La marihuana sintética puede matarte

Los efectos secundarios de la marihuana sintética son letales. Los repasamos.

A pesar de que la marihuana sintética ha sido considerada hasta hace poco como una 'alternativa segura' a la marihuana tradicional, un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Arkansas para las Ciencias Médicas (EE. UU.) concluye que la marihuana sintética puede provocar ataques epilépticos, dependencia e incluso la muerte.

 

La marihuana sintética, más conocida como K2 o Spice, es sintetizada ilegalmente con una mezcla compuesta por cannabinoides sintéticos o artificiales que genera consecuencias muy peligrosas para la salud, con efectos muy distintos a los de la marihuana más conocida.

 

Y es que aunque el compuesto intenta imitar la apariencia y los efectos psicotrópicos de un compuesto psicoactivo primario de la marihuana -que activa dos receptores en el cerebro y el sistema nervioso y el sistema inmunitario- contiene sustancias químicamente diferentes. Así, el K2 o Spice es incluso más potente que la marihuana.

 

"Son estupefacientes muy eficaces: tienden a activar el receptor del cerebro y el sistema nervioso a un grado mayor que el que logramos con el compuesto primario de la marihuana", afirma William E. Fantegrossi, coautor del trabajo.

 

Efectos secundarios de la marihuana sintética

 

También te puede interesar:

Ataques epilépticos

 

Convulsiones

 

Daño renal

 

Cardiotoxicidad

 

Infartos

 

Ansiedad

 

Psicosis

 

Dependencia

 

Muerte

 

"La gente ve cualquier cosa relacionada con marihuana en la etiqueta y se cree que es seguro, pero estos compuestos sintéticos no son marihuana. Nunca sabes lo que contienen y no son seguros", recalca Paul L. Prather, coautor del trabajo.

 

El estudio ha sido publicado en la revista Trends in Pharmacological Sciences.

 

También te puede interesar:
Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo