La gonorrea puede tratarse con la vacuna de la meningitis

Los casos de gonorrea están en aumento en los últimos años, y la vacuna utilizada para la meningitis puede ayudar a ponerle freno.

 

Los casos de gonorrea están en aumento en muchas poblaciones, y además traen un problema añadido: las cepas resistentes a antibióticos. Si no se ponen medidas para prevenir los casos y tratamientos efectivos, puede convertirse en un grave problema sanitario. Ante esta situación, los científicos están estudiando formas de pararlo. En concreto, tres estudios recientemente publicados proponen el uso de la vacuna para la meningitis contra la gonorrea.

¿En qué consiste la gonorrea?

La gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) que puede afectan tanto a hombres como mujeres y que es causada por una bacteria: Neisseria gonorrhoeae. Esta bacteria puede pasar de una persona infectada a otra sana a través del contacto estrecho y fluidos corporales, siendo el semen y los fluidos vaginales los más comunes.

Aunque algunas personas infectadas son asintomáticas, es necesario tratar la infección y eliminarla del organismo, porque no sólo supone un riesgo para las parejas sexuales, sino que también aumenta el riesgo propio de desarrollar otras enfermedades de transmisión sexual como el VIH.

¿Qué tratamientos existen para la gonorrea?

Al tratarse de una infección bacteriana, el tratamiento estándar y más efectivo es el uso de antibióticos. En la mayoría de los casos, la infección desaparece, pero es necesario repetir una prueba pasados tres meses para confirmar que no quedan rastros de la infección incluso en ausencia de síntomas.

El problema aparece cuando esta bacteria presenta una resistencia a antibióticos, lo que la vuelve inmune ante el tratamiento y la infección persiste. Las superbacterias, como se conocen a las bacterias multiresistentes a varios tipos de antibióticos, son un grave problema sanitario y si no regulamos el uso de antibióticos sólo irá de mal en peor.

Cepas de Neisseria gonorrhoeae resistentes a antibióticos, como muchas otras bacterias, cada vez se detectan con mayor frecuencia y se convierte en una enfermedad intratable, ya que no existe una vacuna o tratamiento alternativo efectivo contra la gonorrea.

El desarrollo de medidas de diagnóstico moleculares y específicas pueden ayudar a desarrollar la vacuna contra la gonorrea, pero hasta entonces, puede que la vacuna contra la meningitis sea una solución.

Protección parcial con una vacuna no específica

Tres estudios recientemente publicados en la revista The Lancet han recogido evidencias de poblaciones en Estados Unidos (EEUU), Australia e Inglaterra sobre el efecto de la vacuna de la meningitis en prevenir la gonorrea.

El estudio realizado en EEUU hizo un análisis retrospectivo (mirando las historias clínicas de más de 100.000 pacientes que contrajeron gonorrea y su cartilla de vacunación) y demostró que la vacuna contra el meningococo resultó ser un 40% efectiva contra la gonorrea.

El estudio australiano se realizó en niños, adolescentes y jóvenes que recibieron la vacuna contra el meningococo y tuvieron un seguimiento durante dos años para identificar si contraían infección por gonorrea. La eficacia de esta vacuna para prevenir la gonorrea fue del 33% en adolescentes y jóvenes, y hasta del 100% en niños.

Por último, el estudio realizado en Inglaterra se centró en evaluar si la vacuna contra la meningitis sería coste-efectiva, prestando especial atención en lo que los investigadores definen como sujetos de riesgo. El estudio concluye que sí sería coste-efectivo, a pesar de tener un 31% de efectividad, al aplicarlo como medida complementaria a otros tratamientos y actividades preventivas.

Gonorrea. Mujer en vaqueros tapándose el aparato reproductor
Fuente: iStock

¿Por qué protege la vacuna contra la meningitis?

El hecho de que la vacuna contra la meningitis otorgue una protección parcial contra la gonorrea reside en el patógeno causante de cada una de las enfermedades y del diseño de la vacuna.

Por un lado, tenemos a la bacteria Neisseria gonorrhoeae que causa la gonorrea y para la cual no existe una vacuna. Por otro lado, encontramos a Neisseria meningitidis, la bacteria que causa la meningitis. Ambas son diplococos que pertenecen al mismo género de bacterias, que engloba al gonococcus y al meningococcus.

La vacuna contra la meningitis, también conocida como la vacuna contra el meningococo, está diseñada para activar una respuesta inmunitaria que reaccione contra una molécula externa de la bacteria. Esta molécula tiene cierta similitud con la presente en N. gonorrhoeae.

Por este motivo, recibir la vacuna contra N. meningitidis prepara nuestro cuerpo con un arsenal de defensas (anticuerpos y células específicas) capaces de reconocer la molécula que contiene la vacuna.

Si esa molécula vuelve a aparecer, aunque sea de forma parecida, sobre otra bacteria diferente (N. gonorrhoeae), el sistema inmunitario no hará distinción y la eliminará, aunque con una eficacia algo reducida.

Aunque todavía son necesarios más estudios para evaluar la efectividad, estas investigaciones suponen una clara ventaja en una situación que puede ser crítica en un corto plazo de tiempo.

Referencias:

Abara et al. 2022. Effectiveness of a serogroup B outer membrane vesicle meningococcal vaccine against gonorrhoea: a retrospective observational study. Lancet Infect Dis. doi: 10.1016/S1473-3099(21)00812-4

Shen and Zang. 2022. Feasibility of gonorrhoea vaccination among men who have sex with men in England. Lancet Infect Dis. doi: 10.1016/S1473-3099(21)00760-X

Wang et al. 2022. Effectiveness and impact of the 4CMenB vaccine against invasive serogroup B meningococcal disease and gonorrhoea in an infant, child, and adolescent programme: an observational cohort and case-control study. Lancet Infect Dis. doi: 10.1016/S1473-3099(21)00754-4

Sherezade MR

Sherezade MR

Soy una doctora en Alergología que en sus ratos libre cuenta la ciencia en redes. Me licencié en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y realicé el doctorado en la Universidad de Medicina de Viena. Ahora trabajo como postdoc en el Instituto de Alergología Fraunhofer asociado al Hospital Charité de Berlín. Mi nueva faceta es divulgadora amateur que hace vídeos cortos en Twitter y streams largos en Twitch. A veces también escribo o consigo logros para la Alianza en World of Warcraft. Página web

Continúa leyendo