La inteligencia y la personalidad se relacionan con la economía nacional

Fomento de la inteligencia

Aunque siempre hay críticas a este tipo de estudios, sí parece clara la necesidad de fomentar la inteligencia en la medida de lo posible. Entendiendo la inteligencia en una forma amplia, ésta puede promoverse bien a través del acceso a la educación y la formación, o también trabajando las capacidades mentales básicas más directamente mediante programas de entrenamiento cognitivo divertidos y adaptados a cada perfil personal. También parece recomendable, a la luz de esta investigación, favorecer características personales propias del carácter extrovertido como la sociabilidad, el optimismo, la alegría y el liderazgo que llevan a las personas a emprender proyectos, trabajar en equipo y arriesgarse. La extroversión suele asociarse con un mayor desarrollo de habilidades sociales, las cuales pueden influir en la economía a través de la adquisición de unas mejores habilidades directivas y de gestión en particular.


Marisa Fernández, Neuropsicóloga Senior, Unobrain

Etiquetas: cienciainteligenciapsicologíasalud

Continúa leyendo

COMENTARIOS