Las 5 enfermedades mentales más frecuentes

Aunque sigan parcialmente estigmatizadas en la sociedad, las enfermedades mentales son patologías muy comunes que afectan a gran parte de la población mundial.

Depresión

 

Durante mucho tiempo, y prácticamente hasta hace unos años, el estigma existente sobre las enfermedades mentales y los trastornos leves ha hecho que las personas que los padecían se ocultaran y negaran unos problemas que, en mayor o menor medida, podían tratarse. Y aunque todavía queda mucho camino por recorrer, se está empezando a abrir los ojos y a normalizar la situación de las personas que padecen este tipo de trastornos, alejándola del tabú y dejando que se trate como algo natural que puede y debe conocerse, teniendo en cuenta la cantidad de personas afectadas en todo el mundo. Estos son algunas de las enfermedades mentales más comunes entre la población:

 

Depresión

Este trastorno del estado de ánimo afecta a más de 350 millones de personas en el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en ocasiones está relacionado a problemas de salud física, como las cardiopatías. Pero también existen circunstancias tipo las presiones económicas, el desempleo o los conflictos personales que aumentan el riesgo de padecerla. Además, una de cada cinco mujeres embarazadas sufre depresión tras el parto.

 

Fobias

Según la APA (American Psychological Association), alrededor de 19 millones de adultos padecen algún tipo de fobia. Se trata de un trastorno de ansiedad consistente en un miedo irraciobal y exagerado ante objetos, determinados seres vivos, situaciones o actividades. La fobia que cuenta con más personas que la padecen es la fobia social, seguida por otras muy comunos como la amaxofobia (miedo a conducir), la aerofobia (miedo a los aviones), la claustrofobia o agorafobia (miedo a espacios cerrados y abiertos respectivamente) o la necrofobia (miedo a la muerte) son también muy comunes y afectan a una parte considerable de la población mundial.

 

Trastornos de la conducta alimentaria

Los más habituales son la anorexia, que se caracteriza por un peso corporal muy bajo, el rechazo a aumentarlo y la distorsión del peso y la talla corporal; la bulimia, en la que el consumo de alimentos provoca remordimientos y se recurre al vómito y los laxantes para eliminarlo o el trastorno por atracón. En los últimos años, han surgido nuevos trastornos alimenticios como la vigorexia (obsesión por conseguir un cuerpo musculoso), la ortorexia (obsesión por consumir alimentos que se consideran saludables) y la ebriorexia (restricción del consumo de alimentos para compensar la ingesta de grandes cantidades de alcohol).

 

Alzhéimer

Considerado una pandemia, es una enfermedad neurodegenerativa que provoca un tipo de demencia irreversible debido a la destrucción progresiva de las conexiones neuronales en el cerebro. Las consecuencias de esta degeneración son la pérdida de la memoria, el deterioro cognitivo y comportamientos impredecibles e irracionales, entre otros síntomas. Según las estimaciones, cada cuatro segundos surge un nuevo caso de Alzhéimer en el mundo.

 

Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

El TDAH afecta a aproximadamente el 5% de los niños y adolescentes de entre 4 y 17 años debido, según apuntan las investigaciones, a factores genéticos y ambientales. Este trastorno de carácter neurobiológico se origina en la infancia y se caracteriza por la escasa capacidad de concentración, comportamientos impulsivos, dificultad para seguir instrucciones y completar tareas. Los problemas que acarrea el TDAH suelen provocar que las personas que lo padecen tengan dificultades en el ámbito académico o laboral y en las relaciones sociales.

CONTINÚA LEYENDO