#GreenTalks

La transversalidad en políticas ambientales, un soplo de aire para la salud respiratoria

Establecer un marco regulatorio común que permita entender la Salud Pública como Salud Global es una prioridad para afrontar los retos climáticos en salud respiratoria

Consolidar una Unión Europea de la Salud es el eje principal que puede desencadenar un dominó de acciones que palien los efectos de la contaminación ambiental en la salud respiratoria. Aunar los esfuerzos de profesionales sanitarios, políticos europeos y nacionales, con ayuda de la industria farmacéutica y la visión de los pacientes, puede construir los pilares necesarios para reducir los costes asociados a la contaminación y los daños ambientales, así como su impacto en sanidad.

Actualmente, los costes asociados a la contaminación ambiental en Europa suponen un gasto estimado entre 330 mil millones y 940 mil millones de euros anuales. Así lo ha indicado Dolors Montserrat, portavoz del Grupo Popular en el Parlamento Europeo durante el quinto encuentro virtual GreenTalks. La jornada, centrada en ‘Cambio climático y enfermedades respiratorias’, ha sido organizada por Muy Interesante y Gaceta Médica, con el apoyo de GSK y Fundamed, un espacio donde expertos de múltiples ámbitos han destacado la importancia de consolidar una salud global europea que conforme un marco de actuación conjunto para construir una conciencia social que actúe por “convicción”.

En este sentido, Montserrat destacó el valor de las medidas adoptadas por la UE, como la consolidación del proyecto HERA, una nueva agencia que tiene como objetivo adelantarse a nuevas emergencias sanitarias, o la consolidación del Pacto Verde Europeo, una estrategia que vertebra políticas transversales para conectar los efectos de la pérdida de biodiversidad o la contaminación, entre otras, con la salud y la seguridad alimentaria.

“Seres humanos, animales y medio ambiente deben formar una tri-dimensión en la transversalidad de todas las políticas”, destacó durante el encuentro. Por ello, una de las herramientas fundamentales para avanzar en este camino es la transformación digital, un instrumento que ayudará a detección temprana de patologías a través de una red de datos común.

Sin embargo, desde una perspectiva situada a nivel nacional, la formación se alza como una de las principales necesidades para afrontar los retos futuros relacionados con la salud respiratoria. Francisco Álvarez, neumólogo del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, insiste en la formación de profesionales para contribuir a la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud. En este sentido, destaca la importancia de ampliar conocimientos en escenarios médicos asociados al tabaquismo o la contaminación ambiental, al ser “dos de las causas más frecuentes de mortalidad, junto a la hipertensión arterial”. Dotar a los neumólogos de herramientas y cursos de formación que permitan mejorar el control de las enfermedades, el seguimiento de los pacientes y el “tratamiento adecuado” de los fármacos, es fundamental para Álvarez, que insiste en la posibilidad de apostar por inhaladores de polvo seco, cuyos efectos ambientales son menores que los tradicionales inhaladores de dosis medida (MDI por sus siglas en inglés).


En este ámbito, entran en juego los pacientes, los cuales pueden ayudar a los profesionales sanitarios para comprender la patología, las incertidumbres con las que viven a diario o los primeros síntomas que presentan. Así lo indica Boi Ruiz, director del Instituto de Pacientes de la Universitat Internacional de Catalunya (UIC), quien apuesta por conectar a los profesionales directamente con la experiencia de los pacientes a través de la enseñanza en las aulas.

Asimismo, Ruiz destaca la importancia de establecer políticas transversales que evidencien la conexión entre los efectos del cambio climático en los pacientes. “El asma es un ejemplo de cómo influye el calentamiento global en la patología respiratoria”, ha destacado.

Precisamente el asma es uno de los desafíos en relación con el cambio climático que deben afrontar desde la perspectiva industrial. Guillermo de Juan, vicepresidente y director de Relaciones Institucionales y Comunicación de GSK España, insiste en los efectos de la contaminación ambiental en la sociedad y, especialmente, en la capacidad pulmonar de los pacientes asmáticos. En este contexto, fomentar alternativas que aumenten el bienestar de los pacientes al mismo tiempo que consolidan valores ambientales de sostenibilidad es una de las prioridades de GSK.

La compañía lleva años trabajando en base a objetivos ambientales de reducción de emisiones, eficiencia energética, gestión ambiental o uso de materiales sostenibles, entre otros, porque “las empresas deben asumir el liderazgo en la lucha contra el cambio climático, ya que también es un estímulo para el sector y para fomentar otras iniciativas”, concluye De Juan.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo