Las bacterias del intestino podrían acumular medicamentos

Las medicinas pueden afectar al microbioma intestinal. El secuestro de químicos por parte de las bacterias haría los medicamentos menos eficaces.

Mujer tomando una pastilla
iStock

De todos es sabido que cuando se toman medicamentos se pueden producir efectos secundarios. Generalmente los beneficios suelen compensarlos. Lo que se ha descubierto ahora es que las medicinas probablemente interactúen con el microbioma intestinal, es decir, con toda esa población de bacterias que habita en el intestino.

En un estudio recientemente publicado en Nature, los científicos han descubierto que numerosas especies de bacterias que viven en el intestino humano pueden interactuar y acumular varios tipos de medicamentos como antidepresivos, analgésicos y fármacos para el corazón, entre otros. "Esto exige que empecemos a tratar el microbioma como uno de nuestros órganos", afirma uno de los autores del estudio, el bioinformático Peer Bork, del Laboratorio Europeo de Biología Molecular (EMBL) de Alemania.

Los científicos ya sabían que las bacterias del microbioma humano tienen la capacidad de modificar químicamente los fármacos con los que entran en contacto dentro del organismo, un fenómeno llamado biotransformación. La novedad reside en que estas bacterias acaban acumulando inesperadamente las sustancias químicas sin modificarlas.

Según los investigadores, los fármacos bioacumulados pueden no solo alterar el comportamiento bacteriano y los procesos metabólicos, sino afectar a la distribución y el equilibrio de las poblaciones bacterianas. En otras palabras, los medicamentos probablemente tendrían efectos desconocidos sobre el microbioma intestinal y su composición general si los resultados obtenidos se reprodujeran en pacientes humanos reales, lo que aún no se ha hecho. En el experimento se ha trabajado con más de una veintena de bacterias intestinales humanas y con 15 fármacos.

"Es probable que haya diferencias muy personales entre los individuos, dependiendo de la composición de su microbiota intestinal", afirma Kiran Patil, director de investigación de la Unidad de Toxicología del MRC de la Universidad de Cambridge. "Vimos diferencias incluso entre distintas cepas de la misma especie de bacterias".

Además del efecto que pueden tener los medicamentos sobre nuestro microbioma intestinal, los investigadores han apuntado una segunda cuestión nada baladí y es que, si las bacterias intestinales secuestran determinadas cantidades químicas, las medicinas podrían ser menos eficaces. A fin de cuentas, cuando las dosis de los medicamentos se prescriben no se tiene en cuenta que las bacterias vayan a secuestrar una parte.

Y, por último y derivado de lo anterior, es posible que el mismo fenómeno de secuestro de medicamentos también introduzca o afecte a los efectos secundarios en los pacientes.

Se necesita una mayor investigación para comprender la importancia real de este problema de acumulación bacteriana. "Los próximos pasos serán avanzar en esta investigación molecular básica e investigar cómo se relacionan las bacterias intestinales de un individuo con las diferentes respuestas individuales a fármacos como los antidepresivos: diferencias en la respuesta, la dosis de fármaco necesaria y los efectos secundarios, como el aumento de peso", afirma Patil.

"Si podemos caracterizar cómo responden las personas en función de la composición de su microbioma, los tratamientos farmacológicos podrían individualizarse".

 

Fuente: Klünemann, M., Andrejev, S., Blasche, S. et al. Bioaccumulation of therapeutic drugs by human gut bacteria. Nature (2021). https://doi.org/10.1038/s41586-021-03891-8

Vídeo de la semana

Continúa leyendo