La Teoría de la Mente y el Síndrome de Asperger

¿Qué es la "Teoría de la Mente"?

Lo que llamamos ‘Teoría de la Mente’ es un concepto complejo. Según un artículo publicado en Revista de Neurología en 2007, existirían distintos niveles dentro de esa misma capacidad. Así, incluiríamos desde el simple pero fundamental reconocimiento de emociones en la cara del otro hasta las más complejas capacidades de empatía y moralidad, pasando, entre otras capacidades, por poder predecir lo que hará una persona en función de lo que sabemos que ella cree o comprender sus emociones reflejadas en la mirada. Según los autores no es que los niños con síndrome de Asperger carezcan en absoluto de Teoría de la Mente y nosotros la tengamos desarrollada en su totalidad. Plantean más bien que en los niveles más complejos de la Teoría de la Mente es donde pueden encontrarse mayores diferencias individuales en el grado de desarrollo de la capacidad.

Sabemos que la edad de 4 años es un momento crucial para que el niño desarrolle la capacidad de representarse la mente de los demás. Cuando eso no sucede, hay que intentar averiguar dónde está el fallo. Aunque se han planteado diversas teorías en la explicación del por qué de este síndrome, aún quedan muchas cuestiones sin resolver. Un hallazgo replicado en diversos estudios se refiere al funcionamiento alterado de determinadas estructuras del cerebro y sus conexiones. Las áreas prefrontales del lado derecho parecen ser particularmente importantes aunque también se han asociado otras zonas de los lóbulos temporales, la amígdala, la corteza cingulada y la somatosensorial en la explicación de los síntomas.


Este patrón alterado de funcionamiento cerebral podría explicar no sólo las alteraciones en la Teoría de la Mente, si no también algunos de los problemas de concentración que presentan con frecuencia ante tareas impuestas como sucede en el ámbito escolar. Tal como sucede en el Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad, los niños con síndrome de Asperger que se concentran mal pueden llegar a fracasar en la escuela a pesar de poseer una inteligencia completamente normal, lo que requiere medidas de intervención específicas para cada síntoma.

Marisa Fernández, Neuropsicóloga Senior, Unobrain

Etiquetas: cienciasalud

Continúa leyendo

COMENTARIOS