altamente compleja, algunos aspectos están aceptados en la comunidad.

Uno de los puntos angulares del desarrollo del sistema inmunitario es la exposición temprana a patógenos y sustancias que moldeen y activen nuestras defensas. En este contexto, la microbiota juega un papel fundamental.

La microbiota es el conjunto de microorganismos (bacterias, virus, hongos) que habitan en nuestro organismos y que moldean nuestras funciones inmunitarias o incluso metabólicas. La composición de la microbiota depende del órgano o tejido que investiguemos. No tenemos el mismo tipo de microorganismos en la piel, que en el intestino o la vagina.

Precisamente la microbiota vaginal se piensa que es un factor determinante para el desarrollo del recién nacido, ya que durante un parto natural por vía vaginal, se transfiere parte de esta microbiota de la madre al bebé.

Mujer tumbada con un bebé en los brazos
Fuente: iStock

¿Parto natural o cesárea?

A través de muchos estudios donde se comparaba la aparición de alergias en bebés nacidos por cesárea o por parto natural, se había llegado a la conclusión de que había un mayor riesgo cuando el recién nacido llegaba al mundo sin recibir la microbiota vaginal de la madre.

Sin embargo, un nuevo estudio realizado por un grupo de investigación australiano y publicado recientemente en la prestigiosa revista del campo de Alergia e Immunología, Journal of Allergy and Clinical Immunology: In Practice, aporta evidencias de que no existe un riesgo mayor.

Una de las limitaciones de los estudios realizados con embarazadas es la falta de controles apropiados, ya que, por motivos éticos y morales, nunca se debe poner en riesgo a la madre o el feto de manera consciente durante la realización del estudio.

Por lo tanto, la mayoría de los estudios son de estilo retrospectivo, donde los datos se recogen y analizan una vez han pasado y no permite tomar decisiones sobre el tratamiento o los procedimientos, sino que simplemente se intentan encontrar explicaciones de los resultados obtenidos.

Otro aspecto a tener en cuenta especialmente en las cesáreas, es que en muchas ocasiones este procedimiento se lleva a cabo debido a riesgos o complicaciones para la madre o el feto. En esta situación, es posible que estos factores de riesgo afecten de forma directa o indirecta al desarrollo de alergias.

La cesárea no aumenta el riesgo de alergias alimentarias

En este estudio, han realizado pruebas cutáneas de alergia a 2045 niños de un año de edad y los resultados fueron analizados según si tuvieron un parto natural o a través de cesárea. De todos los niños del estudio, un 30 % nació por cesárea.

Al comparar la presencia de alergias alimentarias, encontraron una prevalencia del 12.7 % en niños por cesárea y un 13 % en niños por parto vaginal. Esto demuestra que no existe un riesgo mayor de sufrir alergias alimentarias debido a la práctica de cesárea.

Sin embargo, el diagnóstico de alergias en estos infantes fue realizado tras los primeros doce meses de vida. Aunque las alergias alimentarias suelen aparecer en los primeros meses de vida, es posible que si se amplia la ventana de diagnóstico, los porcentajes puedan variar.

Otro factor a tener en cuenta es que este estudio se limita a las pruebas para alergias a alimentos que incluyen los frutos secos, huevo o leche. Otros tipos de alergias como la dermatitis atópica, que también puede presentarse en los primeros años de vida, han sido relacionadas con el parto por cesárea.

Como este estudio no analiza el riesgo de sufrir otras alergias, no se puede descartar que el parto natural presente un menor riesgo frente a la cesárea en relación a otras alergias. Además, se sabe que la dermatitis atópica aumenta mucho el riesgo de sufrir otras alergias como rinitis o asma.

Resulta evidente que es necesario realizar más estudios para identificar los riesgos asociados al desarrollo de alergias, durante el embarazo, el parto y los primeros años de vida. Pese a las limitaciones que se pueden encontrar para los estudios con embarazadas, existen muchas posibilidades de obtener información valiosa de esta ventana de tiempo tan importante para el desarrollo del sistema inmunitario.

Referencias:

Currell et al. 2022. Mode of Birth Is Not Associated With Food Allergy Risk in Infants. J Allergy Clin Immunol Pract. doi: 0 10.1016/j.jaip.2022.03.031

 

Sherezade MR

Sherezade MR

Soy una doctora en Alergología que en sus ratos libre cuenta la ciencia en redes. Me licencié en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y realicé el doctorado en la Universidad de Medicina de Viena. Ahora trabajo como postdoc en el Instituto de Alergología Fraunhofer asociado al Hospital Charité de Berlín. Mi nueva faceta es divulgadora amateur que hace vídeos cortos en Twitter y streams largos en Twitch. A veces también escribo o consigo logros para la Alianza en World of Warcraft. Página web

Continúa leyendo