La hipnosis, una aliada efectiva contra el dolor

Cada vez hay más evidencias científicas de la eficacia de la hipnosis para acompañar a otras terapias clínicas en el tratamiento de diversas dolencias. Hablamos con un experto en la materia que nos ayuda a comprender mejor el proceso y derribar falsos mitos y estigmas.

istockphoto

Hace pocas semanas, la revista Neuroscience and Biobehavioral Reviews se hacía eco de una extensa revisión de estudios que concluía que la hipnosis no tiene efectos secundarios y es una opción viable, segura y rentable para combatir el dolor o usarse como terapia complementaria en otros tratamientos.

Desde hace varias décadas, la comunidad científica está explorando a fondo los efectos y las aplicaciones clínicas de la hipnosis con resultados prometedores. Sin embargo, en el imaginario colectivo, este proceso aún se visualiza llevado a cabo por una especie de vidente que mueve un péndulo y provoca que el hipnotizado pierda totalmente el control de sus actos. “Nada más lejos de la verdad. Realmente, quien tiene el control del proceso es la propia persona hipnotizada, que se ha prestado de forma voluntaria a experimentar una focalización de la atención que conlleva la supresión temporal de su análisis lógico y racional, y que la hace seguir de la misma forma voluntaria las sugerencias del hipnotizador”, nos explica Jorge Cuadros, biólogo y miembro de la Sociedad Hipnológica Científica. “Es una experiencia única, y por eso compartimos la opinión de los expertos que defienden la existencia del estado hipnótico como un estado de consciencia diferente de la vigilia y del sueño. Inclusive, con un entrenamiento adecuado, la persona puede aprender con facilidad a hacer autohipnosis”.

¿Cuál es la base científica de la hipnosis?

Para llegar a ese estado de consciencia, el sujeto, de forma voluntaria, focaliza su atención en un objeto o en la voz del hipnotizador, disminuyendo su atención periférica. “Lo que ocurre es un procesamiento diferente de la información a nivel cerebral”, nos explica Cuadros. “Hay evidencias científicas de cambios en la actividad cerebral en áreas específicas de la corteza, sobre todo en las personas altamente hipnotizables”. Hay que destacar que las personas tienen diferentes grados de hipnotizabilidad; algunas personas son más sensibles que otras a este proceso. Este factor también ha complicado mucho la investigación sobre los efectos de la hipnosis.

 

Aplicaciones de la hipnosis

Como ya hemos comentado, el manejo del dolor es una de las utilidades mejor conocidas de la hipnosis, pero también se está aplicando con buenos resultados en el tratamiento de otras afecciones, siempre como adyuvante para las terapias que se usen en cada caso: “el mismo procedimiento psicológico o médico se podría realizar con el paciente en hipnosis, si el profesional de la salud lo considerara oportuno, con lo cual la terapia funcionaría mejor y el resultado se conseguiría más rápido”, nos aclara el experto.

“La hipnosis clínica se utiliza en alergias, en el colon irritable, en dermatología y en grandes quemados, reduciendo el proceso inflamatorio si se aplica la hipnosis durante las primeras dos horas desde que ocurrió el accidente. En psicología y psiquiatría se utiliza como coadyuvante en diversas psicoterapias”.

Otra de las enfermedades en las que la hipnosis está obteniendo buenos resultados es la fibromialgia, una afección que hoy por hoy es crónica, incurable, y no tiene tratamiento, aunque se utilizan diversos fármacos que han demostrado ser poco útiles para ayudar a remitir los síntomas. El investigador publicó en el año 2009 un trabajo en la revista American Journal of Clinical Hypnosis en el que se mostraban los resultados de un estudio de casos con cuatro mujeres diagnosticadas de fibromialgia, una de ellas la mujer del propio Cuadros, que también es coautora del trabajo.  

“La respuesta positiva de las cuatro mujeres a esta intervención fue espectacular, y se mantuvo en un seguimiento que hicimos a los dos años; y mi mujer, que había estado inválida durante años por el dolor, lleva desde entonces sin síntomas. Actualmente, se acepta que el tratamiento de la fibromialgia debe ser multidisciplinar, y se han reportado mejorías importantes de los síntomas utilizando terapia cognitivo-conductual con hipnosis”, nos explica el investigador.

Una práctica que va en aumento

Cada vez son más los especialistas que se están interesando por incluir la hipnosis como adyuvante de otras terapias. “En nuestra sociedad científica, que fundamos en 2010, hay psicólogos y médicos expertos en hipnosis clínica repartidos por todo el territorio nacional. Algunos de ellos también están en el extranjero, como en Suiza, Australia, México o Brasil”, indica Cuadros.

“Estos profesionales, con una formación científica excelente, llevan muchos años utilizando la hipnosis clínica con resultados francamente impresionantes. Es una práctica consolidada entre los profesionales expertos en hipnosis; la pena es que no se estudie de forma profunda en los temarios de las facultades de medicina y psicología”, lamenta el experto.

 

La unidad mente-cuerpo, pilar de salud

Como comentábamos al principio, aún persiste cierto estigma, provocado por el desconocimiento, sobre el mundo de la hipnosis pero, como nos recuerda el experto, “el avance de la neurociencia en las dos primeras décadas de este siglo ha sido impresionante, y eso ha permitido además un avance paralelo del conocimiento de la hipnosis. Los profesionales de la salud, psicólogos, médicos, deberían acercarse sin temor a la ciencia de la hipnosis, y descubrirán sin duda que es una herramienta potente que les podría ayudar en la aplicación de las terapias que ya están utilizando. Y a los interesados en someterse a la hipnosis, he de decirles que pueden abreviar los tiempos de curación recurriendo a terapeutas que dominen la técnica, pero siempre de la mano de profesionales de la salud expertos”.

El cultivo de la relación entre el cuerpo y la mente puede ser, como explica Cuadros, un pilar fundamental para la mejora de la salud y calidad de vida: “Ya no sólo se trata de la hipnosis clínica como herramienta de los profesionales de la salud para el abordaje de los diversos problemas de sus pacientes. Se trata de un conocimiento que todas las personas deberían tener sobre su capacidad hipnótica, que facilitaría un aprendizaje y una práctica cotidiana de la autohipnosis, como hace mucha gente con la meditación o el yoga, que no sólo permitiría el mantenimiento de la salud de las personas, sino que al mismo tiempo serviría para aliviar las consultas de atención primaria, con el consiguiente ahorro para las arcas públicas”.

 

El 19 de octubre de 2019, la Sociedad Hipnológica Científica celebra en Madrid su VI Simposio, que llevará como tema: “Hipnosis en el manejo del dolor”. Una buena oportunidad para conocer más sobre esta práctica de la mano de los mejores profesionales y expertos en la materia.

Puedes consultar toda la información sobre el evento aquí: simposio.hipnologica

Victoria González

Victoria González

Bióloga de bota. Tengo los pies en la tierra y la cabeza llena de pájaros. De mayor quiero ser periodista.

Continúa leyendo